SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Pocos hacen cambios en el estilo de vida que podrían mantener el corazón sano

Por Amanda Gardner, Reportero de Healthday -
Pocos hacen cambios en el estilo de vida que podrían mantener el corazón sano

Una encuesta encontró que apenas .01 por ciento seguía las siete recomendaciones de la asociación cardiaca

LUNES, 15 de noviembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- Una investigación reciente muestra que pocos estadounidenses hacen los sencillos cambios en el estilo de vida que los expertos aseguran que podrían prevenir la mayoría de los casos de enfermedad cardiaca.

De hecho, un estudio con casi 18,000 personas encontró que apenas .01 por ciento seguían los siete factores de salud descritos como críticos para una vida larga y sana por la American Heart Association (AHA).

Las llamadas "Las siete cosas sencillas de la vida" (Life's Simple 7) fueron descritas por la AHA a inicios del año y su intención es reducir las muertes por enfermedad cardiaca en 20 por ciento, al mismo tiempo que mejoran la salud cardiovascular en 20 por ciento en la próxima década.

Incluyen no fumar, mantener un índice de masa corporal (IMC) en el rango normal, hacer ejercicio regularmente, llevar una dieta saludable y mantener el colesterol, la presión arterial y la glucemia bajos.

Pero la mayoría de estadounidenses no lo logra, según una variedad de estudios presentados el lunes en la reunión anual de la AHA en Chicago.

"Sabemos que apenas más o menos un tercio tiene un IMC inferior a 25 por ciento, así que ya se puede descartar ese aspecto", lamentó el Dr. Robert Eckel, profesor de medicina de la Universidad de Colorado en Denver, y ex presidente de la AHA. "Mucha gente fracasa en la actividad física, y es probable que apenas entre 20 y 25 por ciento cumpla las metas de 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada o 75 minutos de intensidad vigorosa por semana".

Las investigaciones más recientes respaldan esa declaración.

En el estudio de casi 18,000 adultos, solo 29 por ciento de los estadounidenses negros y blancos tenían cuatro o más de estos factores a niveles ideales, aunque el estudio también encontró que tener más de estos componentes del estilo de vida bajo control significaba menos muertes a una edad más temprana. Cumplir cinco o más de los factores reducía la mortalidad en 55 por ciento. Cada factor de salud ideal añadido redujo el riesgo de muerte en 18 por ciento durante los cuatro años del ensayo.

Un segundo estudio, este con casi 80,000 mujeres sanas, encontró que más de la mitad de las muertes cardiacas súbitas se podrían haber prevenido si se hubieran controlado cuatro factores del estilo de vida: no fumar, tener un peso sano, comer bien y hacer ejercicio. Las mujeres con dos factores ideales reducían su riesgo de muerte cardiaca repentina en 33 por ciento, mientras que las que tenían tres factores lo reducían a la mitad. Con cuatro factores ideales, el riesgo bajaba en 77 por ciento.

Consumir una bebida alcohólica al día redujo el número de muertes cardiacas repentinas en las mujeres que tenían los cinco factores bajo control a apenas una.

De forma similar, otro estudio encontró que tener esos factores a niveles ideales (la presión arterial, el colesterol y la glucemia entre no fumadores) se traducía en niveles más bajos de calcio en la arteria coronaria y grosor de la arteria carótida, factores de riesgo que pueden aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Pero una vez más, los estadounidenses no llegaban a estas metas, ya que apenas el doce por ciento de los hombres y el trece por ciento de las mujeres puntuaban bien en los cuatro factores.

"Los hallazgos no son sorprendentes, pero la pregunta es si esto significa que se deben medir el calcio en la arteria coronaria y el grosor de la carótida", planteó la Dra. Rita Redberg, vocera de la AHA y profesora de medicina de la Universidad de California en San Francisco. "Ya puedo aconsejarle que debe tener hábitos saludables de estilo de vida sin pruebas de imágenes".

Y de hecho, la AHA y el Colegio Estadounidense de Cardiología (American College of Cardiology) publicaron hace poco una declaración que afirmaba que "más pruebas no necesariamente conllevan un mejor diagnóstico". De hecho, una revisión rápida de factores de riesgo como el colesterol, la presión arterial, la edad, el sexo y los antecedentes familiares "es la herramienta más potente que un médico puede usar para predecir las probabilidades de enfermedad cardiaca".

Muchos estadounidenses podrían culpar a factores genéticos por su mala salud, pero un cuarto estudio presentado en la conferencia de la AHA encuentra que los genes contribuyen poco al problema, dando cuenta de apenas 18 por ciento de la salud cardiovascular a los 40 años de edad, e incluso menos, con trece por ciento, a los 50.

"Es verdad que los factores genéticos tienen un pequeño papel", apuntó Redberg. "Es útil que los pacientes se enfocan en cosas que pueden cambiarse. La dieta y la actividad física se pueden modificar, y se puede dejar de fumar. Un estudio tras otro muestran que las personas que comen una buena dieta (frutas, verduras y granos), hacen ejercicio con regularidad [y] no fuman viven más y tienen menos ataques cardiacos. No hay forma de superar eso".

Más información

Para más información sobre Life's Simple 7, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?