SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Muchos padres de ingresos más altos no están haciendo vacunar a sus hijos, según un informe

Por Amanda Gardner, Reportero de Healthday -

Se temen más brotes a medida que los índices de vacunación infantil en planes comerciales de salud caen vertiginosamente

MIÉRCOLES, 3 de noviembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- Los índices de vacunación de los niños asegurados por planes comerciales se redujo en casi cuatro puntos porcentuales entre 2008 y 2009, a pesar de que el índice de niños beneficiarios de Medicaid que se hacen vacunar está aumentando.

"Los índices han estado mejorando gradualmente en los planes comerciales. Es la primera vez que hemos visto una reducción, y esta es bastante marcada", aseguró Sarah Thomas, vicepresidenta de políticas públicas y comunicación del Comité Nacional de Aseguramiento de la Calidad, que recientemente publicó su informe anual State of Health Care Quality (Estado de la calidad de la atención de salud).

Aunque los índices de vacunación del año pasado continuaban siendo principalmente mayores entre los niños de planes privados de salud, frente a Medicaid, los investigadores y otros expertos sospechan que hay una tendencia contraintuitiva en la demografía estadounidense. Los padres de clase socioeconómica relativamente alta, que usualmente tienen más educación e ingresos relativamente elevados, están evitando las vacunas por temor a su seguridad. Los individuos pobres están aprovechando su acceso a atención gratuita o a un costo extremadamente bajo para hacer vacunar a sus hijos.

"No exploramos realmente las razones [para la tendencia], aunque una hipótesis destacada indica que los padres han decidido no hacer vacunar a sus hijos por preocupación acerca del potencial de efectos secundarios e incluso de autismo", señaló Thomas.

"Yo argumentaría que los padres están haciendo lo que creen que es mejor para sus hijos. Simplemente, están mal informados", aseguró el Dr. Robert W. Frenck, Jr., profesor de pediatría del Centro Médico del Hospital Infantil de Cincinnati.

La percepción de que las vacunas causan autismo, que no tiene apoyo de investigaciones científicas, también está siendo pregonada por muchas celebridades atractivas.

Parte de esa falta de información podría provenir de "estrellas de cine o personalidades muy atractivas que hablan con mucha fluidez, que están dando información sobre lo malas que son las vacunas", aseguró Frenck. "Los médicos de edad madura y desaliñados" elogian el valor de la vacunación y podrían no ser escuchados en medio del ruido.

"Otra idea es que la gente tiene deducibles más altos y eso podría haber creado algunas reducciones en el uso de estos servicios porque los padres deciden que no desean gastar dinero", señaló Thomas.

El informe se basó en informes voluntarios de mil planes sobre 118 millones de estadounidenses, además de datos de Medicaid, que ofrece cobertura en salud gratuita o solo con copagos para algunas personas de bajos ingresos que de otro modo no podrían pagarla. (En ciertos casos, los niños podrían ser elegibles para cobertura incluso si los padres no).

Los autores hallaron una reducción en varias vacunaciones rutinarias de la infancia. Las vacunas para sarampión, paperas y rubéola (triple o SPR) se redujeron de 93.5 por ciento en 2008 a 90.6 por ciento en 2009. Los índices de difteria, tétano y tos ferina se redujeron de 87.2 a 85.4 por ciento en ese período de un año. Además la proporción de niños que recibieron vacunas para varicela se redujo de 92 por ciento en 2008 a 90.6 por ciento en 2009.

La Dra. Gabrielle Gold-von Simson, profesora asistente de pediatría de la Facultad de medicina de la Universidad de Nueva York, considera que el éxito con los índices de Medicaid "se debe a programas de vacunas para niños y otros programas dedicados a suministrar vacunas para niños a bajo o a ningún costo".

"Me parece que es un éxito para la salud pública de algún modo", agregó.

Sin embargo, a los expertos les preocupa que si la tendencia a la baja en más familias continúa pueda poner en riesgo la salud pública.

"La gente necesita entender que solo hay una enfermedad que hemos eliminado de la faz de la tierra hasta ahora y es la viruela", señaló Frenck. Eso significa que otras enfermedades, como la poliomielitis, continúan acechando y podrían infectar a cualquiera que no esté vacunado.

Está el asunto de los casos recientes de tos ferina en California, en los que enfermaron más de 6,200 personas, la mayor cantidad de casos informados en los últimos sesenta años, y en los que murieron diez bebés, según el departamento de salud estatal.

También ha habido brotes de paperas entre estudiantes universitarios, aseguró Frenck.

Thompson tiene la esperanza de que los esfuerzos recientes para promover la seguridad de las vacunas con el tiempo revertirá esta tendencia.

"Las vacunas se encuentran entre las terapias más seguras y efectivas con las que cuenta la medicina. Punto. Funcionan para niños y para adultos, sobre todo para los primeros porque las primeras vacunas contra la polio se desarrollaron hace ya casi sesenta años", recalcó el Dr. Lee M. Sanders, profesor asociado de pediatría de la Facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades tienen más información sobre la programación de vacunación en la infancia.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?