SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Para un diabético, nada mejor que otro diabético

Por HolaDoctor -
Para un diabético, nada mejor que otro diabético

Suena increíble, pero la ciencia acaba de confirmar que es real, para un diabético no hay nada mejor… que un amigo que tenga la misma condición. Un nuevo estudio comprobó que tener este apoyo hasta mejora el nivel de azúcar en sangre.

El trabajo, realizado por el sistema de salud de la Universidad de Michigan, llegó a la conclusión que hablar, aunque sea por teléfono, con un amigo o conocido con la misma condición ayuda al diabético a encarar mejor su enfermedad y el tratamiento.

Publicado en la revista “Annals of Internal Medicine”, el estudio analizó a 224 pacientes, veteranos de guerra o retirados del ejército, que con casos de diabetes sin control, del tipo 1, es decir, la insulinodependiente: observaron las formas en la que enfrentaban su condición de diabéticos y cómo manejaban las rutinas vinculadas a su condición.

El modelo que utilizaron tiene la filosofía base de un grupo de autoayuda, es decir, se sostuvo en la idea de que más allá de medicinas y terapias, no hay nada mejor que ser escuchado por alguien que vive los mismos desafíos diarios.

Para eso, controlaron a estos pacientes durante 6 meses, y al final de ese período hallaron que habían mejorado notablemente sus niveles de azúcar en sangre, lo que denotó que habían seguido mejor el tratamiento.

¿Cómo lo lograron? Los 224 nuevos amigos recibieron un entrenamiento sobre técnicas de comunicación, y la directiva de comunicarse entre ellos al menos una vez por semana. En el mismo período, participaron de sesiones coordinadas por una enfermera en donde intercambiaban experiencias con miembros del especial grupo y con otros pacientes.

“Nuestro modelo se basa en la hipótesis de que una buena forma de ayudar al paciente es dándole herramientas para controlar su enfermedad y animarlos a que se ayuden unos a otros” dijo la doctora Michelle Heisler, quien lideró la investigación. Heisler es directora del Centro de Investigación Clínica del Servicio de Salud, Investigación de Desarrollo del Centro de Investigación de Ann Arbor y profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Michigan.

“En la mayoría de los programas de manejo de enfermedades, el paciente sólo tiene un rol pasivo, escuchando indicaciones. Pero en realidad, los pacientes son los que más saben acerca de su enfermedad y de las dificultades diarias que enfrentan, es decir, tienen mucha información para compartir a todo nivel”, indicó Heisler.

Los expertos exploran este tipo de motivaciones: la de recibir ayuda de un par, y a la vez, sentirse útiles ofreciendo su experiencia como conocimiento.

La llamadas se hicieron a través de un teléfono del sistema de salud, para que los investigadores pudieran ver cuántas veces los amigos diabéticos se hablaban por teléfono y, también, para recordarles si alguno olvidaba la cita telefónica.

Cuando la experiencia cumplió medio año, realizaron exámenes médicos a los 224 amigos y hasta los investigadores se sorprendieron con los resultados: hubo hasta una diferencia de 8 puntos en los niveles de azúcar en sangre entre los de este grupo y otro grupo control que seguía tratamientos más convencionales… y solitarios.

Heisler dijo que es la primera vez que se prueba este tipo de estrategia, más intensa, humana y personalizada, con una condición crónica, y que puede ser un sistema eficaz y de bajo costo para garantizar que los pacientes sigan al pie de la letra su rutina médica.

Un programa de estas características sería bueno para los hispanos, un grupo que es víctima directa de los trastornos que genera la diabetes. Según el Programa Nacional de Educación de Diabetes, el 12,5 por ciento de los mexico americanos de 20 años o más tiene diabetes, lo que demuestra que la condición aparece en forma precoz en la comunidad. La cifra aumenta de manera geométrica cuando se trata de cubanos y puertorriqueños. En general, entre los 45 y los 74 años, el porcentaje de latinos con diabetes se eleva al 24 por ciento.

Según la Oficina de Salud de Minorías del Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS, por sus siglas en inglés), los mexico americanos son un 50 por ciento más proclives a morir a causa de trastornos vinculados a la diabetes comparado con el resto de la población general.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?