Editar mi perfil

Quienes tuvieron la enfermedad de Lyme no tendrían recaídas

Por Serena Gordon, Reportero de Healthday -

Es incluso más probable cuando el sarpullido en forma de diana aparece en un lugar distinto del cuerpo

Si ya ha tenido enfermedad de Lyme y desarrolla otro sarpullido en forma de diana (la característica de la enfermedad de Lyme) es probable que tenga una nueva infección en lugar de una recaída de la infección antigua, según un nuevo estudio de tamaño reducido.

Una implicación del estudio podría ser que dado que las personas no sufren recaídas de la infección con Lyme, no es necesario tratarlas con antibióticos a largo plazo como medida preventiva.

Entre las personas cuyos síntomas recurren, es muy probable que se trate de una nueva infección si el sarpullido aparece en un lugar distinto respecto a la infección inicial. También es muy probable que sea una nueva infección si ocurre en la temporada de garrapatas, que ocurre desde finales de primavera hasta el verano, anotaron los autores del estudio.

"Cuando las personas toman el tratamiento relativamente corto de antibióticos que... es recomendado por la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos de América (Infectious Diseases Society of America), es probable que la infección se cure", señaló el autor líder del estudio, el Dr. Robert Nadelman, profesor de medicina de la división de enfermedades infecciosas del Colegio Médico de Nueva York en Valhalla, Nueva York.

"Tenga en cuenta que si vive, trabaja o se recrea en áreas con garrapatas, pueden volver a picarle, y puede contraer Lyme de nuevo", añadió. "Si ve que tiene una garrapata, quítesela rápidamente. Tome medidas para intentar evitar tener garrapatas encima".

Los resultados del estudio aparecen en la edición del 15 de noviembre de la revista New England Journal of Medicine.

El sarpullido en forma de diana (llamado eritema migrans) que usualmente es la primera pista de que alguien ha sido infectado con enfermedad de Lyme, generalmente desaparece tras el tratamiento, según la información de respaldo del estudio. Pero el sarpullido vuelve en alrededor del 15 por ciento de las personas que han sufrido de Lyme. Las pruebas disponibles actualmente no pueden diferenciar entre una infección nueva y una recurrente. Esto puede llevar a las personas a creer que tienen una infección de larga duración que amerita terapia antibiótica a largo plazo.

Ratner y colegas deseaban evaluar con qué frecuencia un nuevo sarpullido en forma de diana se relaciona con una nueva infección o una recurrente. Para lograrlo, evaluaron 22 muestras de piel o de sangre de 17 personas que habían sufrido infección de Lyme y que habían tenido un segundo, tercero o cuarto episodio de un nuevo sarpullido en forma de diana.

Los investigadores realizaron pruebas genéticas en las muestras para ver si las cepas de Borrelia burgdorferi eran las mismas o distintas en cada infección. La B. burgdorferi es la bacteria transmitida por las garrapatas a los humanos que provoca la enfermedad de Lyme.

Ninguno de los episodios consecutivos de sarpullidos en forma de diana se relacionaba con la misma cepa de la bacteria.

"Hallamos que en todos los casos, la infección subsiguiente era nueva", dijo Nadelman.

Además, Nadelman dijo que todas las nuevas infecciones ocurrieron durante la temporada de picaduras de garrapatas (desde finales de primavera hasta el verano) y todos los sarpullidos ocurrieron en lugares que eran distintos del de la infección inicial. Dijo que estos hallazgos apuntan a la necesidad de prevenir las garrapatas.

Un médico dijo que los nuevos hallazgos ofrecen un mayor respaldo a su práctica clínica actual.

"Este estudio ayuda a solidificar la confianza en lo que ya hacemos", aseguró el Dr. Bruce Hirsch, médico primario de enfermedades infecciosas del Hospital de la Universidad de North Shore en Manhasset, Nueva York. Señaló que ya trata los nuevos sarpullidos como nuevas infecciones, y evita el uso prolongado de antibióticos en personas con enfermedad de Lyme.

Hirsch añadió que para algunas personas, vencer la enfermedad de Lyme puede tomar algo de tiempo, incluso después de que los antibióticos han destruido a la bacteria.

"Una infección puede a veces cobrarle un precio al cuerpo, y requerir de un periodo significativo de recuperación, y superar algunas infecciones utiliza una tremenda cantidad de energía", apuntó.

Más información

Para más información sobre la enfermedad de Lyme, incluso sobre cómo prevenirla, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo