SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Más niñas obesas en hogares con problemas

Por HealthDay -
Más niñas obesas en hogares con problemas


Las niñas de hogares problemáticos son más propensas a ser obesas a los cinco años que las de hogares más felices, muestra una investigación publicada recientemente en la revista Pediatrics. Sin embargo, los investigadores no hallaron la misma asociación entre el peso de los varones y las situaciones familiares difíciles.

En el estudio, los investigadores evaluaron datos sobre más de 1,600 niños en edad preescolar del Estudio de Familias Frágiles y Bienestar Infantil, que evalúa la salud y el bienestar de los niños, sobre todo los nacidos de familias de bajos ingresos o madres solteras.

Alrededor de la mitad de los niños eran negros, 27 por ciento hispanos y 22 por ciento blancos. Cuando tenían uno y tres años de edad, se preguntó a las madres sobre seis factores disparadores de estrés: violencia doméstica, depresión, abuso de drogas, inseguridad en la vivienda, inseguridad alimentaria (que no siempre hay suficiente comida nutritiva en casa) y si el padre del niño estaba en prisión. A los cinco años se midió la estatura y el peso de los niños, y el 17 por ciento resultaron ser obesos.

Las niñas cuyas madres reportaron dos o más estresores cuando sus hijas tenían entre uno y tres años, resultaron ser el doble de propensas a ser obesas a los cinco años. Los resultados sugieren que los pediatras y quienes intentan controlar la epidemia de obesidad infantil deben tomar en cuenta las dinámicas familiares y el ambiente del hogar, y no solo el peso de una niña.

"Para las familias que experimentan todos esas fuentes de estrés, la obesidad es una cosa más, y quizás no sea una prioridad", señaló Shakira Suglia, profesora del departamento de epidemiología de la Universidad de Columbia, en Nueva York.

"Cuando atendemos a obesos de cinco años,  no se trata sólo de lo que comen y de su actividad física. Hay otras cosas en el ambiente familiar que hay que abordar para mejorar la salud del niño", agregó Suglia.

Se cree que hay varios nexos entre estrés y obesidad, según planteó Christina Bethell, profesora del departamento de pediatría de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón.

"La conexión entre el estrés, las conductas de salud y la obesidad es profunda, y muchos afirman que para afrontar la obesidad, primero hay que  afrontar los problemas psicosociales y el estrés", señaló Bethell.

Quizás haya una relación directa y los niños estresados por una vida familiar difícil podrían ser más propensos a comer alimentos muy calóricos. Y puede suceder que las madres con un entrono adverso quizás no estén emocionalmente disponibles para sus hijos, apuntó Suglia, y podrían sentarlos frente a la tele o darles comida basura para mantenerlos ocupados mientras afrontan sus propios problemas.

¿Por qué no hubo una asociación entre la obesidad y los hogares con problemas entre los varones? “Es posible que las niñas internalicen las cosas de forma distinta; hay estudios que muestran que actúan de forma distinta ante el estrés: tienden a internalizar más y a tener más conductas depresivas", dijo Suglia.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?