SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Relacionan un compuesto químico del plástico, el BPA, con quistes del ovario

Por Amanda Gardner, Reportero de Healthday -
Relacionan un compuesto químico del plástico, el BPA, con quistes del ovario

Expertos señalan que las mujeres con el problema tenían niveles más altos de BPA, pero el estudio no puede confirmar causa y efecto

LUNES, 21 de junio (HealthDay News/DrTango) -- Tal vez hayan más noticias preocupantes sobre el ubicuo compuesto químico del plástico, el bisfenol A (BPA): las mujeres con síndrome de ovario poliquístico tienen mayores niveles de la sustancia química en el torrente sanguíneo, según un estudio.

Los ovarios de las mujeres que padecen síndrome de ovario poliquístico (SOPQ) desarrollan múltiples quistes (folículos inmaduros que se aglomeran en bultos) y la afección puede aumentar el riesgo de varios trastornos, entre ellos infertilidad, enfermedad cardiaca y diabetes tipo 2.

En las mujeres que tienen SOPQ, los mayores niveles de BPA también se relacionaron con niveles elevados de hormonas masculinas, según la nueva investigación, que fue presentada en la reunión anual de la Endocrine Society en San Diego.

Además, otro resumen, también presentado en la reunión, encontró que las ratas de sexo masculino expuestas al BPA en el útero y mientras eran amamantadas sufrían de disfunción testicular a largo plazo.

Los hallazgos añaden a la evidencia creciente, aunque aún no definitiva, de que el BPA podría tener efectos nocivos de salud en los humanos.

El BPA se encuentra en muchos productos de plástico, entre ellos biberones y tazas para bebés (aunque la mayoría de biberones fabricados para el mercado de EE. UU. ya no contienen BPA), además del revestimiento metálico de algunas latas.

La sustancia química, que se comporta de forma similar a la hormona femenina estrógeno, ha sido objeto de escrutinio intenso en los últimos años, ya que estudios la relacionan con toda una variedad de problemas de salud y del desarrollo.

En enero, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. y otras agencias de salud anunciaron que dedicarían $30 millones para investigación a corto y largo plazo dirigida a clarificar los efectos de salud del BPA.

La mayoría de datos actuales provienen de animales de laboratorio, y muestran efectos sutiles del BPA sobre la enfermedad cardiaca, la disfunción sexual, el cáncer, la diabetes y la hiperactividad, además de estudios humanos que, entre otras cosas, sugieren una relación entre el compuesto químico y la agresión en bebés de sexo femenino. También hay inquietud de que podría tener un efecto sobre el feto en desarrollo.

Los autores del primer estudio, de la Facultad de medicina de la Universidad de Atenas (Grecia), compararon los niveles de BPA en 71 mujeres con SOPQ y cien mujeres sanas.

Los niveles de BPA en la sangre de las mujeres de peso saludable con SOPQ eran 60 por ciento superiores que en el grupo de control. Los niveles de BPA eran 30 por ciento mayores en las mujeres obesas con SOPQ.

Y mientras mayor era el nivel de BPA, mayores eran los niveles de hormonas masculinas.

Pero "este es un estudio de asociación", advirtió la Dra. Diana Wu, becaria clínica de endocrinología reproductiva e infertilidad del Centro para la Salud Reproductiva de la Universidad de Cincinnati. "Realmente no se puede determinar causa y efecto".

El segundo estudio encontró que las ratas de sexo masculino cuyas madres consumieron BPA mientras estaban embarazadas y luego al lactar producían menos testosterona que los ratones no expuestos al BPA.

Los efectos perduraron hasta la adultez, y después de detener la exposición.

Los niveles de exposición fueron inferiores a los considerados seguros por la FDA y la Agencia de Protección Ambiental, señalaron los autores.

"Usamos dosis muy bajas en comparación con los niveles a los que está expuesta la población", aseguró el autor líder del estudio, el Dr. Benson T. Akingbemi, profesor asociado de anatomía y biología del desarrollo del Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad de Auburn, Alabama. "Y los efectos debidos al BPA que fueron causados al principio del desarrollo permanecieron en la adultez".

Aunque este estudio evaluó niveles bajos, muchos estudios del BPA con animales usan niveles muy por encima de lo que los humanos experimentan normalmente, haciendo que la totalidad de la evidencia sea "controversial", apuntó Wu.

Mientras tanto, un representante del sector químico defendió la seguridad general del BPA.

Una declaración de Steven Hentges, director ejecutivo del Grupo Global de Policarbonatos y BPA del American Chemistry Council, aducía que "revisiones recientes de la ciencia han seguido respaldando el uso seguro del BPA en artículos que tienen contacto con los alimentos. En enero de 2010, la FDA opinó sobre el BPA, y anotó que se están llevando a cabo estudios adicionales sobre el tema. El subcomisionado principal Joshua Sharfstein dijo que 'si pensáramos que es inseguro, tomaríamos medidas reguladoras contundentes'". Añadió que otros organismos globales de regulación, como Health Canada, recientemente han completado evaluaciones científicas y encontraron que el BPA es seguro en productos alimenticios y bebidas enlatados.

Más información

Para más información sobre la investigación del BPA, visite el Instituto Nacional de Ciencias Ambientales de la Salud de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?