SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Pagar a los fumadores para que dejen de fumar podría ser rentable

Por Steven Reinberg, Reportero de HealthDay -
Pagar a los fumadores para que dejen de fumar podría ser rentable

Un estudio descubrió que los incentivos económicos inspiraron a algunos a superar la adicción

LUNES, 15 de agosto de 2016 (HealthDay News) -- El dinero podría ayudar a algunos fumadores a dejar los cigarrillos para siempre, sugiere un estudio reciente.

Para cientos de fumadores con pocos ingresos, los pagos continuos ayudaron a más de un tercio a dejar el hábito a largo plazo, descubrieron los investigadores suizos. La cantidad máxima entregada fue de 1,650 dólares.

"En fumadores con unos ingresos relativamente bajos que no recibieron consejería en persona ni medicamentos, los incentivos económicos considerables aumentaron las tasas de cesación del hábito de fumar a largo plazo", dijo el investigador principal, Jean-Francois Etter, profesor de salud pública en el Instituto de Salud Global de la Universidad de Génova.

Tres meses después de que empezara el programa de pagos para dejar de fumar, el 44 por ciento de los fumadores que recibieron dinero dijeron que se habían abstenido de forma continuada, frente al 6 por ciento de los que no recibieron ningún pago, descubrieron los investigadores.

Incluso después de que los incentivos con pagos se terminaran a los 6 meses, a los que se pagó para que lo dejaran eran más propensos a seguir sin fumar cigarrillos.

A los 6 meses, el 36 por ciento del grupo de los pagos seguían sin fumar, frente al 6 por ciento de los otros. A los 18 meses, 1 de cada 10 de los que habían recibido dinero seguían sin fumar, frente al 4 por ciento de que los no recibieron ningún pago, descubrieron los investigadores.

A la vista de estos hallazgos, "los incentivos económicos considerables deberían usarse más y someterse a más pruebas en estudios cuyo objetivo sea documentar los costos para la atención de salud a lo largo en un amplia variedad de grupos socioeconómicos", dijo Etter.

El estudio contó con 805 fumadores con ingresos bajos que deseaban dejar de fumar. Se les asignó aleatoriamente a recibir ningún pago o pagos que aumentaban a medida que se confirmaba la abstinencia.

En promedio, los participantes tenían unos ingresos anuales de unos 20,000 dólares y fumaban unos 16 cigarrillos al día. El 43 por ciento eran estudiantes y el 19 por ciento no tenían trabajo. No se sabe si estos incentivos funcionarían para las personas con mayores ingresos.

Todos los participantes recibieron panfletos informativos y acceso a un sitio web con información sobre dejar de fumar. Se les hicieron pruebas periódicamente para verificar si fumaban o no.

Aunque muchos participantes volvieron a fumar y 81 dejaron el estudio (principalmente los que no recibían ningún pago), los investigadores descubrieron que una cantidad significativa de los que recibieron los pagos dejaron de fumar con éxito.

El informe aparece en la edición del 15 de agosto de la revista Journal of the American College of Cardiology.

"Se ha observado que pagar a los fumadores para que abandonen el hábito fomenta que se deje de fumar, al menos a corto plazo", dijo Judith Prochaska, profesora asociada de medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, en California.

Pero añadió que siguen habiendo preguntas clave.

"Por ejemplo, ¿de cuánto dinero han de ser los pagos y con qué frecuencia se deben hacer?", se preguntó. Además, cuestionó si sería mejor pagar por la participación en los programas para dejar de fumar a fin de fomentar habilidades y una motivación interna, en lugar de simplemente el resultado de dejar de fumar. "¿O un método híbrido de incentivos por participación en un programa y por los resultados podría ser incluso más efectivo?", planteó Prochaska.

Prochaska, que fue coautora de un editorial que acompañó al estudio en la revista, indicó que hubo una diferencia de 6 puntos de porcentaje entre los grupos con los pagos y sin los pagos después de 18 meses. Se necesitaría que 17 personas fueran a un programa de incentivos para que una dejara de fumar, dijo, y añadió que costaría 28,000 dólares que otro fumador lo dejara con éxito a largo plazo.

A pesar del costo, los pagos podrían ser una alternativa productiva para ciertos fumadores, dijo Prochaska.

Pero los métodos de tratamiento del tabaco existentes con medicamentos y consejería podrían ser más accesibles para las personas trabajadoras con un nivel educativo más alto y con un seguro médico, añadió.

Dado que el hábito de fumar se concentra cada vez más en las personas con un nivel educativo más bajo y menores ingresos, los programas basados en recompensas tienen el potencial de abordar el aumento de las disparidades con respecto al consumo de tabaco y las enfermedades relacionadas con el mismo, dijo Prochaska.

"La adicción al tabaco es un daño social arraigado que requiere un método multidimensional", dijo. Un método apropiado combinaría los tratamientos farmacológicos, motivacionales y conductuales; las medidas políticas, como los impuestos y las leyes de aire limpio; y las nuevas innovaciones y tecnologías, indicó.

"Los incentivos tienen el potencial de ser parte de la solución", dijo Prochaska.

Más información

Para mayor información sobre dejar de fumar, visite la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad