Publicidad

Editar mi perfil

Los jóvenes que se dan atracones de comida son más propensos al consumo de drogas ilegales, según un estudio

Por Alan Mozes, Reportero de Healthday -

Comer en exceso fue lo primero que sucedió en una revisión extensa de 17,000 chicos y chicas

LUNES, 10 de diciembre (HealthDay News) -- Los preadolescentes, adolescentes y adultos jóvenes que habitualmente comen en exceso aparentemente tienen más probabilidades de experimentar con marihuana y otras drogas, según sugiere una nueva investigación.

La observación procede de un esfuerzo de investigación durante una década, en la que se siguió a casi 17,000 chicos y chicas para evaluar los patrones alimenticios y de consumo de drogas.

El mensaje final: el consumo de drogas era mayor en todos aquellos que comían en exceso, sin importar si esa conducta de comer en exceso estaba relativamente controlada o si se trataba de atracones, que implican una pérdida de control al comer.

"La investigación previa había demostrado que había un vínculo entre comer en exceso, los atracones y otros problemas de salud, así que muchos de los resultados fueron los que esperábamos", señaló Kendrin Sonneville, dietista registrada de la división de medicina de adolescentes y adultos jóvenes del Hospital Pediátrico de Boston.

Sin embargo, sugirió que algunos hallazgos, como el que "los adolescentes que se dan atracones no tenían más probabilidades de beber alcohol compulsivamente con frecuencia que aquellos que no se dan atracones", fueron algo sorprendentes.

Lo que es más, Sonneville observó que, aunque "pueda parecer que comer en exceso y darse atracones es algo que preocupa a los individuos obesos, este estudio muestra que ese tipo de conductas resultan problemáticas para todos los niños. No importa cuál fuera su peso, los adolescentes que admitieron que se daban atracones de comida tenían más probabilidades de empezar a consumir drogas y a deprimirse que los que no lo hacían".

El estudio, que apareció en línea el 10 de diciembre en la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, estuvo financiado por los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU.

Todos los participantes tenían entre 9 y 16 años de edad cuando empezaron su participación en el estudio. Entre 1996 y 2005, rellenaron formularios sobre sus hábitos alimentarios y de consumo de drogas cada año o cada dos años.

En un momento dado, los formularios preguntaban sobre el consumo de marihuana, hachís, cocaína, crack, heroína, éxtasis, PCP, GHB, LSD, hongos psicodélicos, ketamina, metanfetamina de cristal y anfetaminas, además del consumo no recetado de tranquilizantes, analgésicos, pastillas para dormir y estimulantes.

Los autores hallaron que darse atracones al comer era más habitual en las chicas: un poco por encima del 3 por ciento en ellas y un 1 por ciento en los chicos. A su vez, darse atracones estaba asociado con un riesgo mayor de sobrepeso u obesidad y con la aparición de síntomas depresivos. Sin embargo, simplemente comer en exceso, con autocontrol, no se asoció con nada de esto.

Tanto comer en exceso como darse atracones se asociaron con un riesgo mayor de empezar a consumir drogas, pero no con beber alcohol compulsivamente.

"Basándonos en los hallazgos de este estudio solo, no podemos explicar por qué los adolescentes que comen en exceso o se dan atracones no cuentan con un riesgo mayor de consumir bebidas alcohólicas de forma compulsiva", aseguró Sonneville. "Es importante tener en cuenta que consumir alcohol compulsivamente con frecuencia era habitual en nuestro estudio, [ya que] el 60 por ciento de los adolescentes empezaron a hacerlo en el trascurso del estudio".

"El hecho de que no viéramos una asociación entre darse atracones y empezar a beber compulsivamente quizá tenga que ver con el hecho de que esta conducta es normativa entre los adolescentes", añadió.

La dietista registrada Lona Sandon, profesora asistente de nutrición clínica en el Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas en Dallas, afirmó que los hallazgos están en consonancia con lo que esperaba.

"La mayoría de la gente quizá no asocie los atracones con el consumo de drogas, pero hay quien usa la comida a menudo para manejar su estado emocional del mismo modo que con las drogas". "Puede que se den esos atracones de comida para mejorar de algún modo su estado de ánimo o... para ocultar emociones negativas. Puede que acaben consumiendo marihuana o cualquier otra droga por esta misma razón".

"Observamos esto en aquellos casos en los que los pacientes se someten a una cirugía bariátrica", añadió Sandon. "En muchos de esos casos, la droga elegida, por decirlo así, era la comida. Si no cambian su manera de pensar con respecto a la comida y el autocontrol en las comidas, seguirán teniendo los mismos problemas después de la cirugía".

"A menudo lo que ocurre es que cambian la comida por el alcohol, porque después la cirugía bariátrica es mucho más fácil beber alcohol rápidamente que comer", añadió.

Aunque el estudio descubrió una asociación entre darse atracones de comida y un mayor riesgo de consumo de drogas, no probó una relación causal.

Más información

Para más información sobre los atracones de comida y los niños, visite la Nemours Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo