SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¿Podría un tratamiento contra el cáncer de próstata aumentar el riesgo de cáncer de colon?

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -

Un estudio halla una relación entre la terapia de privación hormonal y tumores colorrectales, aunque según los expertos el riesgo absoluto es pequeño

MIÉRCOLES, 10 de noviembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- Los hombres que reciben terapia hormonal para el cáncer de próstata podrían tener un riesgo ligeramente mayor de desarrollar cáncer colorrectal, según un nuevo estudio.

La terapia de privación de andrógenos se indica con frecuencia para tratar el cáncer de próstata. Pero su uso en el tratamiento del cáncer de bajo riesgo es controvertido, debido a que dos posibles efectos secundarios, la diabetes y la obesidad, son factores de riesgo del cáncer colorrectal, señalan los investigadores.

"Encontramos que el uso de la terapia de privación de andrógenos, ya sea mediante inyecciones o a través de la castración quirúrgica, en el tratamiento del cáncer de próstata se asociaba con un aumento de entre 30 y 40 por ciento en el riesgo de cáncer colorrectal", apuntó el investigador principal, el Dr. B. Vahakn Shahinian, profesor asistente de medicina interna en la Universidad de Michigan.

Mientras los expertos debaten si la prueba de rutina del antígeno prostático específico (APE) provoca que muchos hombres se sometan a tratamientos innecesarios para el cáncer de próstata, este resultado parece añadir otra pieza al rompecabezas.

Shahinian señaló que el riesgo absoluto de desarrollar cáncer colorrectal por la terapia de privación de andrógenos es muy pequeño. "Diría que en un período de cinco años el riesgo absoluto de desarrollar cáncer colorrectal no será superior al 2.5 por ciento", señaló.

Sin embargo, considera que la terapia de privación de andrógenos se usa en exceso.

Su valor en el tratamiento del cáncer de próstata avanzado que ha hecho metástasis está bien arraigado, señaló Shahinian. Y cuando se combina con radioterapia, se considera beneficioso para tratar el cáncer de próstata localmente avanzado, agregó

Pero como terapia primaria en tumores de bajo riesgo o localizados, "No creo que sea una buena evidencia para su uso", destacó Shahinian.

"Muchos hombres reciben esta terapia en casos en los que sólo tienen una recurrencia bioquímica del tumor, por lo que sólo tienen un APE elevado, pero están de por sí bien. Es en este tipo escenario donde no hay un beneficio probado", apuntó.

El informe aparece en la edición en línea del 10 de noviembre y en la edición impresa del 1 de diciembre de Journal of the National Cancer Institute.

Shahinian y sus colegas utilizaron información de la base de datos de Vigilancia, Epidemiología y Resultados Finales del Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU.

Los investigadores identificaron a 107, 859 hombres de 67 años o mayores que fueron diagnosticados con cáncer de próstata entre 1993 y 2002, y a los que dieron seguimiento hasta 2004.

Los investigadores encontraron un incremento relativo de entre 30 y 40 por ciento en la tasa de cáncer colorrectal entre los hombres que recibieron la terapia hormonal en comparación con aquellos que no lo hicieron.

Entre más tiempo recibieron los hombres la terapia hormonal, mayor era su riesgo de desarrollar cáncer colorrectal, hallaron los investigadores. El mayor riesgo se observó entre los hombres cuyos testículos fueron extirpados.

Jennifer H. Lin, profesora de medicina preventiva del Hospital Brigham and Women's de Boston y coautora de un editorial acompañante en la revista, señaló que este es el primer estudio de observación de gran tamaño que demuestra que los andrógenos pueden evitar el desarrollo del cáncer colorrectal en los hombres.

Una investigación anterior demostró que la terapia de reemplazo hormonal disminuye el riesgo de cáncer colorrectal en mujeres posmenopáusicas, agregó.

"La obesidad es un factor de riesgo importante, sobre todo en los hombres, para el desarrollo del cáncer colorrectal", apuntó. "Los hombres obesos suelen tener menores niveles de andrógenos, lo que sugiere que tienen un posible papel en el desarrollo del cáncer colorrectal".

Los hallazgos respaldan la necesidad de pruebas de rutina para la detección del cáncer colorrectal así como la adopción de estilos de vida saludables, como la actividad física, para ayudar a prevenir el cáncer colorrectal, destacó. "Esto es muy importante para los pacientes de cáncer de próstata que se someten a terapias de privación de andrógenos", subrayó Lin.

El Dr. Anthony D'Amico, experto en cáncer de próstata del Hospital Brigham and Women's, ve los resultados del estudio de manera distinta.

"Este es un ejemplo clásico de algo real, pero que no tiene ninguna relación", apuntó. Muchos hombres que son diagnosticados con cáncer de próstata se someten a pruebas de detección del cáncer colorrectal por primera vez, así que los cánceres se detectan gracias a una prueba que no tiene nada que ver con el tratamiento, señaló.

"Para determinar si se trata de un efecto real o no, los investigadores tendrían que evaluar los intervalos de las pruebas de detección del cáncer colorrectal en los hombres que recibieron terapia hormonal a largo plazo, que se sometieron a una prostatectomía o que no recibieron ningún tratamiento. Apuesto a que se encuentra que las incidencias del cáncer colorrectal se ven afectadas por el hecho de que la mayoría de los hombres se somete a la prueba por primera vez", destacó D'Amico.

"Así que este hallazgo no me convence", agregó.

Más información

Para más información sobre el cáncer de próstata, visite la Sociedad Americana del Cáncer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?