SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los pediatras aconsejan que se limite la exposición de los niños a la violencia en los medios de comunicación

Por Amy Norton, Reportera de HealthDay -
Los pediatras aconsejan que se limite la exposición de los niños a la violencia en los medios de comunicación

Los padres deben tomar las riendas y los medios tienen que dejar de glorificar las agresiones, según una declaración

LUNES, 18 de julio de 2016 (HealthDay News) -- La violencia en los medios de comunicación se ha convertido en una parte rutinaria de la vida diaria de los niños estadounidenses, y los padres, los legisladores y los medios de comunicación deberían tomar medidas para cambiar eso, recomienda un importante grupo de pediatras.

La nueva declaración de política de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) hace un llamado a los pediatras para que pregunten de forma rutinaria sobre la "dieta de medios de comunicación" de los niños, y a que los padres limiten el contenido de violencia que ven sus hijos, tanto si es en la televisión, en internet o en los videojuegos.

Los videojuegos son una preocupación particular, en parte por la llegada de la tecnología 3D que crea una "experiencia más envolvente con la violencia", comentó el autor de la declaración, el Dr. Dimitri Christakis.

Christakis dirige el Centro de Salud, Conducta y Desarrollo Infantiles del Instituto de Investigación Pediátrica de Seattle.

La declaración de política apunta a una "conexión científica demostrada" entre la violencia virtual y la agresividad en la vida real, indican los médicos. Muchos estudios han encontrado dichos vínculos, dijo Christakis.

Algunos expertos en la violencia en los medios de comunicación mantienen que falta mucho para demostrar ese vínculo.

Pero Christakis indicó que la "agresividad" puede incluir "ser grosero", discutir o (para los que son lo suficientemente mayores) conducir de forma agresiva.

"Con los niños, la violencia física real es, por suerte, rara", dijo Christakis.

Pero añadió que "los pensamientos y sentimientos agresivos preceden a la violencia".

La declaración de política aconseja a los padres: que jueguen videojuegos con sus hijos, para que sepan cuál es el contenido exacto; que protejan a los niños menores de 6 años de toda la violencia de los medios de comunicación, incluyendo la "violencia en los dibujos animados"; y que prohíban totalmente los juegos de "disparos en primera persona".

Christakis reconoció que la mayoría de los niños no se convertirán en delincuentes violentos por los videojuegos o las películas. Pero apuntó a los efectos "a nivel social" de la violencia generalizada en los medios.

"Digamos que el 2 por ciento de la población se comporta de forma más agresiva tras exponerse a la violencia en los medios de comunicación", dijo Christakis. "De los 20 millones de personas que ven el último éxito violento de taquilla, hay 400,000 actos adicionales de conducta agresiva".

Gran parte de la declaración de política no está dirigida a los padres, sino a los medios.

Hace un llamado a la industria del entretenimiento para que deje de dar a la violencia un aspecto glamoroso y de usar la agresividad gratuita. También dice que la violencia no debería usarse en un "contexto cómico o sexual".

La declaración de política también afirma que los reporteros deberían dejar de presentar el vínculo entre la violencia en los medios de comunicación y la violencia en la vida real como si fuera "controvertido". Las noticias implican de forma falsa que hay un debate cuando entrevistan a personas representativas de la industria o a los "académicos inconformistas", señaló la declaración.

"Supongo que yo soy un académico inconformista", dijo Christopher Ferguson, investigador sobre la violencia en los medios de comunicación de la Universidad de Stetson en DeLand, Florida.

Ferguson rebatió la idea de que hay un vínculo "demostrado" entre la exposición de los niños a la violencia en los medios de comunicación y la conducta agresiva. Indicó una serie de estudios que no han descubierto ninguna evidencia de ello (en su propio trabajo y en el de otros).

"No hay nada malo en lo que dice la AAP: 'Nos gustaría que los niños no vieran la violencia'", comentó Ferguson. "Pero no sé de dónde obtienen la idea de que hay un 'consenso' científico sobre esto".

El Dr. Eugene Beresin es director ejecutivo del Centro Clay para unas Mentes Jóvenes Saludables del Hospital General de Massachusetts, en Boston.

Beresin se mostró de acuerdo con Ferguson con respecto a la investigación sobre la violencia en los medios de comunicación y la agresividad de los niños.

Pero también afirmó que la mayoría de las recomendaciones de la AAP se basan en "juicios sólidos".

"Sí, los padres deberían saber qué están viendo y a qué están jugando sus hijos", dijo Beresin. "También deberían saber quiénes son sus hijos".

Así que, explicó, si su hijo o hija tiende a la agresividad, probablemente no debería jugar un videojuego violento. Por la misma razón, dijo Beresin, ese juego quizá no sea apropiado para un niño muy ansioso.

Pero el enfoque no debería estar solamente en el entretenimiento, según Beresin. "Creo que las imágenes más perturbadoras están en las noticias", dijo.

Además, Beresin afirmó que hay evidencias de que las imágenes de los medios de comunicación de los ataques terroristas y otros eventos traumáticos pueden desencadenar síntomas de estrés postraumático en algunos niños.

En vista de la cobertura de los medios de comunicación de los últimos incidentes del mundo real, como el asesinato de 84 personas que estaban celebrando el Día de la Bastilla en Francia el pasado jueves y el asesinato de policías en Dallas y Baton Rouge, Luisiana, este mes, Beresin ofreció algunos consejos para los padres.

Los niños pequeños, dijo, no son lo suficientemente maduros como para procesar esas imágenes, y simplemente no deberían verlas.

Con los niños algo mayores (en torno a los 10 años) es posible que vean estas cosas en su teléfono celular o en su iPad, o que las hayan escuchado de sus amigos, dijo Beresin.

"Yo les preguntaría: '¿Has escuchado lo que ha ocurrido en Dallas?', por ejemplo. Entonces les preguntaría qué piensan y escucharía sus preguntas".

"Luego", dijo Beresin, "les tranquilizaría. Les diría que ellos y sus familias están seguros".

Los padres de los adolescentes, dijo, deberían mirar las noticias con ellos y luego hablar al respecto. "Pregúnteles cómo creen que pueden hacer que el mundo sea un lugar mejor", sugirió.

Christakis se mostró de acuerdo. "Las noticias pueden hacer que el mundo parezca un lugar muy siniestro", dijo. "Con respecto a los niños pequeños, es mejor que no lo vean todo. Hable con los niños más grandes sobre lo que esté ocurriendo".

Más información

El Centro Clay para unas Mentes Jóvenes Saludables tiene consejos para ayudar a los niños a afrontar la violencia en la vida real.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad