Editar mi perfil

Los riñones de los pacientes muertos son tan duraderos como los de que aquellos que se consideran en muerte cerebral

El hallazgo podría significar que haya más órganos disponibles para los que los necesitan

JUEVES, 19 de agosto (HealthDay News/HolaDoctor) -- Un nuevo estudio británico encuentra que los riñones trasplantados de pacientes cuyos corazones han dejado de latir son igual de eficaces que los de pacientes que estaban en muerte cerebral, pero seguían con vida.

Los cirujanos se han preocupado de que los riñones de pacientes cuyos corazones se han detenido podrían ser más débiles y menos duraderos.

En el nuevo estudio, el profesor J. Andrew Bradley, de la Universidad de Cambridge, y colegas exploraron una base de datos de 9,143 pacientes de trasplante de riñón de 2000 a 2007. De éstos, 845 provenían de personas cuyos corazones habían dejado de latir tras la decisión de retirar el soporte vital. Los demás provenían de pacientes en muerte cerebral.

El estudio, que aparece en línea en la revista The Lancet, mostró que los riñones de ambos tipos rendían igual de bien al año y a los cinco años del trasplante, respecto a su supervivencia en el organismo, en pacientes que habían recibidos trasplantes por primera vez.

"Los riñones de donantes controlados en muerte cardiaca proveen un buen resultado en términos tanto de la supervivencia del injerto como de su funcionamiento en personas que han recibido el órgano por primera vez, y deben considerarse como equivalentes a los riñones de donantes en muerte cerebral", escribieron los investigadores. "Los factores que se ha mostrado afectan el resultado del trasplante para donantes en muerte cardiaca ayudarán a guiar la toma de decisiones clínicas e informar las políticas futuras de asignación".

El Dr. Jonathan S. Bromberg, especialista en trasplantes del Centro Médico Mount Sinai en la ciudad de Nueva York, afirmó que otras investigaciones también han mostrado que los órganos trasplantados funcionan más o menos igual, independientemente de si provenían de donantes muertos o en muerte cerebral.

Extirpar órganos de pacientes cuyos corazones han dejado de latir plantea ciertos desafíos, reconoció Bromberg. Es más probable que tengan ciertos tipos de daño, apuntó, y "por tanto, se debe tener un mayor cuidado para procurar los órganos con cuidado, reducir el tiempo de preservación tanto como sea posible, y asignar los órganos donados a receptores que tengan menos probabilidades de rechazarlos".

Aún así, dijo, los órganos de donantes muertos "pueden tener excelentes resultados, y el trasplante de riñón es superior a la diálisis desde un punto de vista médico y económico, así que se debe fomentar y respaldar los esfuerzos por aumentar la existencia de órganos".

Más información

Para más información sobre los trasplantes de riñón, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo