Editar mi perfil

Cerrar

Muy pocos adultos reciben las vacunas recomendadas

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
Crédito: HD

No solamente protegen a la persona vacunada, sino que también ofrecen 'inmunidad grupal', afirman los expertos

MARTES, 29 de enero (HealthDay News) -- Las vacunas no son solo para los niños, y la mayoría de los adultos estadounidenses no reciben las vacunas recomendadas, indicaron las autoridades federales de salud el martes.

"En general, un número demasiado escaso de personas adultas se están beneficiando de la protección de las vacunas, lo que les deja a ellos y a las personas que les rodean en un mayor riesgo de enfermedades prevenibles", señaló el Dr. Howard Koh, secretario asistente de salud del Departamento de Servicios de Salud y Humanos de los EE.UU., en una conferencia de prensa.

Por ejemplo, dijo Koh, en 2011, el año más reciente del que se tienen datos disponibles, hubo 37,000 casos de neumonía neumocócica que podrían haberse evitado y que resultaron en la muerte de 4,000 personas.

La mayoría de los fallecimientos fueron de personas de 50 años de edad o mayores, y las tasas más altas se produjeron en las personas de 65 años o más. Casi todas las personas que contraen una enfermedad meningocócica invasiva necesitan tratamiento en el hospital, por lo que las personas de 65 años y más deberían vacunarse, afirmó.

La Dra. Carolyn Bridges, directora asociada de inmunización de personas adultas de la División de Servicios de Inmunización de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., comentó que la cantidad de adultos "que reciben las vacunas recomendadas sigue siendo demasiado baja, a pesar de mejoras modestas en la vacuna Tdap (tétanos, difteria y pertussis) y contra el VPH (virus del papiloma humano)".

Por ejemplo, añadió, alrededor del 62 por ciento de las personas de 65 años y mayores han recibido la vacuna de neumococos, que protege contra la meningitis, la neumonía y las infecciones sanguíneas, que en ocasiones puede hacer peligrar la vida. Como ocurre con la mayor parte de las vacunas, la mayoría de los vacunados son blancos, y las personas negras, asiáticas e hispanas se quedan atrás, señaló.

Alrededor del 13 por ciento de los adultos afirmaron que se habían vacunado contra el tétanos, lo que supuso un aumento del 4 por ciento desde 2010, indicó Bridges. Pero "eso está muy por debajo de donde nos gustaría que fuera", añadió.

"Disponemos de unos datos iniciales de más 9,300 casos de pertussis (tos ferina) en personas adultas en 2012 y casi 42,000 casos en total, y se trata de la mayor cantidad de casos que hemos visto en este país en un solo año desde 1955", señaló Koh.

Desde el 5 de enero han fallecido 18 personas de tos ferina, la mayoría de las cuales se trataba de niños menores de 3 meses, aseguró Koh. La mayoría de estos bebés contrajeron la enfermedad en casa al contagiarse de un adulto, afirmó.

Las personas adultas, sobre todo las que conviven con niños y mujeres embarazadas, deberían recibir la vacuna Tdap, indicó Bridges.

Solo aproximadamente un 36 por ciento de las personas adultas de EE. UU. con un alto riesgo de contraer hepatitis B se han vacunado, y solo el 13 por ciento se han vacunado contra la hepatitis A, comentó.

La cantidad de mujeres de 19 a 26 años que se han vacunado contra el virus del papiloma humano, que protege contra el cáncer cervical y otras enfermedades causadas por el virus, ha aumentado y ahora está en casi el 30 por ciento, según el informe.

Los CDC recomiendan a las mujeres que reciban tres dosis de la vacuna contra el VPH para cuando tengan 26 años, explicó Bridges. "Lo ideal sería que esta vacuna se suministrara en la adolescencia", indicó.

La última vacuna recomendada para los adultos es la vacuna contra el herpes zóster, que protege contra la culebrilla, provocada por el mismo virus que causa la varicela. En 2011, casi el 16 por ciento de las personas de 60 años y mayores afirmaron que se habían vacunado, casi la misma cantidad que en 2010, comentó Bridges.

Koh señaló que con la Ley de atención asequible, las personas que se inscriban en planes de salud después de 2010 pueden vacunarse sin copagos ni deducibles.

Para aumentar el número de personas adultas que se vacunan, los CDC recomiendan a los médicos que comprueben las vacunas que reciben los pacientes y que lo incluyan como una parte rutinaria de los chequeos.

Los hallazgos fueron publicados el 29 de enero en la revista Morbidity and Mortality Weekly Report de los CDC.

El Dr. Marc Siegel, profesor asociado de medicina en el Centro Médico Langone de la NYU en la ciudad de Nueva York, comentó que "hay enfermedades emergentes ahí afuera, algunas de las cuales son recurrentes, como la tos ferina y el VPH, que son epidemias".

Las bajas tasas de vacunación contra estas enfermedades son la prueba de que muchas personas no entienden lo básico sobre las vacunas, afirmó. En primer lugar, no puede contraer una enfermedad a partir de la vacuna. Además, existen mitos de que las vacunas pueden causar daños, añadió.

"La razón por la que hay que vacunarse es la inmunidad grupal", afirmó Siegel. Las vacunas no solo protegen a la persona vacunada, sino que cuanta más gente se vacune menos cantidad de gérmenes estarán en circulación, afirmó.

Siegel señala que la viruela y el polio han sido erradicados gracias a las vacunas.

Más información

Para más información sobre las vacunas para los adultos, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo