SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los medicamentos para la acidez gástrica podrían incrementar el riesgo de neumonía

Por Jenifer Goodwin, Reportero de Healthday -
Los medicamentos para la acidez gástrica podrían incrementar el riesgo de neumonía

Uno de cada doscientos pacientes hospitalarios que toman medicamentos supresores del ácido desarrollará neumonía

LUNES, 20 diciembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- Una investigación reciente halla que los medicamentos populares para la acidez gástrica, como los inhibidores de la bomba de protones y los antagonistas del receptor de la histamina-2 podrían incrementar el riesgo de neumonía.

Investigadores de Corea analizaron los resultados de 31 estudios sobre medicamentos para la acidez publicados entre 1985 y 2009.

"Nuestros resultados sugieren que el uso de medicamentos supresores del ácido se relacionan con mayor riesgo de neumonía", aseguró el Dr. Sang Min Park del departamento de medicina familiar de la Hospital de la Universidad Nacional de Seúl (Corea).

"Los pacientes deberían tener cuidado con usar en exceso los medicamentos supresores del ácido, tanto con dosis altas como con el uso prolongado", agregó.

Las ventas de estos medicamentos tan populares, el segundo tipo de medicamento mejor vendido del mundo, alcanzaron cerca de $27 mil millones en los EE. UU. en 2005, según la información de respaldo del estudio, publicado el 20 de diciembre en la Canadian Medical Association Journal (CMAJ).

Los inhibidores de la bomba de protones (IBP) reducen la producción del ácido estomacal y se usan para el tratamiento de la acidez, la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) y las úlceras gástricas. Entre estos se encuentran el omeprazol (Prilosec), el lansoprazol (Prevacid) y el esomeprazol (Nexium).

Los antagonistas del receptor de la histamina-2, con frecuencia llamados bloqueadores H2, utilizan un mecanismo distinto para reducir el ácido estomacal. Entre ellos se encuentran la cimetidina (Tagamet), la famotidina (Pepcid), la nizatidina (Axid) y la ranitidina (Zantac).

Según Consumer Reports, las ventas de Nexium por sí solas alcanzaron $4.8 mil millones en 2008.

Sin embargo, recientemente, los estudios han hecho surgir preocupaciones acerca de los medicamentos. Varios estudios han relacionado los IBP con mayor riesgo de fracturas y con una infección con una bacteria conocida como Clostridium difficile.

Algunos estudios anteriores también relacionaron los medicamentos para la acidez estomacal con un mayor riesgo de neumonía, aunque las investigaciones han sido contradictorias, según los autores del estudio.

Su metaanálisis combinó los resultados de ocho estudios de observación que hallaron que tomar IBP incrementaba el riesgo de desarrollar neumonía en 27 por ciento, mientras que tomar bloqueadores H2 causó un aumento de 22 por ciento en las probabilidades de neumonía.

Un análisis de 23 ensayos clínicos aleatorizados halló que la gente que tomaba bloqueadores H2 tuvo un 22 por ciento más de probabilidades de adquirir neumonía en el hospital.

"Los gastroenterólogos, en general, han comenzado a reconocer más el hecho de que estos medicamentos pueden tener algunos efectos secundarios", aseguró el Dr. Michael Brown, gastroenterólogo del Centro Médico de la Universidad de Rush de Chicago. "Por mucho tiempo, nos sentimos muy bien de suprimir el ácido de la gente sin pensar en las consecuencias. Ahora estamos comenzando a ver algunos problemas".

Los pacientes hospitalarios con frecuencia reciben medicamentos para suprimir el ácido. Los estudios señalan que se les recetan a entre el cuarenta y el setenta por ciento de los pacientes hospitalizados. Los autores sugieren que estos medicamentos podrían ser la causa de la neumonía adquirida en el hospital.

El razonamiento es que los pacientes de las unidades de cuidados intensivos tienen menos flujo sanguíneo al estómago, que puede conducir a úlceras y sangrado, una afección potencialmente mortal que se puede prevenir con IBP, según Brown.

El problema es que muchos pacientes a los que se recetan medicamentos en el hospital también regresan a casa con una receta y continúan tomando los IBP, quizá de manera innecesaria, señaló Brown.

Según el estudio, uno de cada doscientos pacientes hospitalizados tratados con medicamentos supresores del ácido desarrollará neumonía. Este aumento en el riesgo no es enorme, pero sigue siendo significativo, aseguró Brown.

"Estos medicamentos se reparten como si fueran caramelos. Estamos hablando de cantidades muy grandes de personas que los toman", agregó Brown. "El estudio encontró un aumento moderado en la neumonía, pero teniendo en cuenta las grandes cantidades de personas que usan estos medicamentos, resulta muy significativo".

La razón más plausible por la que suprimir el ácido en el estómago podría elevar el riesgo de neumonía, según Brown, es que el ácido estomacal actúa como barrera para controlar bacterias y patógenos perjudiciales.

La falta de ácido estomacal para lograrlo podría permitirle a los patógenos prosperar y terminar en los pulmones.

Sin embargo, nadie está cuestionando la importancia de los IBP ni de los bloqueadores H2 para el tratamiento de la ERGE, según el Dr. Jordan Josephson, otorrinolaringólogo del Hospital Lenox Hill de la ciudad de Nueva York. El reflujo es doloroso e incómodo. La comunidad científica se debate sobre si podría incrementar el riesgo de cierto tipo de cáncer esofágico. Las investigaciones sobre esta relación han tenido resultados contradictorios.

El reflujo también puede hacer que los ácidos estomacales pasen a las vías respiratorias e inflamen los bronquios, lo que incrementa el riesgo de infección, dijo.

"Dejar de tomar los IBP puede incrementar el riesgo de bronquitis, sinusitis y hasta neumonía", según Josephson. "Tengo muchos pacientes que toman IBP y bloqueadores H2 y nunca he visto que alguno termine con neumonía por ellos".

Más información

La National Digestive Diseases Information Clearinghouse tiene más información sobre la ERGE.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?