SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los jugadores de fútbol americano de secundaria sufren más síntomas después de una conmoción cerebral, según un estudio

Por Steven Reinberg, Reportero de HealthDay -
Los jugadores de fútbol americano de secundaria sufren más síntomas después de una conmoción cerebral, según un estudio

Por otra parte, los jugadores de las ligas juveniles son más propensos a regresar a la cancha menos de 24 horas después de la lesión en la cabeza

LUNES, 2 de mayo de 2016 (HealthDay News) -- Los jugadores de fútbol americano de secundaria son más propensos a sufrir más síntomas después de una conmoción, y a necesitar un mayor tiempo de recuperación que sus contrapartes universitarios, según un estudio reciente.

Pero los que juegan en las ligas juveniles son los más propensos a regresar a la cancha menos de 24 horas después de una conmoción, descubrieron los investigadores.

"El hallazgo de que el nivel más alto de regresos al juego menos de 24 horas se produzca a nivel juvenil es sorprendente, pero podría ser el resultado de que los jugadores de fútbol americano jóvenes tengan dificultades para detectar los síntomas de conmoción y para expresar cómo se sienten [a los entrenadores]", explicó el investigador principal, Zachary Kerr, del Centro de Investigación y Prevención de Lesiones Deportivas Datalys, en Indianápolis.

Con el aumento de las evidencias que sugieren que las conmociones que se producen en un momento más temprano de la vida tienen un efecto acumulativo en el cerebro en desarrollo, encontrar maneras de localizar y tratar mejor estas lesiones graves en la cabeza en los jugadores más jóvenes es más acuciante que nunca.

Para realizar el estudio, Kerr y sus colaboradores analizaron los datos de 3 programas de lesiones. Encontraron que se reportaron más de 1,400 conmociones cerebrales relacionadas con el deporte en jugadores de fútbol americano juveniles, de secundaria y universitarios entre 2012 y 2014. Los síntomas más habituales reportados fueron el dolor de cabeza, el mareo y la dificultad para concentrarse.

En general, aproximadamente el 15 por ciento de los jugadores no volvieron a jugar durante al menos 30 días después de una conmoción, mientras el 3 por ciento volvieron a jugar menos de 24 horas después de lesionarse, hallaron los investigadores.

El estudio halló que los jugadores de fútbol americano de secundaria tenían el promedio más alto de síntomas de conmoción reportados (5.60), seguidos de los deportistas universitarios (5.56) y de los jugadores más jóvenes (4.76).

Para los jugadores de secundaria, la probabilidad de volver a jugar al menos 30 días después de una conmoción era más alta (el 19.5 por ciento) que en los jugadores más jóvenes (un poco más del 16 por ciento), o los jugadores de fútbol americano universitarios (el 7 por ciento), hallaron los investigadores.

Los investigadores sugirieron que los factores biológicos, como la pubertad y el desarrollo del cerebro, podrían explicar las diferencias en el tiempo de recuperación entre los grupos de edad.

Por otra parte, los jugadores más jóvenes eran los que tenían más probabilidades de volver a jugar menos de 24 horas después de sufrir una conmoción (el 10 por ciento), seguidos de los jugadores universitarios (cerca del 5 por ciento) y los de secundaria (un poco menos del 1 por ciento), añadió Kerr.

Es vital educar a los jugadores jóvenes de fútbol americano con respecto a las conmociones, además de a los padres, entrenadores y autoridades para reconocer y gestionar estas lesiones en la cabeza, dijo Kerr. "Una atención médica adecuada incluye la gestión y el regreso de los jugadores al juego en el momento adecuado", comentó.

La mayoría de las universidades cuentan con un preparador físico en la cancha durante los partidos y entrenamientos de fútbol americano a fin de detectar y tratar las lesiones, dijo Kerr. "Pero hay algunas escuelas de secundaria que no tienen acceso a un preparador físico a tiempo completo, y muchas ligas de fútbol americano juveniles no tienen ningún acceso. Una inversión en un preparador físico para estos partidos y entrenamientos es una inversión en la salud y la seguridad de nuestros deportistas niños y adolescentes", dijo.

Los resultados del estudio aparecen en la edición en línea del 2 de mayo de la revista JAMA Pediatrics.

Aproximadamente 3 millones de niños, 1 millón de estudiantes de secundaria y 100,000 deportistas universitarios juegan al fútbol americano cada año, indicaron los investigadores. Las conmociones producidas practicando algún deporte, que pueden provocar síntomas emocionales, mentales y relacionados con el sueño, cada vez atraen más la atención de los jugadores, entrenadores y padres, añadieron los investigadores.

Muchos factores influyen en el modo en que las conmociones se gestionan en los diferentes niveles de edad, señaló el Dr. John Kuluz, director de lesiones cerebrales traumáticas y neurorehabilitación en el Hospital Pediátrico Nicklaus de Miami.

Por ejemplo, "los entrenadores universitarios monitorizan, tratan y los sacan de clase a estos chicos y se aseguran de que descansen", dijo.

En la escuela secundaria e intermedia es algo distinto, donde "es difícil intentar que estos niños cuenten con las facilidades para recuperarse de una conmoción", dijo Kuluz.

Los profesores de secundaria tienen exigencias académicas y los jugadores con frecuencia no quieren admitir que tienen síntomas, añadió.

"Algunos niños son estudiantes que se exigen mucho a sí mismos. No quieren ninguna facilidad. Desean tanto jugar que no reconocen que tienen síntomas", explicó Kuluz.

"En muchos casos, los estudiantes de secundaria son ridiculizados o no se les cree cuando reportan síntomas de conmoción", dijo. "Lo veo con mucha frecuencia".

Las escuelas de secundaria tienen que permitir que estos deportistas tengan tiempo para recuperarse, dijo Kuluz.

Afortunadamente los estudiantes cada vez saben más, añadió: "Tengo la esperanza de que los deportistas van a volverse incluso más inteligentes con respecto a las conmociones. Todo depende de que los deportistas reporten los síntomas".

Más información

Para más información sobre las conmociones, visite la Asociación Americana de Cirujanos Neurológicos (American Association of Neurological Surgeons).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad