Editar mi perfil

Los vecindarios más pobres con frecuencia cuentan con parques menos seguros

Por Serena Gordon, Reportero de Healthday -

Un estudio de Chicago halló que muchos necesitaban soluciones fáciles, como añadir más virutas de madera

LUNES, 21 de enero (HealthDay News) -- La mayoría de parques son seguros para los niños, pero muchos (sobre todo los que están en vecindarios más pobres) necesitan mejoras, halló un sondeo del área de Chicago.

La buena noticia es que muchos de los problemas de seguridad, como aumentar la profundidad de la cubierta de virutas de madera de las superficies de los parques, son fácilmente corregibles. Y un aterrizaje más suave puede significar la diferencia entre una caída inocua y una que provoque una lesión grave, señalaron los expertos.

Cuando los investigadores dieron seguimiento más adelante a los parques que no eran tan seguros, ya se habían corregido muchos de los problemas.

"Suministramos nuestra información al distrito de parques, y pudieron mejorar la calidad de los parques de forma bastante dramática", aseguró la autora principal del estudio, la Dra. Karen Sheehan, directora médica del Centro de Prevención e Investigación de las Lesiones del Hospital Pediátrico Lurie de Chicago.

"También estamos poniendo estos datos a disposición de las comunidades, para que sepan lo que ocurre. Con frecuencia, se trata de movilizar la voluntad política. Tenemos que reconocer que el acceso a unos parques seguros es parte de la solución para la epidemia de obesidad. Si podemos lograr que los niños salgan a jugar a un lugar agradable, serán más activos", aseguró Sheehan.

El estudio apareció en línea el 21 de enero, y será publicado en la edición impresa de febrero de la revista Pediatrics, junto con un editorial de la autoría del Dr. Gary Smith, director del Centro para la Investigación y las Políticas sobre las Lesiones del Hospital Pediátrico Nacional, en Columbus, Ohio.

"Los parque son mucho más que algunos equipos y terreno. Los parques y los espacios verdes pueden hacer que los vecindarios se unifiquen", apuntó Smith. "Pueden ayudar a mantener a los niños activos y prevenir la obesidad infantil. El juego ayuda a reducir las conductas no deseadas y a mejorar el rendimiento en clases. Jugar es la ocupación de los niños. Y los parques son un lugar donde pueden retarse y esforzarse para crecer física y socialmente".

En el área de Chicago hay unos 500 parques, según la información de respaldo del estudio. Los investigadores evaluaron 467 de esos parques en 2009, y 459 en 2010. En 2011, los investigadores volvieron y reevaluaron los 154 parques que no habían resultado satisfactorios en el sondeo de 2010.

El mayor problema era la superficie de los parques. Casi uno de cada cuatro de estos parques no contaba con una superficie adecuada, que es una superficie uniforme hecha de goma u otro material que absorba la energía, o relleno de virutas de madera.

"Si un parque se hace de la forma correcta con una superficie adecuada, cuando un niño que se está subiendo en algún sitio se cae, puede levantarse de nuevo y quitarse el polvo, en lugar de sufrir una fractura ósea o una lesión cerebral traumática", explicó Smith.

El estudio halló que en los parques con una superficie de relleno, la mayoría no tenían los 23 a 30 centímetros (9 a 12 pulgadas) de relleno recomendados. Pero casi todos los parques sí tenían cubiertas sobre los cimientos de concreto que se utilizan para fijar el equipo de los parques, y proveían una zona de uso de superficie blanda de 183 centímetros (6 pies).

El óxido o la pintura que se desconchaba eran un problema significativo en dos tercios de los parques.

Los investigadores también hallaron que en las áreas donde viven más niños, había más parques con problemas, pero menos parques en total.

De forma similar, los vecindarios donde un mayor porcentaje de la población vive por debajo del nivel de pobreza tenían más parques con problemas, y también menos parques en total. Las áreas con más negros tenían más parques con problemas, y las áreas con más hispanos tenían menos parques, según el estudio.

Sheehan dijo que la falta de dinero podría ser un problema en algunas de esas comunidades, aunque apuntó que el distrito de parques trabajaba en los parques de todas las áreas. Comentó que en algunos casos la falta de disponibilidad de parques tiene que ver con las áreas. Quizás haya muchos edificios industriales, y poco espacio libre. Si las áreas industriales están abandonadas, algunas podrían hallarse contaminadas, anotó.

Smith, el autor del editorial, señaló que aumentar la accesibilidad a los parques y terrenos de juego con frecuencia conlleva unas asociaciones exclusivas. Apuntó que en Columbus, donde hay muchos vertederos de gomas usadas, pudieron combinar un programa ambiental que fomentaba el reciclaje de las gomas con colocar superficies nuevas en los parques. Esto no solo hizo que los parques fueran más seguros y accesibles para los niños con discapacidades, sino que también redujo las montañas de gomas usadas en el área de Columbus, señaló.

Tanto Sheehan como Smith dijeron que el aspecto de seguridad más importante de un parque es su superficie.

Cuando los investigadores volvieron en 2011 a reevaluar los parques que no habían pasado el sondeo, hallaron que en ese momento el 40 por ciento recibían una calificación de aprobado. También hallaron una mejora general, ya que las puntuaciones promedio pasaron del 61 al 67 por ciento.

Más información

Para más información sobre la seguridad en los parques, visite la Child Injury Prevention Alliance.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo