Publicidad

Editar mi perfil

Menos acoso a niños gays

Por Amy Norton, Reportero de Healthday -
Crédito: HD

Aunque los adolescentes gays británicos tienen más probabilidades de ser acosados en la escuela, la situación mejoró para la adultez

LUNES, 4 de febrero (HealthDay News) -- Muchos adolescentes gays y bisexuales son víctimas de acoso en la escuela, pero el problema se alivia sustancialmente a medida que crecen, sugiere un nuevo estudio inglés.

Los investigadores hallaron que de más de 4,100 adolescentes de 13 y 14 años de edad que encuestaron, los adolescentes gays y bisexuales eran más propensos a decir que habían sido acosados, lo que incluía desde motes hasta maltrato físico.

El 57 por ciento de las chicas y el 52 por ciento de los chicos dijeron haber sido víctimas, en comparación con el 40 por ciento de sus pares heterosexuales.

La buena noticia es que las cosas mejoraron con el tiempo, reportan los investigadores en línea el 4 de febrero y en la edición impresa de marzo de la revista Pediatrics. A los 19 y 20 años, el 6 por ciento de las mujeres lesbianas y bisexuales y el 9 por ciento de los hombres gays y bisexuales dijeron haber sido victimizados en el año anterior.

La mala noticia es que los hombres seguían siendo cuatro veces más propensos a reportar acoso que los hombres jóvenes heterosexuales.

"Básicamente, esto dice que las cosas mejoran, pero no lo suficiente", señaló Brian Mustanski, profesor asociado de ciencias médicas sociales de la Universidad de Northwestern, en Chicago.

Mustanski, quien no participó en el estudio, ha realizado investigaciones sobre el impacto del acoso sobre los niños gays y bisexuales. "El trabajo que hemos realizado muestra que hay una asociación entre el acoso y los intentos de suicidio y la conducta de autolesión en los jóvenes [gays y bisexuales]", planteó.

Pero ahora, no solo los investigadores prestan atención, añadió Mustanski.

Los medios de comunicación han resaltado casos recientes en que adolescentes gays se han suicidado tras ser insultados por sus pares. Y en 2010, el columnista Dan Savage, quien es gay, lanzó el proyecto "It Gets Better" ("Todo Mejora") para llevar un mensaje a los niños gays y bisexuales que son víctimas de acoso.

"El mensaje era que las cosas mejoran con el tiempo", comentó Mustanski. "Y es un mensaje importante. Pero en realidad no teníamos ninguna investigación que mostrara que es verdad".

Joseph Robinson, el investigador líder, se mostró de acuerdo en que esos hallazgos ayudan a validar lo que las personas pensaban que sucedía.

"Esto sugiere que lo más probable es que las cosas mejoren", señaló Robinson, profesor asistente de psicología educativa de la Universidad de Illinois, en Urbana-Champaign. "Hemos enviado un mensaje de esperanza a los niños, y esto muestra que no es un mensaje falso".

Pero la disparidad persistente entre los hombres jóvenes gays y heterosexuales es preocupante, planteó Robinson. "Entre los chicos y hombres heterosexuales, el acoso mejora mucho más rápido, algo muy positivo para ellos. Pero nos gustaría observar la misma mejora entre los chicos y hombres gays y bisexuales".

El panorama podría ser peor para los hombres jóvenes porque, en general, la sociedad no acepta tanto a los hombres gays o bisexuales, anotó Robinson. "Los hombres, en particular, simplemente no pueden desviarse de las normas de género", dijo. "Es lo que la sociedad espera".

Los hallazgos se basan en una muestra nacional de 4,135 niños en edad escolar en Inglaterra que fueron entrevistados anualmente durante siete años. De éstos, 187 (casi el 5 por ciento) se identificaron a sí mismos como gays, lesbianas o bisexuales.

Además de preguntar sobre el acoso, el estudio también observó los niveles de "distrés emocional" de los niños, o sea, la frecuencia con que se sentían deprimidos, ansiosos o infelices.

En general, los jóvenes homosexuales y bisexuales tenían más distrés, y el acoso en la escuela pareció explicar más o menos la mitad de esa disparidad. Tanto Robinson como Mustanski dijeron que esto sugiere que los esfuerzos anti acoso podrían hacer una gran diferencia en la salud mental de los jóvenes.

Actualmente, algunas escuelas cuentan con políticas anti acoso que prohíben específicamente el acoso basado en la orientación sexual. Algunas tienen alianzas entre los estudiantes homosexuales y heterosexuales, que buscan combatir la homofobia. Pero no todas las escuelas cuentan con ese tipo de programa.

Los padres pueden hacer mucho por ayudar, aseguró Robinson. "Con algo de suerte, los padres muestran respaldo y tienen una línea de comunicación abierta con sus hijos". Pero, añadió, detener a los acosadores y a sus efectos no debería depender tan solo de los padres y de los niños.

"Tiene que ser un esfuerzo mucho más sistémico", apuntó Robinson. "Las escuelas deben respaldarlo". Añadió que si alguien se ha quejado ante la escuela sobre el acoso y no se ha hecho nada al respecto, puede quejarse ante la oficina local de derechos civiles.

Mustanski también sugirió buscar recursos fuera de la escuela, lo que incluye grupos comunitarios y ayuda en línea, como el Proyecto Trevor, que ofrece una línea telefónica de ayuda para los niños homosexuales y bisexuales que piensan en suicidarse o en hacerse daño.

Una pregunta que surge del estudio actual es si los hallazgos serían similares en Estados Unidos u otros países. Robinson dijo que "sospecha firmemente" que los patrones generales en EE. UU. serían iguales que los de Inglaterra.

Pero no hay forma de estar seguro sin números, apuntó Mustanski. "Es indispensable que se haga un estudio como este en EE. UU.", planteó.

Más información

Para más información sobre cómo afrontar el acoso contra los homosexuales, visite el proyecto It Gets Better.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo