SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los niños de familias más pobres con alergias a los alimentos quizá reciban una peor atención

Por Randy Dotinga, Reportero de HealthDay -
Los niños de familias más pobres con alergias a los alimentos quizá reciban una peor atención

Los padres con frecuencia tienen menos dinero para los medicamentos y las medidas preventivas, encuentra un estudio

MIÉRCOLES, 27 de abril de 2016 (HealthDay News) -- Los ingresos de una familia podrían tener un importante rol en el tipo de atención que un niño con una alergia a los alimentos recibe, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores encontraron que las familias más pobres (las que ganan menos de 50,000 dólares al año) gastan menos en alimentos no alérgicos, especialistas médicos y fármacos importantes, como las inyecciones de epinefrina, que salvan vidas.

Como resultado, "las personas pobres podrían estar experimentando más reacciones por las alergias a los alimentos", comentó la coautora del estudio, la Dra. Ruchi Gupta, directora del Programa de Salud Materna e Infantil de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern, en Chicago.

El estudio también encontró que las familias de bajos ingresos incurrían en un promedio de 1,021 dólares en costos de emergencia y hospital al año, en comparación con 416 dólares en los hogares con ingresos superiores a los 100,000 dólares.

Según la información de respaldo del estudio, se estima que un 8 por ciento de los niños de EE. UU. sufren de alergias a los alimentos. Y se cree que alrededor del 40 por ciento de esos niños han tenido al menos una reacción potencialmente mortal.

Las alergias a alimentos más comunes son a los cacahuates, las nueces de árbol, los huevos, la leche, los mariscos, el pescado, el trigo y la soya, apuntó Gupta.

"Sabemos que las alergias a los alimentos cuestan 24.8 mil millones de dólares al año en EE. UU.", añadió Gupta. "Sabemos que las alergias a los alimentos tienen muchos costos adicionales, que incluyen dietas especiales y medicamentos. Además, muchos padres reportan haber tenido que dejar o cambiar el trabajo para atender a su hijo alérgico a los alimentos. Lo que no sabemos es cómo esto impacta a los niños de bajos ingresos y de las minorías".

En el nuevo estudio, los investigadores recurrieron a una encuesta de más de 1,700 padres y tutores que atendían a niños con alergias a los alimentos. La encuesta se hizo en 2011-2012.

Las familias más pobres gastaron un promedio de 744 dólares en alimentos no alérgicos cada año, en comparación con los 1,545 dólares gastados por las familias más ricas. También hubo una gran diferencia en los costos generales de desembolso relacionados con la alergia a los alimentos: unos 3,200 dólares al año en las familias más pobres, y más de 5,000 dólares en las familias más ricas.

Los investigadores también descubrieron que las familias negras, independientemente de los ingresos, gastaban mucho menos en costos de desembolso y costos médicos directos que otras familias. El costo anual total de desembolso de las familias negras fue de 395 dólares, en promedio.

En las familias blancas, el total fue de unos 4,200 dólares. La encuesta reveló que las familias hispanas gastaron casi 1,100 dólares al año, y en las familias asiáticas los gastos anuales totales de desembolso fueron de poco más de 1,300 dólares.

"Es confuso", dijo Gupta sobre el hallazgo de que las familias negras gastan mucho menos en las alergias alimentarias. Anotó que los niños negros con frecuencia tienen asma, otra enfermedad relacionada con las alergias, y que es probable que sus síntomas de alergia a los alimentos representen verdaderas reacciones alérgicas.

Pero los autores del estudio dijeron que podría haber un efecto protector en las familias negras, como una mayor concienciación sobre la necesidad de evitar los alimentos alérgenos. Los investigadores añadieron que se necesitan más estudios para separar esas diferencias.

Los autores del estudio reconocieron las limitaciones de su investigación. Entre ellas señalaron al hecho de que los participantes del estudio se reclutaron de organizaciones de respaldo y defensoría, lo que significa que quizá no reflejen a la población general.

El Dr. Jonathan Bernstein, un profesor de medicina de la Universidad de Cincinnati que estudia las alergias, dijo que los resultados del estudio tienen sentido. Los hallazgos reflejan las diferencias entre los ricos y los pobres respecto a las enfermedades crónicas, como el asma, dijo.

¿Por qué las familias más pobres podrían incurrir en los costos de hospital más altos, al mismo tiempo que tienen menos gastos de desembolso en medidas preventivas? "O no tienen acceso a la atención sanitaria especializada o no aprovechan esos recursos", dijo Bernstein.

Gupta dijo que la concienciación es importante. Los autoinyectores de epinefrina, como EpiPen (que trata los ataques alérgicos) por lo general son cubiertos por el seguro, apuntó. "El fabricante también tiene programas para ayudar a los que no pueden costear el medicamento. Quizá no todas las familias conozcan esos programas".

En general, planteó, "necesitamos mejores políticas para mantener a todos los niños seguros. También debemos asegurarnos de que todos los niños tengan acceso a los autoinyectores de epinefrina en las escuelas y los lugares públicos. También debemos asegurarnos de que los niños tengan acceso a alimentos seguros con un costo asequible. Todo supermercado debe tener un pasillo de alimentos libres de alérgenos. También debemos mejorar nuestras leyes sobre el etiquetado".

El estudio aparece en la edición en línea del 27 de abril y se publicará en la edición impresa de mayo de la revista Pediatrics.

Más información

Para más información sobre las alergias a los alimentos, visite la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?