SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los intensos esfuerzos que fomentaron la salud cardiaca en una comunidad de Maine

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
Los intensos esfuerzos que fomentaron la salud cardiaca en una comunidad de Maine

Unas mejores pruebas, y el control del colesterol alto y de la presión cardiaca redujeron las muertes y las hospitalizaciones, según un estudio

MARTES, 13 de enero de 2015 (HealthDay News) -- Para la salud cardiaca, a veces es necesario un pueblo entero.

Esa podría ser la moraleja de un estudio nuevo. Halló que la atención puesta a largo plazo de una comunidad de Maine en las pruebas de los factores de riesgo cardiaco, además de ayudar a las personas a dejar de fumar, ahorró dinero y salvó vidas.

A lo largo de cuatro décadas (de 1970 a 2010), un programa a nivel comunitario en el condado rural de Franklin redujo dramáticamente las hospitalizaciones y muertes por enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares (ACV), informan los investigadores el 13 de enero en la revista Journal of the American Medical Association.

Entre 1970 y 1989, la tasa de mortalidad en el condado fue de 60.4 por cada 100,000 personas; ya era la más baja en Maine. Pero entre 1990 y 2010, esa tasa se redujo incluso más, a 41.6 por cada 100,000 personas.

Según el equipo de investigación, los beneficios para la salud se debieron en gran medida a conseguir que los ciudadanos controlaran su presión arterial, redujeran el colesterol y dejaran de fumar.

"Mejorar el acceso a la atención sanitaria, proporcionar un seguro y concentrarse en los factores de riesgo de las enfermedades cardiacas y los ACV cambió de manera notable la salud de la población general", dijo uno de los coautores, el Dr. Roderick Prior, del Hospital Conmemorativo Franklin en Farmington, Maine.

Prior cree que la experiencia del condado de Franklin puede ser un modelo para otras comunidades del país.

"Si las comunidades empiezan a hacerse cargo de sus problemas de salud, pueden aumentar la longevidad y reducir los costos de la atención sanitaria", señaló.

Iniciado en 1974, el Programa de Salud Cardiovascular de Franklin se propuso reducir el número de enfermedades cardiacas y ACV de aproximadamente unas 22,000 personas que vivían en el condado en aquel entonces. Durante los primeros cuatro años del programa, se realizaron pruebas de salud cardiaca a aproximadamente el 50 por ciento de los adultos del condado.

Los esfuerzos de alcance fueron la clave. Según los autores del estudio, los organizadores enviaron "enfermeros y voluntarios de la comunidad entrenados a los ayuntamientos, a los sótanos de las iglesias, a las escuelas y a los lugares de trabajo", para ayudar a motivar a los residentes para que realizaran las pruebas.

Las pruebas ayudaron a alertar a las personas de los problemas potenciales para la salud, y tras las pruebas, la proporción de residentes cuya presión arterial estaba controlada pasó de aproximadamente un 18 por ciento a un 43 por ciento, indicó el equipo de Prior.

En 1986 se añadieron las pruebas regulares de colesterol y en unos cinco años el 40 por ciento de los adultos llegaron a realizarlas, el 50 por ciento de los cuales tenían un colesterol alto, dijeron los investigadores. Entre 1986 y 2010, la proporción de las personas que experimentaron mejoras en sus niveles de colesterol aumentó desde el 0.4 por ciento hasta aproximadamente el 29 por ciento, respectivamente.

Del mismo modo, después de empezar un programa para dejar de fumar, la tasa de no fumadores en el condado de Franklin aumentó del 48.5 por ciento al 69.5 por ciento. Este aumento fue significativamente más alto que los cambios en las tasas de no fumadores en cualquier otro lugar de Maine, indicó el equipo.

También se salvaron o se alargaron vidas. En los años 60, la tasa de mortalidad en el condado de Franklin estaba al nivel o por encima de la tasa de mortalidad general del estado, pero desde 1970 a 2010 la tasa de mortalidad del condado cayó por debajo de la media del estado, incluyendo las muertes por enfermedades cardiacas y ACV.

El programa no solamente redujo la tasa de mortalidad, sino que ahorró dinero al condado. Desde 1994 hasta 2006, las hospitalizaciones fueron menos de las esperadas, lo que ahorró casi 5.5 millones de dólares en los costos totales dentro y fuera del hospital para los residentes del condado cada año, dijeron los investigadores.

"Este estudio importante demuestra que las intervenciones basadas en la comunidad son factibles y pueden sostenerse durante un periodo de tiempo largo", dijo el Dr. Gregg Fonarow, profesor de cardiología de la Universidad de California, en Los Ángeles, y vocero de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association). Cree que el ejemplo de Maine también "hace hincapié en el impacto potencial de las intervenciones dirigidas, multidimensionales y a nivel comunitario a la hora de mejorar la salud y los resultados cardiacos.

El Dr. Darwin Labarthe es profesor de medicina preventiva y epidemiología de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern de Chicago, y coautor de un editorial acompañante en la revista. Cree que "las comunidades en las que vivimos tienen una capacidad de hacer lo que se ha hecho en el [condado de] Franklin, Maine".

Más información

Para más información sobre las enfermedades cardiacas en su comunidad, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?