SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los desfibriladores para salvar vidas con frecuencia están bajo llave, encuentra un estudio

Por Amy Norton, Reportera de HealthDay -
Los desfibriladores para salvar vidas con frecuencia están bajo llave, encuentra un estudio

Los dispositivos, que administran un shock para devolver el ritmo cardiaco a la normalidad, no estaban disponibles el 25 por ciento de las veces durante las emergencias

SÁBADO, 7 de noviembre de 2015 (HealthDay News) -- Los desfibriladores públicos pueden ayudar a que cualquiera salve la vida a una persona que sufre un paro cardiaco, pero con frecuencia los dispositivos se guardan bajo llave, encuentra un estudio reciente.

El problema es la accesibilidad de unos dispositivos llamados desfibriladores externos automáticos (DEA). Se trata de versiones portátiles y fáciles de usar por el público en general de unos dispositivos que los médicos usan para administrar un shock al corazón con la finalidad de que salga de un paro cardiaco.

Ahora, los paramédicos llevan DEA de forma rutinaria, y los dispositivos con frecuencia están disponibles en los lugares grandes, como los aeropuertos y los estadios deportivos, así como en las escuelas y en las empresas privadas.

Pero para cumplir con su cometido, esos dispositivos tienen que estar fácilmente disponibles, señaló el autor del estudio, Timothy Chan, investigador de la Universidad de Toronto.

Sin embargo, su equipo encontró que con frecuencia no es así.

Los investigadores estudiaron los casos de 451 residentes de Toronto que sufrieron un paro cardiaco a una distancia de 100 metros de un DEA, más o menos la longitud de un campo de fútbol americano. Una cuarta parte de las veces los dispositivos estaban bajo llave.

"Si el DEA no está accesible, es como si no estuviera", dijo Chan.

El estudio encontró que los DEA en las escuelas, los edificios de oficinas, los centros industriales y las instalaciones recreativas son los que más probablemente estén bajo llave, sobre todo de noche o los fines de semana, lo que no resulta sorprendente, comentó Chan, dado que esos edificios no están abiertos permanentemente.

Desafortunadamente, dos tercios de los paros cardiacos incluidos en el estudio ocurrieron de noche o el fin de semana, dijo Chan.

Chan presentó el estudio el domingo en la reunión anual de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA) en Orlando, Florida Los datos y conclusiones deben ser considerados como preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Los hallazgos "parecen auténticos", según el Dr. Clifton Callaway, vocero de la AHA y profesor de medicina de emergencia de la Universidad de Pittsburgh.

"Una de nuestras más antiguas preocupaciones es que los DEA no siempre están ubicados en lugares claramente marcados o que la gente conozca", dijo Callaway. Añadió que tiene sentido que los DEA también resulten frecuentemente inaccesibles, sobre todo los que son propiedad de negocios particulares.

"Muchos negocios los compran para sus empleados, no para el uso del público general", dijo Callaway.

Planteó que las comunidades necesitan "ideas novedosas" para hacer que los DEA estén ampliamente disponibles, y para garantizar que las personas sepan dónde están los dispositivos.

Tanto Callaway como Chan dijeron que se están tomando medidas. Por ejemplo, la PulsePoint Foundation desarrolló una aplicación para smartphones que permite a los usuarios ubicar los DEA locales.

Chan dijo que las compañías también están trabajando para encontrar formas de que los DEA estén disponibles al aire libre, en contenedores a prueba del tiempo y del vandalismo.

Pero según Chan se necesita más innovación. Dijo que una posibilidad sería involucrar a los bancos y que haya DEA disponibles en los cajeros automáticos.

Chan anotó que en Japón hay máquinas expendedoras con DEA.

Los DEA pueden ser usados para restaurar un ritmo cardiaco normal en algunos casos de paro cardiaco. Lo más frecuente es que el paro cardiaco ocurra cuando la cámara principal de bombeo del corazón deja de contraerse y comienza a temblar de forma caótica, privando al cuerpo de sangre y oxígeno. Sin un tratamiento rápido, resulta letal en minutos.

En Estados Unidos, cada año unas 360,000 personas sufren un paro cardiaco fuera de un hospital, según la AHA. Menos del 10 por ciento de esas personas sobreviven.

Pero las probabilidades aumentan si los transeúntes administran compresiones de pecho o usan un DEA mientras esperan la llegada de los paramédicos.

Chan dijo que no está claro si la disponibilidad de los DEA podría haber afectado la supervivencia de los pacientes del estudio.

Callaway también apuntó que la creciente disponibilidad de DEA es solo una parte del panorama. También es necesario que el público sepa que los dispositivos existen, y que se sienta cómodo usándolos.

Ahora, los cursos locales de RCP incluyen entrenamiento en el uso de DEA, dijo Chan.

Pero incluso sin entrenamiento, cualquiera puede usar un DEA, añadió. Los dispositivos analizan automáticamente el ritmo cardiaco, y administran un shock solo si es adecuado.

Chan apuntó a un estudio ampliamente reportado sobre paros cardiacos "falsos", en que los investigadores encontraron que estudiantes de sexto curso de primaria usaron DEA casi tan bien como los paramédicos profesionales.

Más información

La Asociación Americana del Corazón ofrece más información sobre los paros cardiacos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?