SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los pacientes de TDAH muestran unas conexiones más débiles en unas redes cerebrales vinculadas con la concentración, según un estudio

Por Amy Norton, Reportera de HealthDay -
Los pacientes de TDAH muestran unas conexiones más débiles en unas redes cerebrales vinculadas con la concentración, según un estudio

Pero se necesita más investigación antes de que se puedan usar escáneres cerebrales para diagnosticar el trastorno, señalan los expertos

MARTES, 15 de diciembre de 2015 (HealthDay News) -- Los niños con un trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) podrían tener unas conexiones más débiles entre unas redes cerebrales que ayudan a la mente a concentrarse, sugiere un estudio reciente.

Usando IRM cerebrales de 180 niños con y sin TDAH, los investigadores hallaron que los niños con el trastorno mostraban unas interacciones más débiles entre las tres redes del cerebro que tienen que ver con la atención.

Además, cuanto más graves eran los problemas de atención del niño, más débiles eran esas conexiones cerebrales.

Los hallazgos, que aparecen en la edición en línea del 15 de diciembre de la revista Biological Psychiatry, amplían las evidencias de que los niños con TDAH difieren de otros niños respecto a la forma en que su cerebro está conectado.

En específico, el estudio resalta la importancia de la "red de prominencia", dijo el investigador principal, Vinod Menon, profesor de psiquiatría y ciencias conductuales de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford en Stanford, California.

En cualquier momento dado, explicó Menon, las personas reciben varias informaciones distintas del ambiente. La red de prominencia ayuda al cerebro a decidir qué información amerita la mayor atención.

"Los sistemas centrales del cerebro involucrados en la atención son disfuncionales en el TDAH", dijo Menon. "Estos síntomas tienen un aspecto biológico subyacente".

Pero no está claro si unas conexiones más débiles en la red de prominencia en realidad provocan el TDAH, según Menon. Es posible que la raíz esté en otro sitio.

Menon planteó que "la esperanza es que una vez podamos identificar las causas, sabremos mejor cómo intervenir con la terapia".

En Estados Unidos, más de 6 millones de niños en edad escolar y adolescentes han sido diagnosticados con TDAH, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

El problema es que no hay una forma objetiva de ayudar a los médicos a diagnosticar el trastorno, apuntó el Dr. Solomon Moshe, vicepresidente de neurología y neurología pediátrica del Centro Médico Montefiore, en la ciudad de Nueva York.

"Así que a veces se diagnostica en exceso y a veces no lo suficiente", lamentó Moshe, que no participó en el nuevo estudio.

Dijo que los hallazgos son interesantes desde el punto de vista de la investigación, y que ofrecen más información sobre lo que sucede en los cerebros de al menos algunos niños con TDAH.

Pero por ahora, comentó Moshe, no hay forma de usar esa información en la práctica, como puede ser, por ejemplo, usando imágenes cerebrales para diagnosticar el TDAH.

Por un lado, el estudio mostró que como grupo los niños con TDAH tienen unas interacciones más débiles entre la red de prominencia y otras dos redes cerebrales que tienen que ver con la concentración. Pero eso no significa que lo mismo suceda en todos los niños con TDAH, dijo Moshe.

Menon se mostró de acuerdo. Y señaló que no está claro si las diferencias cerebrales que su equipo observó son específicas del TDAH. Podrían verse en niños que sufran de varios trastornos neurológicos o de salud mental distintos, desde la depresión hasta el autismo.

Para el estudio, el equipo de Menon observó IRM funcionales de 180 niños, la mitad de los cuales habían sido diagnosticados con TDAH. La IRM funcional permitió a los investigadores registrar el flujo sanguíneo en el cerebro, que sirvió como un marcador de la actividad cerebral.

Todos los escáneres formaban parte de una gran base de datos que incluía a niños de Nueva York, de Portland (Oregón) y de Beijing (China).

Eso es importante, dijo Menon, porque los patrones generales fueron los mismos sin importar la procedencia de los niños. Los que tenían TDAH típicamente mostraron unas conexiones más débiles entre la red de prominencia y los dos sistemas cerebrales relacionados. Esos sistemas eran la red neuronal por defecto, que dirige las actividades de "auto referencia" como soñar despierto, y la red ejecutiva central, que tiene que ver con la memoria a corto plazo y la concentración.

Para crear la concentración, la red de prominencia tiene que tranquilizar al sistema por defecto y activar a la red ejecutiva central. Si falta interacción entre esas redes, quizá uno se quede soñando despierto en lugar de realizar la tarea en cuestión.

"La IRM funcional puede ofrecer conocimiento sobre la biología subyacente del TDAH", afirmó Moshe. Añadió que lo que no se sabe es si la costosa tecnología tendría algún valor en el diagnóstico o la monitorización de los niños con TDAH.

Otra pregunta es si unas conexiones débiles entre esas tres redes cerebrales se pueden fortalecer.

Menon comentó que "la esperanza es que una vez se trabaje con los niños para mejorar la concentración y la atención, esos circuitos cerebrales se normalizarían".

Más información

Los CDC ofrecen un resumen sobre el TDAH.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad