SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Muchas personas podrían recibir desfibriladores implantables innecesarios

Por Steven Reinberg, Reportera de Healthday -
Muchas personas podrían recibir desfibriladores implantables innecesarios

Según los expertos, más atención para las directrices podría reducir procedimientos innecesarios

MARTES, 4 de enero (HealthDay News/HolaDoctor) -- Un estudio reciente halla que cerca del 20 por ciento de los pacientes estadounidenses que reciben un desfibrilador cardioversor implantable (DCI) podrían no necesitarlo.

Los pacientes que reciben DCI no indicados en las directrices se someten a mayor riesgo de muerte y complicaciones graves que los pacientes que cumplen los requisitos para recibirlo, según aseguran los investigadores en la edición del 5 de enero de la Journal of the American Medical Association.

"Nuestros hallazgos resaltan la importancia de realzar la adhesión de los médicos a la práctica basada en evidencias", señaló la Dra. Sana M. Al-Khatib, profesora asociada de medicina del Instituto de Investigación Clínica Duke.

"Hay una gran oportunidad para mejorar el desempeño de los centros", agregó.

Para los pacientes de insuficiencia cardiaca sistólica avanzada, un DCI puede prevenir la muerte cardiaca repentina. Sin embargo, según los investigadores, las directrices recomiendan no usarlos en pacientes que se están recuperando del ataque cardiaco o de la cirugía cardiaca, así como aquellos que tienen síntomas graves de insuficiencia cardiaca o se les ha diagnosticado recientemente insuficiencia cardiaca.

Para determinar cuántos DCI se implantan que no cumplen con las directrices, Al-Khatib y sus colegas analizaron la información sobre DCI en el Registro nacional de datos cardiovasculares entre enero de 2006 y junio de 2009.

Los investigadores hallaron que durante este tiempo, se implantaron 111,707 DCI, de los cuales 25,145 (22.5 por ciento) no cumplían con los criterios actuales.

Entre los pacientes que recibieron implantes no especificados en las directrices, el 36.8 por ciento había sufrido un ataque cardíaco y el 62.1 por ciento sufría de insuficiencia cardiaca.

El equipo de investigación halló que hubo ligeramente más muertes intrahospitalarias entre el grupo que no cumplía con las directrices que entre aquellos a quienes se habían implantado los DCI que sí cumplían los requisitos (0.57 por ciento frente a 0.18 por ciento) y su riesgo de complicaciones también fue superior (3.23 por ciento frente a 2.41 por ciento).

Los autores del estudio anotaron que, en general, la mayoría de los DCI fueron implantados por electrofisiólogos (66.6 por ciento), seguidos por cardiólogos que no eran electrofisiólogos (24.8 por ciento), cirujanos torácicos (2.6 por ciento) y otros especialistas (6.1 por ciento).

Sin embargo, los investigadores hallaron que los electrofisiólogos recetaron la menor proporción posible de DCI posiblemente no necesitados. La mayoría fueron implantados por cirujanos torácicos y cardiólogos que no eran electrofisiólogos.

El Dr. Alan Kadish, presidente y director ejecutivo del Colegio Touro de la ciudad de Nueva York y autor de un editorial acompañante en la revista, aseguró que algunos de los llamados DCI innecesarios probablemente se implantaron con una buena razón.

"Para algunas personas, las directrices no son claras y la implantación probablemente sea adecuada", dijo. "Sin embargo, sigue habiendo una cantidad significativa de personas que recibieron DCI sin necesitarlos, según los criterios actuales", agregó.

Kadish sugirió varias razones para los DCI innecesarios, como la falta de conocimiento acerca de las directrices o de las áreas poco claras de ellas en las que un DCI podría mejorar los resultados para los pacientes, a pesar de no estar especificados en los criterios.

"Podría haber algunos médicos que, de manera inapropiada, los están implantando", según Kadish, "aunque me parece que se trata de una minoría de los implantes no especificados en las directrices".

El dinero realmente no es un incentivo para que los médicos implanten DCI, dijo. El procedimiento puede costar $50,000 o más, buena parte de lo cual cubre el costo del dispositivo y las tarifas hospitalarias. Apenas una pequeña porción corresponde al médico, dijo.

Si su médico quiere recetar un DCI, Kadish recomienda preguntar si su uso cumple con las directrices o si se trata de la medida correcta, aunque no cumple con las directrices.

El Dr. Gregg C. Fonarow, vocero de la American Heart Association y profesor de cardiología en la Universidad de California en Los Ángeles, señaló que los hallazgos señalan "la necesidad de realzar la atención basada en evidencias y la retroalimentación sobre la calidad a los proveedores de atención de la salud", acerca del uso de DCI.

La retroalimentación a los hospitales puede mejorar la adhesión a las recomendaciones de las directrices, lo que con el tiempo podría reducir costos de atención de la salud innecesarios y beneficiar la salud de los pacientes, señalaron los autores.

Más información

Para más información sobre los DCI, visite el Instituto Nacional del Corazón, Pulmones y Sangre.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?