SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Se reduce la mortalidad por enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular en una década

Por Randy Dotinga, Reportero de Healthday -
Se reduce la mortalidad por enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular en una década

Pero el éxito es costoso y demasiado limitado, anotan expertos

MIÉRCOLES, 15 de diciembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- El índice de mortalidad por enfermedad cardiovascular ha declinado en 28 por ciento desde finales de los 90 en EE. UU., pero la enfermedad cardiaca y el accidente cerebrovascular (ACV) siguen dando cuenta de un tercio de todas las muertes, encuentra un estudio reciente.

Y el costo de prevenir y tratar la enfermedad cardiaca es más alto que para el cáncer o cualquier otro grupo de diagnóstico. Se calcula en 286 mil millones de dólares en 2007, según la actualización anual de la American Heart Association.

"No hemos ganado la guerra", advirtió la Dra. Veronique L. Roger, autora líder del informe, que aparece en la edición en línea del 15 de diciembre de la revista Circulation.

"Aunque hay más personas que viven con enfermedad cardiovascular, también hay más costos en términos de dinero y para los individuos que viven con enfermedad cardiaca en lugar de vidas sanas", lamentó Roger, catedrática de investigación en ciencias de la salud de la Clínica Mayo de Rochester, Minnesota.

Comparando datos de 1997 a 2007, los investigadores encontraron que el número de operaciones y procedimientos cardiovasculares en pacientes internos creció en casi treinta por ciento.

Esos procedimientos ayudaron a alargar la edad promedio de muerte por enfermedad cardiovascular hasta los 75 años, pero eso aún está muy por detrás de la esperanza de vida promedio de 77.9 años en Estados Unidos.

Mientras tanto, millones de estadounidenses siguen tomando decisiones incorrectas respecto a su salud que sabotean los esfuerzos por reducir aún más la enfermedad cardiovascular. Por ejemplo, en cuanto a los factores de riesgo cardiacos y para el ACV, el informe encontró que:

  • 23 por ciento de los hombres, 18 por ciento de las mujeres y casi veinte por ciento de los estudiantes de secundaria fuman.
  • Alrededor de un tercio de los adultos de EE. UU. (a partir de los veinte años) tienen hipertensión, pero menos de la mitad de los que lo saben la tienen bajo control.
  • Dos tercios de los adultos tienen sobrepeso o son obesos. Casi un tercio de los niños entre los dos y los 19 años de edad tienen sobrepeso o son obesos.
  • Alrededor del quince por ciento de los adultos tienen niveles totales de colesterol en suero de 240 mg/dl o más.
  • Se sabe que ocho por ciento de los adultos sufren de diabetes, mientras que 36.8 por ciento tienen prediabetes.

Pero incluso así, los hallazgos generales son positivos, afirman los expertos.

"Hay cientos de miles de individuos que podrían haber muerto o quedado sustancialmente discapacitados debido a la enfermedad cardiovascular en el pasado, que en vez de ello llevan vidas completas, productivas y satisfactorias", aseguró el Dr. Gregg Fonarow, cardiólogo de la Universidad de California en Los Ángeles, que está familiarizado con los hallazgos del informe.

Los expertos consideran que los avances en la medicina podrían haber superado los daños por la epidemia de obesidad durante la década que estudiaron.

Los dilatadores que abren vasos sanguíneos taponados y los medicamentos para personas con enfermedad cardiaca han tenido un impacto profundo en los índices de supervivencia, afirmó el Dr. Kirk Garratt, director clínico de investigación cardiovascular intervencionista del Instituto del Corazón y Vascular Lenox Hill en la ciudad de Nueva York.

"No se puede negar que los dilatadores mejoran la calidad de vida de millones de estadounidenses que viven con enfermedad cardiaca", comentó.

Pero las opciones saludables de estilo de vida son esenciales para la longevidad, y la forma de crear una sociedad sana es hacerlo "con un individuo a la vez", dijo Roger. Controlar el peso a través de la dieta y el ejercicio será clave para lograr las metas de la American Heart Association para 2020 de mejorar la salud cardiovascular en 20 por ciento y reducir las muertes por enfermedad cardiaca y ACV en 20 por ciento.

La genética tiene mucho que ver con el desarrollo de la enfermedad cardiovascular, reconocen los autores. Un ataque cardiaco precoz en un padre duplica el riesgo de ataque cardiaco en los hombres, y lo aumenta en 70 por ciento en las mujeres. Y el riesgo de enfermedad cardiaca se duplica si un hermano o hermana tiene antecedentes de la afección.

Pero los genes no son el destino. SI una persona está en mayor riesgo, debe cuidarse, aconsejan estos expertos.

"En realidad no se puede controlar los genes", señaló Roger, "pero se puede controlar cómo se juegan las cartas que han tocado".

Más información

Para más información sobre la enfermedad cardiaca, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?