SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Más de una cuarta parte de los pacientes de accidente cerebrovascular llegan a emergencias en la 'hora dorada'

Por Ed Edelson, Reportera de Healthday -
Más de una cuarta parte de los pacientes de accidente cerebrovascular llegan a emergencias en la 'hora dorada'

Pero muchos no reciben un medicamento crítico para deshacer coágulos, encuentra un estudio

JUEVES, 3 de junio (HealthDay News/DrTango) -- Los investigadores informan que apenas alrededor de una cuarta parte de las personas que sufren accidentes cerebrovasculares (ACV) causados por el bloqueo de las arterias llegan al hospital en un plazo de una hora del ataque, la "hora dorada" en que se espera que el tratamiento con un potente medicamento para disolver coágulos funcione mejor.

El informe anota que apenas uno de cada cuatro pacientes que llega en un plazo de una hora recibe la terapia que potencialmente salva vidas, llamada activador del plasminógeno tisular (APT).

En general, hay una "modesta tendencia a la mejora" en el tiempo de llegada al hospital de los pacientes de ACV isquémico, la forma más común, señaló el autor del estudio, el Dr. Jeffrey L. Saver, director del Centro del Accidente Cerebrovascular de la Universidad de California, en Los Ángeles.

El informe de su equipo utiliza datos de casi 107,000 pacientes de ACV tratados entre 2003 y 2007 en 905 hospitales que participaban en el programa Get With the Guidelines - Stroke (Cumpliendo directrices - Accidente cerebrovascular) de la American Stroke Association.

El ACV isquémico, en que un coágulo bloquea una arteria, puede tratarse mediante la inyección de APT, que puede disolver el bloqueo con rapidez. Restaurar el flujo de la sangre rápidamente es clave para limitar el daño causado por el ACV.

Las directrices actuales indican que el APT se debe administrar hasta 4.5 horas tras el accidente cerebrovascular, pero lo mejor es usarlo entre una y tres horas después del ACV.

El momento de llegada es clave para obtener el tratamiento en ese periodo, muestra el estudio. Si bien uno de cada cuatro pacientes de los que llegaron en la "hora dorada" recibió el APT, apenas uno de cada ocho de los que llegaban entre una y tres horas después del inicio del ACV recibieron el fármaco, y casi ninguno de los que llegaron después de ese periodo recibieron el tratamiento.

¿Por qué tantos pacientes no reciben APT, aunque lleguen al hospital relativamente pronto? Según Saver, hay varios pasos necesarios antes de que se pueda administrar el tratamiento. "Un médico de ACV debe examinar al paciente para determinar que ha habido un accidente cerebrovascular, hay que hacer un escáner cerebral para determinar si se trata de un ACV isquémico, hay que hacer pruebas de sangre para asegurar que la terapia con APT sea segura, se debe tomar un historial médico y hay que obtener el consentimiento informado", apuntó.

Saver señaló que se están tomando varias medidas para acelerar ese proceso de evaluación. Una de estas medidas es que los paramédicos de la ambulancia llamen al hospital para alertar sobre la probable necesidad de tratamiento del ACV.

Otro esfuerzo se dirige a aumentar la concienciación pública sobre los síntomas de ACV y lo que se debe hacer cuando ocurre, apuntó el Dr. Ralph S. Sacco, presidente de neurología de la Facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami, y presidente electo de la American Heart Association.

El programa de educación pública de la asociación enfatiza el reconocimiento de los síntomas del accidente cerebrovascular, como la aparición repentina de pérdida de la visión, problemas del habla, mareo grave y dolor de cabeza fuerte.

"Actualmente, le pedimos al público llamar al 911 cuando ocurre un ACV, porque 'el tiempo es cerebro', y cualquier retraso en llegar a un centro de atención del accidente cerebrovascular reduce las probabilidades de mejora", advirtió Sacco.

Las personas que llaman deben esperar que los paramédicos lleguen, en vez de ir solos al hospital, aconsejó Sacco. "Los estudios han mostrado que los que llegan al hospital con su familia no son priorizados según el triage tan rápidamente para el ACV como los que llegan en ambulancia", dijo.

El triage es la determinación del problema que llevó al paciente al hospital, y la priorización del paciente en relación con otros que esperan atención.

Un momento realmente crítico, reconocer que se trata de un ACV, ocurre en los momentos previos a la llamada al 911, apuntó Sacco.

"La falta de conocimiento de las señales de advertencia del ACV es el principal motivo de que la gente no obtenga tratamiento a tiempo", lamentó.

Más información

Para más información sobre las señales de advertencia del accidente cerebrovascular, visite la American Heart Association.


Artículo por HealthDay, traducido por Dr. Tango

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?