SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Personas con hipertensión ¿tienen menos preocupaciones?

Por -
Personas con hipertensión ¿tienen menos preocupaciones?
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Tener la presión arterial elevada podría tener su lado positivo, de acuerdo con un estudio de la Universidad de Jaén y la Universidad de Granada, ambas en España, la presión sanguínea modula la tendencia de cada persona a preocuparse y estaría asociada a un efecto tranquilizador para aliviar la tensión y el malestar emocional.

El trabajo publicado en Biological Psychology mostró que la predisposición a preocuparse se relaciona con la tensión arterial y la sensibilidad del reflejo barorreceptor (terminaciones nerviosas sensibles a la distensión que detectan los cambios bruscos de la presión arterial), fundamental en la estabilización de la presión sanguínea.

"Dos mecanismos fisiológicos podrían explicar este efecto inhibitorio de la presión arterial sobre el dolor y las emociones negativas: los opiáceos endógenos y la estimulación del reflejo barorreceptor", explicó Gustavo A. Reyes del Paso, autor principal de la investigación.

Para llegar a dicha conclusión, los investigadores midieron la presión arterial sistólica y diastólica, así como la sensibilidad del reflejo barorreceptor durante un periodo de reposo, un periodo de preocupación autoinducida y durante la evocación de un reflejo defensivo mediante estimulación auditiva intensa (para generar una reacción emocional negativa) en 57 mujeres seleccionadas a partir del Penn State Worry Questionnaire, que evalúa la tendencia general a preocuparse.

Un efecto protector

Los resultados mostraron que las participantes con baja preocupación presentaron una mayor presión arterial sistólica y diastólica y mayor sensibilidad del reflejo barorreceptor durante el periodo de reposo que las participantes de alta preocupación.

Los datos también revelan que los incrementos en la presión arterial durante la estimulación desagradable activan los barorreceptores, los cuales producen un efecto inhibitorio sobre el cerebro que reduce los estados emocionales negativos.

Pese al hallazgo del efecto protector de la hipertensión sobre la preocupación y los estados emocionales negativos, los autores subrayan que la presión arterial alta es el principal factor de riesgo para desarrollar enfermedades cardiovasculares y, "aunque pueda tener beneficios secundarios, se debe de luchar contra ella".

Presión arterial alta

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias. Cada vez que el corazón late, bombea sangre hacia las arterias. En ese momento, su presión es más alta. A esto se le llama presión sistólica. Cuando su corazón está en reposo, entre un latido y otro, la presión sanguínea disminuye. A esto se le llama la presión diastólica.

La hipertensión arterial no suele tener síntomas, pero puede causar problemas serios tales como derrames cerebrales, insuficiencia cardiaca, infarto e insuficiencia renal. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la hipertensión es una de los principales factores que contribuyen a causar cardiopatías y accidentes cerebrovasculares, que en conjunto representan la causa más importante de muerte prematura y discapacidad. Estima que esta enfermedad provoca cada año casi 9.4 millones de muertes por enfermedades del corazón. También contribuye a aumentar el riesgo de insuficiencia renal y de ceguera.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?