SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Niños bajan de peso en EE.UU.

Por -
Niños bajan de peso en EE.UU.
CRÉDITO: THINKSTOCK

Después de 10 años de malas noticias, donde año a año aumentaba el porcentaje de grasa abdominal, algunos datos arrojaron resultados alentadores en la población infantil de 3 a 5 años.

Según encuestas permanentes para evaluar el peso y estado de salud de la población de EE.UU., datos recientes muestran noticias alentadoras. Durante muchos años, las medidas registradas en niños arrojaron datos alarmantes ya aumentaba cada vez más el contorno de sus cinturas. La adiposidad en esta zona del cuerpo es uno de los principales marcadores de obesidad abdominal, que es la que más riesgo implica para la salud. 

Estudios de 1988/1994 y de 2003/2004 habían demostrado un aumento de la obesidad abdominal en niños y adolescentes de Estados Unidos. Un nuevo análisis buscó actualizar estos datos, para lo cual se analizaron registros de las medidas de las cinturas infantiles de 16,601 niños y adolescentes de entre 2 y 18 años.

Se utilizó información de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (NHANES) realizada durante 5 períodos (entre 2003/04, 2005/06, 2007/98, 2009/10, 2011/12. Para determinar la obesidad abdominal se considera la circunferencia de la cintura, género y edad, y también un cálculo que surge de una relación entre la circunferencia de la cintura y la altura. 

En 2011–2012, el 17.95% de niños y adolescentes entre 2 y 18 años fueron considerados obesos según la circunferencia de su cintura. A su vez el 32.93% de niños y jóvenes entre 6 y 18 años fueron definidos como con obesidad abdominal al aplicar la relación cintura-altura.

Ambos medidores permanecieron estables tanto entre 2003 y 2004 como entre 2011 y 2012, independientemente del sexo, edad y raza de los niños observados. Sin embargo, hubo un cambio favorable en la población de 2 a 5 años, ya que se notó una pequeña disminución del 3 a 5 % en su porcentaje de obesidad abdominal. 

Con estos resultados, la autora del estudio Lyn M. Steffen, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Minnesota en Minneapolis, explica que la tendencia a la obesidad ha disminuido en los últimos años, aunque la prevalencia en obesidad abdominal aún sigue siendo muy alta.

Cuando se habla de obesidad abdominal se hace referencia a la grasa visceral, o grasa que se acumula en la zona media. Es un indicador bastante preciso del aumento de riesgo de contraer síndrome metabólico, hipertensión, enfermedades cardíacas y diabetes, por eso es más peligrosa que la obesidad general. Según Steffen, el estudio no buscó la causa de estas mejoras, pero podrían deberse a los cambios en las políticas de salud, que hacen especial hincapié en resaltar el peligro de los alimentos azucarados y bebidas endulzadas. 

Asheley Cockrell Skinner, de la Escuela Gillings de Salud Pública Global en Chapel Hill, Carolina del Norte, coincide en que las tasas de obesidad y sobrepeso no han aumentado, pero sí lo han hecho las formas más severas de obesidad.

La especialista considera que a los padres tal vez no les signifique demasiado un porcentaje que indique la obesidad abdominal, pero deben tomar conciencia de los peligros que ésta implica. Una gran ayuda, sugiere, puede surgir de observar la forma del cuerpo de los niños: si tiene forma de manzana tiende a acumular mayor grasa abdominal, a diferencia de uno con forma de pera.En el primer caso, es conveniente consultar con un especialista para tomar los recaudos necesarios y evitar enfermedades en el futuro.

Más para leer: 

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?