SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los niños que están en hogares de acogida necesitan una mejor atención sanitaria

Por Amy Norton, Reportera de HealthDay -
Los niños que están en hogares de acogida necesitan una mejor atención sanitaria

La Academia Americana de Pediatría señala que los niños podrían estar traumatizados, y que necesitan un tratamiento más constante

LUNES, 28 de septiembre de 2015 (HealthDay News) -- El sistema de acogida temporal de EE. UU. debe esforzarse más por ofrecer una atención sanitaria constante y de calidad a los niños que viven en hogares de acogida, según un informe reciente de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP).

Los niños en atención de acogida han sido separados de sus familias debido al abuso y/o la negligencia, de forma que han sufrido trauma (ya sea físico o emocional), y con frecuencia tienen afecciones de salud que han sido tratadas de forma inconstante, o que incluso ni se han abordado, según la AAP.

Entre el 30 y el 80 por ciento de los niños que ingresan en el sistema de atención de acogida sufren de al menos una afección física sin tratar, mientras que hasta un 80 por ciento tienen "una necesidad significativa de salud mental", de acuerdo con la AAP.

Pero la inestabilidad de sus vidas significa que los niños en atención de acogida quizá no cuenten con un "hogar médico", que idealmente es un lugar en que se ofrece una atención sanitaria de alta calidad y coordinada que es continua en el tiempo, señala la AAP en una declaración de política que aparece en la edición del 28 de septiembre de su revista Pediatrics.

Se trata de un problema "inmenso", afirmó la Dra. Moira Szilagyi, autora líder de la declaración y profesora de pediatría de la Universidad de California, en Los Ángeles.

"En muchos casos, cuando los niños ingresan en el sistema de atención de acogida, terminan cambiando de proveedores de atención sanitaria", dijo Szilagyi. "O quizá hayan recibido una atención segmentada antes de entrar al sistema, viendo a un médico solo en las emergencias".

Con frecuencia, eso significa que el nuevo pediatra contará con poca o ninguna información sobre los antecedentes médicos del niño, señaló la AAP.

Szilagyi planteó que lo ideal sería que los niños reciban una evaluación completa de su salud, tanto física como mental, cuando ingresan en el sistema de acogida temporal. La AAP recomienda que se realice una evaluación inicial en un plazo de 72 horas tras la ubicación del niño.

Pero la realidad es muy distinta, según Sara Bartosz, asesora principal de Children's Rights, un grupo de defensoría para niños que han sido víctimas de abusos y negligencias, que tiene su sede en la ciudad de Nueva York.

"Muchos estados [de EE. UU.] no hacen un buen trabajo respecto a unas pruebas y unas evaluaciones a tiempo", dijo Bartosz.

Explicó que parte del problema es que con frecuencia los trabajadores de casos de servicios sociales para menores están abrumados. Al mismo tiempo, conseguir una cita médica rápidamente puede ser difícil.

"Podría haber una falta de proveedores que acepten Medicaid", dijo Bartosz, haciendo referencia al programa de seguro del gobierno para estadounidenses con unos ingresos bajos.

Los problemas no desaparecen una vez los niños han recibido esa evaluación inicial de salud.

"Sus vidas se caracterizan por la inestabilidad", apuntó Bartosz. "Cambian de hogares, de escuelas y de proveedores de salud".

Anotó que, técnicamente, sus expedientes de caso de servicios sociales para menores deben contener todo su historial médico, que debe ser enviados a sus nuevos proveedores de atención sanitaria. Pero esos expedientes no siempre están al día, dijo Bartosz.

También puede haber confusión sobre quién tiene la autoridad para otorgar el consentimiento para que un niño se someta a una prueba o a un tratamiento médico, planteó Szilagyi.

Las distintas jurisdicciones tienen políticas distintas, apuntó Bartosz, y algunas no tienen una política clara sobre si la autoridad es de los padres biológicos, de los padres de acogida o de los servicios sociales para menores.

Y aunque muchos niños que llegan a la atención de acogida han recibido abusos físicos o tienen problemas de salud física, su bienestar mental y emocional quizá requiera de incluso más atención.

"Esos niños están de verdad traumatizados, y se les ha sacado de su hogar", comentó Bartosz. E independientemente de qué los llevara a la atención de acogida, "siguen queriendo a sus padres", añadió.

La AAP enfatizó que los niños deben recibir una evaluación completa de salud mental, y terapia que aborde de forma específica cualquier consecuencia del trauma que han experimentado.

Pero en este aspecto la realidad también es distinta. Szilagyi dijo que los niños en atención de acogida reciben fármacos psiquiátricos con una frecuencia tres veces mayor que otros niños que tienen Medicaid.

Esos fármacos incluyen antidepresivos, ansiolíticos y estimulantes usados para tratar el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Con frecuencia, se pide a los pediatras que receten esos medicamentos para gestionar problemas de conducta, sobre todo en niños que viven en viviendas de grupo, según la AAP.

En algunos casos, esos medicamentos son lo indicado, según Szilagyi. Pero otras veces, síntomas que en realidad son resultado de las experiencias traumáticas de los niños se diagnostican de forma "errónea" como otra afección, por ejemplo el TDAH, lamentó.

Bartosz se mostró de acuerdo, y dijo que "creo que sucede con frecuencia".

Idealmente, esos niños deben recibir consejería específica para el trauma y otras opciones no farmacológicas, según la AAP. Pero el acceso a ese tipo de atención puede ser limitado, dependiendo de dónde viva el niño.

"Puede haber una escasez de atención psiquiátrica pediátrica de alta calidad", reconoció Szilagyi.

Szilagyi y Bartosz dijeron que el sistema debe esforzarse más para que los niños reciban la atención que necesitan, y un aspecto clave es una mejor coordinación entre los servicios sociales para menores, los médicos y los profesionales de salud mental.

"Debemos ampliar nuestra capacidad para ofrecer atención para el trauma", planteó Bartosz. "Tenemos que hacer eso igual de bien que sanamos los huesos rotos".

A principios de semana, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. reportó un aumento en la cantidad de niños de EE. UU. que viven en hogares de acogida. En septiembre de 2014, había 415,000 niños en atención de acogida, frente a 401,000 el año anterior.

Más información

La AAP ofrece más información sobre la atención de acogida.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?