SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los videojuegos se vinculan con la agresividad, según un grupo de psicólogos

Los videojuegos se vinculan con la agresividad, según un grupo de psicólogos

Pero el vínculo con la violencia real no está claro, y otros factores quizá influyan, señala un grupo de trabajo de la APA

MARTES, 18 de agosto de 2015 (HealthDay News) -- Hay un vínculo entre los videojuegos violentos y unos niveles más altos de agresividad en los jugadores, según un informe reciente de un importante grupo de psicólogos.

Pero no hay suficiente evidencia para probar que jugar videojuegos violentos aumente el riesgo de conductas o violencia criminales, señaló el Grupo de Trabajo sobre los Medios de Comunicación Violentos de la Asociación Americana de Psicología (American Psychological Association, APA).

Los miembros del grupo de trabajo revisaron estudios publicados entre 2005 y 2013.

"La investigación demuestra una relación constante entre el uso de videojuegos violentos y aumentos en la conducta agresiva, [los pensamientos y emociones] agresivos y reducciones en la conducta prosocial, la empatía y la sensibilidad a la agresividad", según el informe.

En un comunicado de prensa de la APA, Mark Appelbaum, presidente del grupo de trabajo, señaló que "los científicos han investigado los videojuegos violentos durante más de dos décadas, pero hasta la fecha hay investigaciones muy limitadas que aborden si los videojuegos violentos hacen que las personas cometan actos de violencia criminal".

"Pero el vínculo entre la violencia en los videojuegos y una mayor agresividad en los jugadores es uno de los más estudiados y mejor establecidos en el campo", añadió.

Aún así, los resultados de los estudios han sido contradictorios. A principios de 2014, un estudio de 3,000 niños de unos investigadores de la Universidad Estatal de Iowa encontró que la exposición frecuente a los videojuegos violentos parecía aumentar las probabilidades de conducta agresiva en niños y adolescentes.

Pero otro estudio de 2014, de la Universidad de Stetson en Florida, encontró que entre 1996 y 2011 las tasas de violencia entre los jóvenes de Estados Unidos se redujeron, aunque los videojuegos se hicieron más violentos con el tiempo.

Las preocupaciones sobre una conexión entre el uso de videojuegos y la violencia aumentaron de forma marcada en 2012 después de que Adam Lanza disparara y matara a 20 niños y a 6 maestros de la Escuela Primaria Sandy Hook, en Connecticut. Lanza estaba obsesionado con los videojuegos violentos, y tras la masacre algunos miembros del Congreso hicieron un llamado a que se les impusieran restricciones.

Pero el nuevo informe del panel de la APA concluyó que es prematuro culpar solo a los videojuegos por cualquier aumento en la tendencia a la violencia de un jugador.

"Ningún factor único conduce de forma constante a una persona a actuar de forma agresiva o violenta", escribió el grupo de trabajo. "En lugar de ello, lo que conduce a una conducta agresiva o violenta es la acumulación de factores de riesgo. La investigación que se revisó demuestra que el uso de videojuegos violentos es uno de esos factores de riesgo".

La Asociación de Software de Entretenimiento (Entertainment Software Association), un grupo que representa al sector de los videojuegos, criticó los hallazgos.

"Muchos profesionales médicos, investigadores y juzgados descreditan la tesis fundamental de su argumento", dijo el grupo en una declaración, según reportes de CBS News. "Al descartar investigaciones similarmente defectuosas, la Corte Suprema de EE. UU. dictaminó específicamente que 'los estudios psicológicos que pretenden mostrar una conexión entre la exposición a los videojuegos violentos y efectos nocivos en los niños no prueban que esa exposición provoque que los menores de edad actúen de forma agresiva'. No podríamos haberlo dicho mejor".

Pero, basándose en el nuevo informe, la APA solicita a los fabricantes de videojuegos que diseñen productos que ofrezcan a los padres un mejor control sobre el grado de violencia en los juegos, y que diseñen juegos que se correspondan con la edad y el desarrollo mental de los jugadores. La APA también pidió más investigación para saber más sobre los efectos de los videojuegos violentos.

Por ejemplo, hay una carencia de conocimiento sobre si los videojuegos tienen efectos distintos en las chicas y en los chicos, sobre cómo esos juegos afectan a niños menores de 10 años, y sobre cómo los juegos afectan al desarrollo de los niños.

"Sabemos que la conducta agresiva tiene varios factores de riesgo", dijo Appelbaum. "Lo que los investigadores deben hacer ahora es llevar a cabo estudios que observen los efectos de jugar videojuegos en las personas en riesgo de agresividad o violencia debido a una combinación de factores de riesgo. Por ejemplo, ¿cómo interactúan la depresión o la delincuencia con el uso de videojuegos violentos?".

"Aunque hay cierta variación entre los estudios individuales, ha emergido un patrón general firme y constante de muchos años de investigación que provee confianza en nuestras conclusiones generales", afirmó Appelbaum.

"Y como en la mayoría de áreas de la ciencia, el panorama presentado por esta investigación es más complejo de lo que usualmente se incluye en la cobertura noticiosa y otras informaciones preparadas para el público en general", concluyó.

Más información

La Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente (American Academy of Child & Adolescent Psychiatry) ofrece más información sobre los niños y los videojuegos violentos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?