SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los lapsus en la memoria de los adultos quizá no se deban a la 'vejez'

Por Ellin Holohan, Reportero de Healthday -
Los lapsus en la memoria de los adultos quizá no se deban a la 'vejez'

Las anomalías en el tejido cerebral siempre se presentan en el deterioro mental leve y moderado, según un estudio

MIÉRCOLES, 15 de septiembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- Olvidar el nombre de alguien, el lugar donde aparcó un automóvil o extraviar un juego de llaves pueden ser situaciones comunes en la edad adulta, pero no hay nada normal en estos hechos, afirma un estudio reciente.

Incluso un deterioro mental leve se relaciona con lesiones cerebrales asociadas con la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia, halló el estudio.

Las proteínas anormales conocidas como cuerpos de Lewy y los ovillos neurofibrilares, ambos indicadores de la enfermedad de Alzheimer, y la evidencia de accidentes cerebrovasculares estaban presentes en los cerebros de todos los participantes del estudio que mostraron incluso un deterioro mental de leve a moderado.

Sin estas lesiones, no se producía el deterioro de la agudeza mental, según el estudio de 16 años de 354 monjas, sacerdotes y monjes católicos. Las lesiones, o la ausencia de ellas, se detectaron durante las autopsias.

El autor del estudio, Robert S. Wilson, neuropsicólogo principal del Centro Rush para la Enfermedad de Alzheimer en el Centro Médico Universitario Rush, dijo que poco se sabe sobre las causas del deterioro mental en los adultos que envejecen.

"Sabemos que cuando la gente se hace mayor pierde capacidad cognitiva, pero esto no le sucede a todo el mundo", apuntó Wilson. "Una manera de explicar este deterioro es que quizás los ovillos neurofibrilares y cuerpos de Lewy que se encuentran en el cerebro son parte de una función dinámica que sólo afecta la función cuando se daña una neurona".

Los factores del estilo de vida pueden proteger a las personas que de algún modo son vulnerables del deterioro mental, dijo Wilson, que también es profesor de neurología en la facultad de medicina. Esto implica tener una vida social activa, actividades intelectuales y consumo moderado de alcohol. Una investigación demostró que tener mayor nivel educativo protege contra la demencia, agregó.

La investigación en curso, que comenzó en 1994, evaluó la fluidez verbal, la velocidad perceptiva, el coeficiente intelectual así como la memoria episódica, semántica y de trabajo hasta 14 veces antes de la muerte de los participantes del estudio. La memoria semántica es la que almacena información, la memoria de trabajo es la capacidad para retener información de una vez con la finalidad de aprender. La memoria episódica permite el recuerdo de la historia personal. Se tomaron puntuaciones individuales para cada medida.

No se observó una reducción en la cognición global, una combinación de las puntuaciones individuales, en personas con bajos niveles de ovillos y cuerpos de Lewy, según el estudio publicado en la edición del 15 de septiembre de Neurology.

Entre los participantes cuyos datos fueron analizados, el 47.5 por ciento tenía demencia al momento de la muerte, y la mayor parte del deterioro tuvo lugar en los últimos cuatro a cinco años de vida. Los hallazgos coinciden con los de otras investigaciones, de acuerdo con el estudio.

La buena noticia, apuntó el Dr. John Hart, profesor de ciencias del comportamiento y del cerebro en la Universidad de Texas, Dallas, es que los lapsus de memoria comunes y el deterioro de leve a moderado de la agudeza mental no predicen la enfermedad de Alzheimer. Tampoco se correlacionaron con la demencia al final de la vida en el estudio.

"No veo este [estudio] como una moraleja ni me preocupan los hallazgos", señaló Hart, que también es profesor de neurología y psiquiatría en la universidad. "Se trata más bien de un hallazgo positivo ya que da esperanzas de que la gente no tendrá que pasar por el deterioro cognitivo que atribuimos a la edad."

Las nuevas terapias se pueden dirigir a patologías subyacentes, destacó, y apuntó que una gran cantidad de investigaciones se están llevado a cabo en este ámbito.

"Creo que estamos llegando a un punto en el que lo que antes asumíamos como un 'hecho consumado' normal no tiene por qué suceder", dijo Hart, y agregó que pueden haber otras razones que expliquen los lapsus mentales momentáneos.

"Sólo porque alguien tenga lapsus momentáneos de algún tipo o porque algo no funcione siempre a la perfección no quiere decir que se trata de este tipo de problemas [cuerpos de Lewy, ovillos o accidentes cerebrovasculares]", señaló. "Cuando observe un patrón regular o algo que está afectando su vida, ahí es cuando podría tener un problema, y necesita hacerse una revisión médica".

A la luz de estos hallazgos, se aplica el mismo consejo médico de antes, señaló Hart: "Preste atención a la diabetes y a la presión arterial alta, y deje de fumar".

Hart dijo que algunos tipos de funciones mentales se conservan bien a menudo y son "un gran recurso" al final de la vida, como la memoria semántica y el conocimiento derivado de la experiencia.

Aunque el estudio encontró una fuerte conexión entre las lesiones y el deterioro mental, no todos los participantes tenían los mismos niveles de cuerpos de Lewy y ovillos en el cerebro. Este hallazgo sugiere que otros factores desconocidos están implicados en la pérdida pronunciada de funciones mentales en los años justo antes de la muerte, señalaron los investigadores.

Los autores del estudio señalan que su investigación tiene algunas limitaciones, como el selecto grupo de participantes. Concluyen que la aplicabilidad general de los hallazgos "sigue por determinarse".

Más información

El Instituto Nacional del Envejecimiento de los EE. UU. tiene más información sobre la enfermedad de Alzheimer.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?