SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Millones tendrán menos dinero para comer

Por -
Millones tendrán menos dinero para comer
CRÉDITO: GETTY IMAGES

El récord de 47.7 millones de personas que dependen de las estampillas de alimentos (Food Stamps) para completar el almuerzo y la cena de cada día son las nuevas víctimas de los recortes del Gobierno. A partir de hoy, 1 de noviembre, una familia de 4 miembros recibirá $36 dólares menos por mes de esta ayuda federal, lo que, aseguran expertos, impactará en la nutrición de niños y adultos.

El recorte en el Programa Asistencial de Nutrición Suplementaria (SNAP, por sus siglas en inglés) es del 5%, lo que significa que una familia de 8 miembros recibirá $65 dólares menos al mes en forma de estampillas de alimentos (Food Stamps).

El promedio total que recibió un hogar en los 50 estados y el Distrito de Columbia fue en 2012 de $278 dólares, indica el Departamento de Agricultura, que gerencia este programa federal. Es decir, el impacto del recorte será significativo.

Con los recortes en marcha, en un año significarán $5 mil millones de dólares menos en estampillas de alimentos.

A nivel estatal, por ejemplo Georgia recortará $210 millones en beneficios; Ohio, $193 millones, según las cifras del Center on Budget and Policy Priorities.

Pero los estados en donde más impactará este recorte será en los que hay más residentes utilizando este beneficio. Hay 12 estados en los que 1 de cada cinco hogares recibe estampillas de alimentos.

Y, en todos los estados, son las poblaciones más vulnerables las que reciben la ayuda. En Nueva York por ejemplo, un millón de adultos mayores y personas con discapacidades se verán fuertemente afectadas. Cerca de 2.3 millones de niños en California y una cifra similar en Texas también sufrirán por este recorte.

Esta medida del Congreso revierte una opuesta aprobada en 2009, que elevaba el nivel de beneficios en estampillas de alimentos bajo el estímulo impulsado por la Administración de Barack Obama (American Reinvestment and Recovery Act).

Expertos como Rachel Sheffield, de Heritage Foundation, aseguran que estos recortes son temporales. "No se está cancelando el programa", dijo.

A pesar que la economía ha ido mejorando, el programa SNAP se triplicó en una década: en la década del 2000 se gastaron $20 mil millones anuales en estampillas de alimentos, mientras que en el último año fiscal, el gasto fue de $78.4 mil millones.

Además del impacto en la canasta familiar mensual, unas 4 millones de personas seguramente pierdan el beneficio el próximo año, a causa de los recortes.

La congresista republicana Virginia Foxx, quien aboga por un cambio en el programa SNAP, asegura que con recortes y cambios, las estampillas finalmente ayudarán "a quienes realmente las necesitan".

Michael Tanner, del Cato Institute, dijo a la agencia de noticias Reuters que la mejor manera de modificar el programa para evitar estos feroces recortes sería que lo administraran los estados. "Los políticos tienen que buscar ideas novedosas para salvar estos beneficios, en vez de jugar con los números", sentenció.

Un estudio de julio de 2013, realizado por la Robert Wood Johnson Foundation y The Pew Charitable Trusts ya vaticinaba los problemas que generaría para las familias la pérdida de parte de las estampillas de alimentos.

Este estudio indica que los niños que se alimentan con la ayuda del SNAP tienen menos problemas de desarrollo, mejor escolarización, y sufren menos asma. También tienen menos tasas de obesidad, lo que los ayudará a ser adultos libres de diabetes.

Según el trabajo, 1.2 millones de niños podrían quedar fuera de los beneficios del SNAP tras estos recortes. Y millones que recibirían menos estampillas también verían el impacto en sus almuerzos y cenas.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?