SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los niños de EE. UU. no beben suficiente agua

Por HealthDay -
Los niños de EE. UU. no beben suficiente agua

La falta de hidratación puede plantear unos riesgos de salud reales para los niños, advierten los autores de un estudio.

Muchos niños y adolescentes estadounidenses no consumen suficientes líquidos, sobre todo agua, y esa falta de hidratación podría afectar a su salud física y mental, sugiere un estudio reciente.

Los hallazgos "resaltan un problema potencial de salud que no ha recibido mucha atención en el pasado", señaló en un comunicado de prensa de la Universidad de Harvard la autora del estudio, Erica Kenney, investigadora postdoctoral en ciencias sociales y conductuales de la Facultad de Salud Pública de la universidad.

"Aunque para la mayoría de estos niños no es una amenaza de salud inmediata ni dramática, es un problema que en realidad podría estar reduciendo la calidad de vida y el bienestar de muchísimos niños y jóvenes", añadió.

Una experta en salud infantil se mostró de acuerdo.

"Los niños pueden ser más susceptibles a la deshidratación que los adultos", dijo Nancy Copperman, que dirige las iniciativas de salud pública del Sistema de Salud North Shore-LIJ en Great Neck, Nueva York.

Eso, "junto con un estatus de hidratación que ya está afectado, puede provocar problemas fisiológicos, por ejemplo problemas [neurológicos], una mayor demanda en los riñones y golpe de calor", explicó.

En el estudio, investigadores de la Universidad de Harvard observaron a más de 4,000 niños y adolescentes, de 6 a 19 años de edad, que participaron en la Encuesta nacional de examen de salud y nutrición entre 2009 y 2012.

Más o menos la mitad de los niños y los adolecentes no se hidrataban lo suficiente. Las probabilidades de una hidratación inadecuada eran un 76 por ciento más altas en los chicos que en las chicas, y un 34 por ciento más altas en los negros que en los blancos, dijeron los investigadores.

Casi una cuarta parte de los participantes en el estudio no bebían agua corriente en lo absoluto, según el estudio, que aparece en la edición en línea del 11 de junio de la revista American Journal of Public Health.

Los hallazgos no sorprendieron a otro experto.

"La falta de ingesta de agua es un problema significativo para los niños estadounidenses, por múltiples causas", dijo el Dr. Ron Marino, presidente asociado de pediatría del Hospital de la Universidad de Winthrop en Mineola, Nueva York.

"Durante el día escolar, el acceso al agua podría estar limitado, y muchos niños podrían incluso evitar consumir agua porque prefieren no usar los baños en la escuela", dijo. "Esto podría deberse a la falta de privacidad, la vergüenza o incluso el acoso u otros riesgos asociados con ir al baño", sugirió.

"La industria alimentaria también contribuye, ya que venden jugos, bebidas deportivas y agua", añadió Marino. "La antigua fuente de agua o las botellas reutilizables de agua quizá no sean atractivas para niños que están conscientes de las tendencias".

Los investigadores de la Harvard dijeron que una hidratación adecuada es esencial para procesos físicos como la circulación, el metabolismo, la regulación de la temperatura y la eliminación de los desechos. La deshidratación excesiva puede provocar problemas graves, dijeron, pero incluso la deshidratación leve puede provocar dolores de cabeza, irritabilidad, mala circulación, una reducción del rendimiento físico y un peor funcionamiento mental.

Pero "la buena noticia es que se trata de un problema de salud pública con una solución simple", dijo en el comunicado de prensa el autor del estudio, Steven Gortmaker, profesor de la práctica de la sociología de la salud.

"Si podemos concentrarnos en ayudar a los niños a beber más agua, una bebida barata y sin calorías, podemos mejorar su estatus de hidratación, lo que podría permitir que muchos niños se sientan mejor durante todo el día y que les vaya mejor en la escuela", planteó.

Copperman se mostró de acuerdo. "El estudio indicó que al aumentar el consumo de agua en una taza u 8 onzas (24 centilitros) al día, la hidratación mejoraba", apuntó.

También ofreció algunos consejos para que los padres ayuden a mejorar la ingesta de agua de sus hijos.

  • "Mantenga el agua fría. Añada botellas congeladas de agua a la lonchera de su hijo", dijo. Las botellas mantendrán el almuerzo frío y se descongelarán durante el día, de forma que el agua estará fresca. A los niños les sabe mejor el agua fría que a temperatura ambiente.
  • "No confíe en la sed del niño. La sed no es un buen indicador de hidratación", dijo Copperman. Los niños deben tener acceso al agua durante todo el día.
  • "Pruebe echarle al agua frutas (como las naranjas), verduras (como los pepinos) o hierbas (como la menta), para dar sabor al agua sin añadir azúcares adicionales", aconsejó.

Más información

Los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. explican la importancia de beber suficiente agua.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?