SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los latidos del corazón podrían ser un marcador de la salud del riñón, según plantea un estudio

Los latidos del corazón podrían ser un marcador de la salud del riñón,  según plantea un estudio

Investigadores señalan que la alta frecuencia cardiaca en reposo y la baja variabilidad de los latidos podrían indicar una enfermedad renal en el futuro

JUEVES, 8 de julio (HealthDay News/HolaDoctor) -- El latido cardiaco de una persona podría ofrecer alguna idea de su salud renal futura, sugiere un nuevo estudio.

En un estudio de pacientes que tenían un mayor riesgo de enfermedad renal se observó una alta frecuencia cardiaca en reposo y una baja variabilidad entre latidos del corazón, según un informe publicado en línea el 8 de julio antes de aparecer en la próxima edición impresa de la Journal of the American Society of Nephrology.

El hallazgo sugiere que la disfunción del sistema nervioso autónomo, que regula las funciones involuntarias del cuerpo como la frecuencia cardiaca, la presión arterial, la temperatura y la respuesta al estrés, puede ser un marcador para el desarrollo tardío de ciertos tipos de enfermedad renal, explicaron el Dr. Daniel Brotman, de la Facultad de medicina de la Universidad de Johns Hopkins y colegas, en un comunicado de prensa de la American Society of Nephrology.

Estudios previos habían sugerido una relación entre la disfunción del sistema nervioso autónomo (disautonomía) y la enfermedad renal crónica y su progresión.

El equipo de Brotman analizó los datos cardiacos y renales de 13,241 adultos de EE. UU., entre 45 y 64 años, que se inscribieron en un estudio a largo plazo sobre el riesgo de aterosclerosis. En general, una baja tasa cardiaca en reposo y una mayor variabilidad latido a latido indica un sistema nervioso autónomo saludable y una buena salud cardiovascular.

Los investigadores encontraron que las personas que tenían una frecuencia cardiaca en reposo alta tenían un riesgo dos veces mayor de desarrollar insuficiencia renal más tarde en la vida, y los que tenían una menor variabilidad entre latidos afrontaban un riesgo 1.5 veces mayor.

Brotman y sus colaboradores apuntan que esto no demuestra que existe una relación causal, pero especulan que los problemas en el sistema nervioso autónomo podrían dañar los vasos sanguíneos de y alrededor de los riñones.

"Esperamos que nuestros hallazgos conduzcan a una mayor investigación para definir mejor el posible papel del sistema nervioso autónomo en la precipitación y exacerbación de la enfermedad renal [del riñón] en los seres humanos", escribieron los autores. "Esto, a su vez, podría conducir en última instancia a nuevos enfoques terapéuticos tan pronto se caractericen mejor los mecanismos de nuestros hallazgos".

Más información

El Programa Nacional de Educación sobre la Enfermedad Renal le ofrece consejos para que mantenga sus riñones sanos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?