SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¿Cuánto vivirás? Observa a tus padres

Por HealthDay/HolaDoctor -
¿Cuánto vivirás? Observa a tus padres
CRÉDITO: ISTOCK


Los hijos de padres longevos son menos propensos que otros a morir de enfermedad cardiaca entre los 70 y los 79 años, sugiere una nueva investigación británica.

"Encontramos que por cada uno de los padres que vivió más allá de los 70 años, los participantes tenían un riesgo un 20% más bajo de morir de enfermedad cardiaca", apuntó el coautor del estudio, Luke Pilling, investigador de la Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter. 

En concreto, los hijos de los padres más longevos tenían unas tasas más bajas de enfermedad vascular, insuficiencia cardiaca, accidente cerebrovascular, hipertensión y colesterol alto, encontró el estudio.

Los hallazgos no son una excusa para convertirse en un sedentario que se dé atracones de comida si su papá y su mamá llegaron a los 80 y los 90. Tampoco son una señal de que las personas cuyos padres murieron jóvenes deban darse por vencidos.Al contrario, las decisiones sobre la salud pueden revertir las tendencias a la enfermedad resaltadas en el estudio, afirmó Pilling.

"Aunque las personas con padres más longevos son más propensas a vivir más, hay muchas formas en que los que tuvieron padres que vivieron menos mejoren su salud. Las personas de verdad pueden tomar las riendas de su salud", anotó.

De hecho, la correlación entre la duración de la vida de los padres y los hijos en realidad es bastante débil, apuntó Kaare Christensen, profesor de epidemiología de la Universidad del Sur de Dinamarca. Como resultado, afirmó, "hay mucho que se puede mejorar".

Se sabe que los padres que viven mucho tiempo son más propensos a tener hijos que viven mucho tiempo, pero Pilling y sus colaboradores querían saber más sobre esta conexión; por ejemplo, por qué algunas personas desarrollan afecciones cardiacas entre los 60 y los 69, y otras no.

"Buscábamos encontrar los factores que influyen en la salud y la longevidad de los hijos, aquellos que se transfieren de los padres", dijo Pilling.

Los investigadores siguieron a más de 186,000 británicos de 55 a 73 años de edad. Los padres de todos habían fallecido. Los participantes se reclutaron entre 2006 y 2010, y unos 4,700 murieron en el transcurso de ocho años.

El vínculo entre unos padres longevos y unos hijos con una mejor salud cardiaca se mantuvo incluso después de que los investigadores ajustaran sus estadísticas teniendo en cuenta factores como la educación, la edad, el peso y la actividad física. Según el estudio, algunos investigadores han hecho conexiones similares antes, pero observaron grupos más pequeños de personas.

El estudio tiene algunos puntos débiles. Por ejemplo, no se siguió a los participantes más allá de los 80 años. Pero Christensen alabó la investigación, calificándola como "un estudio importante y bien realizado".

¿Cómo podría la genética explicar el riesgo más bajo de enfermedad cardiaca en los hijos de padres más longevos? La herencia genética de los padres parece afectar a la presión arterial, los niveles de colesterol, la adicción al tabaco y los niveles de obesidad de los participantes, señaló Pilling.

"Todos esos factores afectan al riesgo de enfermedad cardiaca", enfatizó. "Encontramos ciertas pistas de que también podría haber otras vías para una vida más larga, por ejemplo a través de una mejor reparación del daño en el ADN". Pero se necesita más investigación para averiguarlo, planteó.

¿Qué se debe sacar de este estudio? "Si uno de sus padres murió joven, siempre es bueno si se puede determinar por qué murió muy temprano y si hay una enfermedad hereditaria que cuente con tratamientos", dijo Christensen.

Pero afirmó que las personas cuyos padres murieron muy temprano "no están condenadas en general". Esto se debe a la "correlación baja" entre la duración de la vida de los padres y sus hijos.

Y no crea que puede descuidarse solo porque su mamá y su papá vivieron más de 70.

"La gran mayoría de personas ya viven más de 70, así que no es muy impresionante por sí mismo", dijo Christensen. "En segundo lugar, solo le ofrece unas probabilidades ligeramente mejores, y esto podría deberse en parte al hecho de que el estilo de vida saludable también tiende a ser cosa de familia".

El estudio aparece en la edición del 15 de agosto de la revista Journal of the American College of Cardiology.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?