SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los revisores de los medicamentos contra el cáncer de la FDA con frecuencia luego pasan a la industria, según un estudio

Por Karen Pallarito, Reportera de HealthDay -
Los revisores de los medicamentos contra el cáncer de la FDA con frecuencia luego pasan a la industria, según un estudio

Un análisis plantea preocupaciones sobre la capacidad de los reguladores de actuar por el bien del interés público, sugieren unos investigadores

MARTES, 27 de septiembre de 2016 (HealthDay News) -- Entre los empleados federales que revisan las nuevas solicitudes para medicamentos contra el cáncer en la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU., más o menos la mitad de los que lo dejan para trabajar en otro lugar terminan trabajando en la industria que antes regulaban.

Eso fue lo que los investigadores de la Universidad de Salud y Ciencias de Oregón (OHSU) concluyeron tras seguir el historial profesional de 55 revisores de la FDA de nuevos medicamentos para la sangre y el cáncer.

Los hallazgos plantean inquietudes sobre la capacidad de los reguladores de tomar decisiones imparciales por el bien del interés público, sugieren los investigadores.

"Si alguien dejaba la FDA, el 57.7 por ciento de las veces trabajaba y asesoraba a la industria", dijo el Dr. Vinay Prasad, hematólogo, oncólogo y profesor asistente de medicina.

"Es sorprendentemente alto", añadió Prasad, coautor de una carta que aborda el tema y que se publicó en la edición del 27 de septiembre de la revista BMJ.

Las preocupaciones sobre la "puerta giratoria" entre el gobierno y la industria no son nuevas.

Según el Dr. Michael Carome, director del grupo de investigación en salud de Public Citizen, "hace años que decimos... que la FDA se ha vuelto demasiado amigable con la industria". Public Citizen es una organización sin fines de lucro de defensoría de los derechos del consumidor.

"Dudo que esto sea exclusivo de la división de hematología y oncología", añadió Carome.

Aunque los revisores de la FDA no están haciendo nada ilegal al aceptar empleo en la industria tras salir del gobierno. Como empleados de la FDA, deben cumplir con las normas de conflictos de interés, y los infractores podrían ser sujetos a cargos criminales, anotó Carome.

Prasad planteó que la cuestión es si los revisores de medicamentos están sucumbiendo a presiones sutiles, incluso inconscientes, para aprobar los fármacos, pensando que quizá algún día quieran trabajar para la industria.

La realidad es que los revisores de los medicamentos para el cáncer, cuyo sueldo inicial en la FDA es "de más o menos 170,000 a 190,000 dólares al año", pueden ganar sustancialmente más en la industria, señaló Prasad.

Quizá sea cierto, pero la FDA trata de controlar esa mentalidad, según un vocero de la agencia.

"La FDA tiene unas estrictas normas para garantizar que nuestros empleados trabajen por el bien del interés público, y no a favor de ninguna compañía, organización o individuo", dijo Jason Young, subcomisionado en funciones de temas mediáticos en la FDA.

Las leyes federales y las normas éticas de la FDA cubren una variedad de temas, incluyendo los conflictos, las divulgaciones y la confidencialidad de la información en que [los ex empleados] trabajaban mientras eran empleados, afirmó Young. También hay un "requisito de periodo de espera" para los empleados de alto rango y otras "normas contra el cambio de bandos, el contacto con los ex empleados y el contacto con los directivos de la agencia", señaló.

Usando la base de datos de la FDA, Prasad y su coautor Jeffrey Bien, también de la OHSU, identificaron a 55 personas que revisaron nuevas solicitudes de tratamientos para el cáncer y las enfermedades de la sangre entre 2001 y 2010.

Entonces, usando información públicamente disponible, emparejaron a esos individuos con sus empleos actuales.

Más o menos la mitad permanecieron en la FDA y la mitad salieron, encontraron los investigadores. De los 26 que salieron, 15 consiguieron trabajo como empleados o asesores de la industria biofarmacéutica.

En términos de porcentaje, eso significa que casi un 58 por ciento de los que dejaron a la FDA por otro empleo aceptaron puestos dentro de la industria, según los hallazgos.

Los investigadores no pudieron documentar la ubicación de un 30 por ciento de los ex empleados de la FDA, excepto para constatar que ocho ya no trabajaban en el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., que supervisa a la FDA.

En cualquier caso, según los autores del estudio, el alcance del fenómeno del paso del gobierno a la industria se subestima, dado que no se pudieron identificar las futuras carreras de todos los revisores.

"Tienen derecho a irse", señaló Carome. "No creo que eso se pueda prohibir en algún momento".

Más información

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. ofrece más información sobre el desarrollo y la aprobación de los medicamentos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?