SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Observan ligeras señales de daño cerebral persistente en deportistas jóvenes tras una conmoción

Por Randy Dotinga, Reportero de HealthDay -
Observan ligeras señales de daño cerebral persistente en deportistas jóvenes tras una conmoción

Pero el estudio no probó que la conmoción provocara las diferencias menores detectadas en los escáneres y en las pruebas de pensamiento

MARTES, 22 de diciembre de 2015 (HealthDay News) -- Los niños pequeños podrían sufrir un daño cerebral menor, pero persistente, a partir de una sola conmoción, sugiere un estudio de tamaño reducido.

Los hallazgos no prueban que una sola conmoción provocara las diferencias que fueron reveladas en escáneres del cerebro y en pruebas del pensamiento que se administraron, en promedio, dos años después de una conmoción reportada. E incluso si una sola conmoción hizo algo de daño, no está claro que los niños sufrieran algún problema neurológico notable, añadieron los investigadores.

Pero los resultados plantean más preguntas, aunque los niños no sufran actualmente de ningún efecto nocivo, señaló el Dr. Christopher Giza, profesor de neurología y neurocirugía pediátricas de la Facultad de Medicina David Geffen y del Hospital Pediátrico Mattel, en Los Ángeles.

"El hecho de que puedan detectarse hace que uno se pregunte qué pasará cuando envejezcan y comiencen a tener un declive cognitivo normal relacionado con la edad. ¿Tendrán problemas antes? ¿Y qué pasa con los niños con antecedentes de conmociones múltiples?", se preguntó Giza, que no participó en el estudio.

Las conmociones se han convertido en un tema importante en los últimos años, a medida que el público se ha enterado sobre el daño cerebral en los deportistas, lo que incluye a jugadores profesionales y a niños. Se ha prestado mucha atención a los deportistas de secundaria, pero los niños más pequeños también sufren conmociones debido a accidentes y percances deportivos.

La investigación sobre el pronóstico de los niños que sufren conmociones es mixta, ya que algunos estudios sugieren que se recuperan sin problemas y otros apuntan a un daño mensurable, explicó Giza. Ha habido menos investigación sobre los niños más pequeños, dijo, en parte porque estudiarlos puede ser difícil.

En el nuevo estudio, investigadores dirigidos por Charles Hillman, de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign y Davis Moore, un graduado de la Illinois que ahora está en la Universidad de Montreal, administraron escáneres cerebrales y pruebas del pensamiento a 15 niños de 8 a 10 años de edad que dijeron que habían sido retirados de partidos deportivos debido a conmociones. Habían sufrido conmociones entre seis meses y cuatro años antes. Todos excepto cinco eran chicos.

Los investigadores compararon a los participantes con 15 niños similares que no habían sufrido conmociones.

Los investigadores encontraron que los cerebros de los que sufrieron conmociones mostraban señales de alteraciones "sutiles pero generalizadas" en términos de la atención y las habilidades de pensamiento.

No está claro qué significará esto para el resto de sus vidas. "Creo que no notarán ninguna diferencia en la cotidianidad", dijo Giza.

Giza advirtió que el estudio fue pequeño, haciendo que generalizar los resultados a todos los niños sea imposible.

El Dr. John Kuluz, director de lesiones cerebrales traumáticas y neurorehabilitación del Hospital Pediátrico Nicklaus, en Miami, se mostró de acuerdo.

Kuluz dijo que los hallazgos del estudio no son precisos, dado que no hay forma de saber cómo eran esos niños antes de las lesiones. Además, apuntó, hay un potencial de sesgo en la forma en que los niños se eligieron para el estudio. Los niños no se seleccionaron al azar. En lugar de ello, los investigadores los reclutaron a través de un boletín en línea y de organizaciones deportivas juveniles.

¿Qué deben hacer los padres para asegurarse de que sus hijos no sufran problemas duraderos debido a las conmociones?

La buena noticia es que, en general, los niños se recuperan, dijo Giza, pero es esencial protegerles tras una lesión en la cabeza.

"Ante la duda, al banquillo", planteó. "Si sospecha que ha ocurrido una conmoción, un padre o entrenador no tiene que diagnosticarla en la línea de banda. Pero deben proteger al deportista de empeorar y hacer que alguien que sepa sobre las conmociones lo evalúe".

El estudio aparece en la edición de diciembre de la revista International Journal of Psychophysiology.

Más información

Para más información sobre las conmociones en los niños, visite kidshealth.org.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad