SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Vacuna contra el Ébola estará en septiembre

Por -
Vacuna contra el Ébola estará en septiembre
CRÉDITO: GETTY IMAGES

Organismos gubernamentales están trabajando para probar en humanos una vacuna experimental que funcionó bien en simios. Estiman que de concretarse esta opción, los primeros en recibirla serían los trabajadores de salud que están luchando contra el mal en las zonas afectadas.

Mientras día a día crece el número de afectados por el Ébola y el virus sigue cobrando vidas en Sierra Leona, Liberia y Nigeria, investigadores del NIAID (National Institute of Allergy and Infectious Diseases) y Thomas Jefferson, de la Universidad de Filadelfia, desarrollan una vacuna basada en el virus de la rabia, que demostró ser segura contra la rabia y la infección del Ébola.

Después de probarse en ratones, se experimentó en simios y se obtuvieron buenos resultados: la vacuna ofreció el 100% de cobertura al probarse en laboratorio.

Los resultados de estos estudios apoyan el concepto de que una vacuna exitosa contra el Ébola implica introducir anticuerpos fuertes para el virus, según los investigadores.

También demuestra que una vacuna de doble propósito de protección contra la rabia y el Ébola, es posible y quizás, más fácilmente comercializable. Por eso, ahora el equipo de científicos está desarrollando esta vacuna doble, y probará luego su uso en seres humanos, según informa el NIAID.

Pero la fase de prueba también es un gran desafío. Peter Piot, director de London School of Hygiene and Tropical Medicine (LSHTM) quien co-descubrió el Ébola durante su primer brote, expresó: "en general, creo que este brote continuo es una rara oportunidad de evaluar la efectividad de los fármacos experimentales, pero siempre y cuando se respeten todas las normas éticas y no se creen más problemas para controlar la epidemia, puede ser viable, pero recordemos que los experimentos médicos pueden disminuir aún más la confianza en las autoridades sanitarias y agregar a la hostilidad hacia los trabajadores de la salud".

El experto se refiere a la resistencia de las comunidades africanas afectadas hacia los trabajadores y los funcionarios de salud, que entran a sus aldeas vestidos con ropa de astronauta y les piden que cambien sus prácticas culturales de higiene y entierro de sus muertos, y son vistos como enemigos: muchas veces los apedrean y los rechazan con palos y machetes.

Por esas tensiones, el hecho de probar vacunas en las comunidades afectadas no está por ahora respaldada por funcionarios de la Organización Mundial de la Salud (OMS). "El uso de una vacuna experimental en seres humanos en medio de un brote, en este caso no sería ético, factible, o sabio," dice el organismo en un comunicado.

Pero podría intentarse por otra vía. El Dr. Peter Walsh, de la Universidad de Cambridge, que está trabajando en Reino Unido en el desarrollo de vacunas contra el Ébola, sugiere probar las opciones experimentales en humanos de forma progresiva: primero en trabajadores de la salud en lugar de hacerlo en la masa de la población. Éstos están en mayor riesgo de contraer el virus y son en sí mismos focos de infección y de contagio, aseguró.

"El riesgo de morir a causa de la vacuna es muy pequeño comparado con el peligro de morir de Ébola, y a diferencia de las comunidades, los trabajadores de la salud entenderían mejor los riesgos y deben ser capaces de dar su consentimiento informado" concluyó el experto.

Otra medida oficial que se ha tomado para minimizar los riesgos de contagio de Ébola es sugerir a los viajeros que se abstegan de visitar Liberia, Nigeria y Sierra Leona. Así lo manifestaron los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en un comunicado.

Una esperanza frente al Ébola

“Respaldamos varias vacunas y todas están en una posición similar y alistándose para las pruebas de Fase I de seguridad”, dice el Dr. Mike Kurilla, director de La división Biodefensa de los Institutos Nacionales de Salud (NIH por su sigla en inglés).

“Si se autorizan las pruebas, lo que probablemente veremos en brotes futuros es a trabajadores de salud e investigadores, tomando la vacuna bajo consentimiento informado”, explicó Kurilla. “Trabajar con los expuestos a un mayor riesgo, permitirá ver si la vacuna tiene un buen impacto” declaró a CNN.

Él cree que si se puede probar su seguridad, el almacenamiento de vacunas podría mejorar el resultado de futuros brotes, preparando un terreno preventivo más que uno reactivo, pero primero -coinciden todos los científicos- las vacunas deben mostrar que son seguras en humanos, porque la capacidad de controlar epidemias futuras depende de este resultado.

Más para leer

Trasladan a enfermos estadounidenses 

Siguen las muertes por el Ébola 

Un virus sin cura

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?