SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Alambres de cepillos para la barbacoa, muy peligrosos

Por Dennis Thompson, Reportero de HealthDay -
Alambres de cepillos para la barbacoa, muy peligrosos

Si se ingieren, los alambres sueltos, pueden perforar la garganta y los intestinos, advierten los expertos de salud pública.

Antes de hincarle el diente a esa hamburguesa el día de la independencia, quizá sea mejor preguntarle al chef si usó un viejo cepillo de alambre para limpiar la barbacoa.

Las cerdas de alambre de los cepillos para la parrilla pueden desprenderse, caer en las rejillas y pegarse en las carnes asadas, advierten las autoridades de salud pública.

Si se ingieren, esas cerdas pueden desgarrar la garganta y el tracto digestivo de una persona, provocando lesiones potencialmente letales.

"Lo peor es cuando las cerdas llegan hasta los intestinos", advirtió el Dr. David Grand, profesor asociado de imágenes diagnósticas de la Facultad de Medicina Warren Alpert de la Universidad de Brown en Providence, Rhode Island. "Si llegan al intestino y perforan la pared intestinal, es aterrador. Vimos una que migró al hígado y provocó una infección en ese órgano que se tuvo que tratar, y hemos visto cerdas que perforaron al intestino en múltiples puntos que se tuvieron que extraer mediante cirugía".

El hospital de Grand trató seis casos de cerdas de cepillos de barbacoa ingeridas entre marzo de 2011 y junio de 2012, según los informes de caso que redactó para los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Tres pacientes tenían cerdas de alambre que se habían enredado en su tracto intestinal, que se tuvieron que extirpar a través de una cirugía o colonoscopia. Los otros tres tenían cerdas en el cuello, que se sacaron mediante un tubo en la garganta.

En mayo, una mujer de Connecticut necesitó una cirugía de emergencia para extirpar una cerda de su tracto intestinal, reportó CBS News. Una cerda suelta acabó en una hamburguesa que comió, y un día después estaba en la sala de emergencias, quejándose de un dolor abdominal severo. Una TC reveló el alambre, que se extirpó mediante cirugía.

Unas 80,000 personas acaban en emergencias cada año tras tragar objetos foráneos accidentalmente, según los CDC.

Las cerdas de los cepillos de alambre pertenecen a ese grupo, pero es difícil hacer un seguimiento de los casos, dijo Grand.

"Muchas personas son asintomáticas. Se tragan la cerda y ésta pasa por completo, y nunca se enteran de lo que sucedió", comentó.

Para los médicos, determinar que una cerda de alambre está causando las molestias del paciente también puede resultar difícil. Por lo general, las personas llegan con dolor severo en la garganta o el abdomen, y al principio quizá un médico de emergencias no piense en buscar una cerda de alambre, dijo el Dr. Pranith Perera, internista del Hospital de Rhode Island, en Providence.

"Lo difícil es que cuando las personas se tragan estas cosas, si no tienen un médico muy experimentado, pueden pasarse por alto", dijo Perera, que en una ocasión presentó un informe de caso sobre la ingestión de una cerda de un cepillo de alambres en una reunión del Colegio Americano de Gastroenterología (American College of Gastroenterology).

E incluso cuando los médicos la buscan, quizá no puedan encontrar la cerda. "Son muy delgadas, y una TC la puede obviar fácilmente", dijo Grand.

Grand y Perera recomiendan que las personas que hacen barbacoas descarten el cepillo de alambre y elijan una opción más segura. Las piedras y bloques para limpiar barbacoas, los cepillos sin cerdas hechos de rollo de metal y los cepillos para parrillas de cerdas de nylon son alternativas seguras, señalaron.

Las personas que deseen seguir usando cepillos de alambre pueden asegurarse de que el cepillo esté en buenas condiciones, pasar una toalla de papel húmedo por la parrilla tras cepillarla, e inspeccionar la barbacoa cuidadosamente antes de cocinar, añadieron Grand y Perera.

Si experimenta un dolor abdominal severo en un plazo de un día tras comer carne asada, asegúrese de decírselo al médico, añadió Grand.

"Con frecuencia la gente no piensa que si tiene un dolor abdominal debe hablarle al médico de la hamburguesa que se comió ayer", comentó. "Dígale que cocinó en la barbacoa".

Y hay otra opción que quizá no sea atractiva para todos los amantes de la barbacoa.

"También podría hacerse vegetariano", planteó Grand. "Solo hemos visto cerdas en la carne. Nunca hemos hallado una en las verduras a la parrilla".

Más información

Para más información sobre las lesiones provocadas por las cerdas sueltas de los cepillos de alambre para las barbacoas, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?