SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Se nivela el uso de cigarrillos electrónicos entre los adultos no fumadores, según los CDC

Se nivela el uso de cigarrillos electrónicos entre los adultos no fumadores, según los CDC

Pero se observó un aumento del cuádruple entre los fumadores actuales y los ex fumadores, muchos de los cuales siguen fumando cigarrillos

JUEVES, 25 de septiembre de 2014 (HealthDay News) -- Una investigación reciente sugiere que el uso de cigarrillos electrónicos entre los adultos estadounidenses que no fuman se ha estancado.

Entre los que nunca han fumado, virtualmente no hubo ningún cambio en el porcentaje de los que habían probado alguna vez los cigarrillos electrónicos entre 2010 y 2013, que pasó del 1.3 al 1.2 por ciento.

Pero la tendencia fue en dirección contraria entre los fumadores actuales y los ex fumadores, reportaron los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Hallaron que el número de fumadores actuales y ex fumadores que habían usado cigarrillos electrónicos al menos una vez casi se cuadruplicó entre 2010 y 2013.

Los fumadores actuales que habían usado cigarrillos electrónicos alguna vez aumentaron del 9.8 por ciento en 2010 al 36.5 por ciento en 2013, mientras que ese porcentaje pasó del 2.5 al 9.6 por ciento de los ex fumadores en el mismo periodo.

"El impacto a largo plazo de estos productos sobre la salud pública es incierto", declaró el autor del estudio, Brian King, a Associated Press, aunque anotó que las estadísticas sobre los no fumadores constituyeron "una nota positiva".

Los hallazgos provienen de una encuesta anual de miles de adultos a partir de los 18 años de edad. La encuesta ha sido la única fuente de datos del gobierno sobre el uso de los cigarrillos electrónicos desde que los productos llegaron por primera vez al mercado de EE. UU. en 2006, informó el servicio noticioso.

Los cigarrillos electrónicos tienen un aspecto muy parecido al de sus contrapartes con tabaco, pero son dispositivos activados con pilas que liberan un vapor que por lo general contiene nicotina, y que con frecuencia tiene algún sabor. Se cree que son una alternativa menos peligrosa a los cigarrillos regulares, y con frecuencia se publicitan como una forma de ayudar a los fumadores a abandonar el hábito, según AP.

A juzgar por los hallazgos de este último estudio, esa creencia podría ser errónea, anotaron los investigadores.

El hecho de que el aumento en el uso de los cigarrillos electrónicos esté siendo fomentado por los fumadores actuales y los ex fumadores sugiere que muchos fumadores creen que los cigarrillos electrónicos pueden ayudarles a abandonar el hábito, a pesar de la falta de evidencias firmes, señalaron los CDC en un comunicado de prensa.

Alrededor del 75 por ciento de los usuarios de cigarrillos electrónicos también fumaban cigarrillos regulares, y esa cifra no cambió mucho en los cuatro años de la encuesta, reportó AP.

Ese hallazgo "plantea preguntas serias sobre si este producto de verdad ayuda a la gente a dejar de fumar", comentó al noticiero Matthew Myers, presidente de Campaign for Tobacco-Free Kids.

En la actualidad, el gobierno no regula los cigarrillos electrónicos, aunque eso es justo lo que la FDA propone hacer.

El estudio también halló que el conocimiento de los adultos sobre los cigarrillos electrónicos se duplicó entre 2010 y 2013, pasando de casi un 41 a casi un 80 por ciento, y que un aumento en la publicidad probablemente haya fomentado ese conocimiento.

De 2011 a 2012, los fabricantes de cigarrillos electrónicos aumentaron su gasto anual en publicidad de 6.4 a 18.3 millones de dólares, anotaron los CDC.

El estudio aparece en una edición reciente en línea de la revista Nicotine and Tobacco Research.

Más información

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. ofrece más información sobre los cigarrillos electrónicos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?