Editar mi perfil

Estimulación cerebral profunda alivia el trastorno obsesivo compulsivo

Por Amanda Gardner, Reportero de Healthday -
Crédito: HD

Unas IRM mostraron que normalizaba la actividad en áreas del cerebro relacionadas con la recompensa

DOMINGO, 24 de febrero (HealthDay News) -- La estimulación cerebral profunda ha ayudado a las personas con trastorno obsesivo compulsivo (TOC) grave, y una nueva investigación ayuda a explicar por qué.

Un estudio holandés que aparece en la edición en línea del 24 de febrero de la revista Nature Neuroscience halló que el procedimiento esencialmente restauraba la función normal en una parte del cerebro conocida como núcleo accumbens.

El núcleo accumbens "forma parte de una red cerebral más amplia", explicó el autor del estudio, el Dr. Martjin Figee. "Esa red tiene que ver con la motivación y con el procesamiento de las recompensas, y su actividad se ve afectada [en el TOC], lo que probablemente explica por qué [los pacientes] se quedan atrapados en conductas patológicas a expensas de las conductas saludables".

Esencialmente, el TOC es el resultado de un cableado erróneo en el cerebro.

No se trata tanto de un trastorno de una parte específica del cerebro como de un "trastorno del circuito neural", explicó el Dr. Brian Snyder, director de neurocirugía funcional y restaurativa del Hospital de la Universidad de Winthrop en Mineola, Nueva York.

Alrededor del uno por ciento de los adultos de EE. UU. sufren de la afección, que conlleva unos pensamientos no deseados y perturbadores, u obsesiones, que entonces provocan una conducta compulsiva.

Aunque una persona sin TOC puede preocuparse momentáneamente de haberse olvidado de cerrar la puerta, ese pensamiento se ve rápidamente equilibrado al darse cuenta de que sí, la puerta estaba cerrada.

En una persona con TOC, al contrario, el pensamiento de que la puerta está abierta recurre, y cae en un patrón repetitivo de pensamiento (obsesión) y de revisar que la puerta esté cerrada (compulsión).

El Dr. Wayne Goodman, profesor y presidente de psiquiatría del Hospital Mount Sinai en la ciudad de Nueva York, describió el TOC como una especie de "circuito que reverbera".

La estimulación cerebral profunda (ECP), que se usa ampliamente para el Parkinson grave y experimentalmente para tratar la depresión mayor, tiene una aprobación limitada en EE. UU. para tratar el TOC que no ha respondido a otros tratamiento.

Pero los expertos no estaban seguros de por qué el procedimiento funcionaba.

En el estudio participaron 16 pacientes de TOC y 13 controles sanos. A todos se les implantaron electrodos en el área del núcleo accumbens del cerebro. Entonces, se sometieron a una IRM funcional del cerebro mientras realizaban una tarea en que había una anticipación de la recompensa (el tipo de actividad que puede desencadenar el TOC).

Los síntomas de TOC mejoraron, en promedio, un 50 por ciento, mientras que la actividad cerebral (no solo en el núcleo accumbens sino también en una red cerebral de mayor tamaño) se normalizó, señaló Figee, quien es psiquiatra del departamento de psiquiatría de ECP del Centro Médico Académico de Ámsterdam, en los Países Bajos.

"Esto podría explicar por qué los pacientes que reciben ECP experimentan cambios muy rápidos en una amplia variedad de problemas motivacionales y conductuales", añadió. "Es clínicamente importante porque indica que la ECP también podría ayudar en otros trastornos que tienen unas perturbaciones parecidas en las redes, como la adicción o los trastornos alimentarios".

Actualmente, varios centros de Europa y EE. UU. usan ECP para las enfermedades psiquiátricas, señaló Figee.

La accesibilidad y la cobertura de seguro varían ampliamente, aunque a veces Medicaid la cubre, apuntó Goodman.

Pero elegir los candidatos adecuados para el procedimiento puede resultar muy difícil, ya que tienen que haber fracasado en sus intentos con varios medicamentos y con la terapia cognitivo conductual, comentó Snyder. La terapia cognitivo conductual es un tratamiento que ayuda a los pacientes a cambiar sus pensamientos, sentimientos y conductas. Los pacientes también tienen que estar libres de otros trastornos psiquiátricos.

Aunque el beneficio parece ser duradero, el procedimiento no es una cura, anotó Snyder.

"Provee beneficios sintomáticos significativos", dijo. "Podría significar la diferencia entre poder salir de casa e ir a trabajar y estar atrapado en la casa o en una institución toda la vida".

Más información

Para más información sobre el trastorno obsesivo compulsivo, visite el Instituto Nacional de Salud Mental de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo