SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los beneficios de una buena atención en la niñez llegan hasta la adolescencia

Por Karen Pallarito, Reportero de Healthday -
Los beneficios de una buena atención en la niñez llegan hasta la adolescencia

En un estudio a largo plazo, los adolescentes tenían mejores puntuaciones de logros académicos

VIERNES, 14 de mayo (HealthDay News/DrTango) -- Elegir una buena fuente de atención infantil hace una diferencia no sólo en los años preescolares, sino también cuando el niño llega a la adolescencia, según sugiere una investigación reciente.

A los quince años, los niños que habían recibido una atención de mayor calidad puntuaron mejor en pruebas de logros cognitivos y académicos que sus pares que recibieron una atención de calidad más baja, según encontró el estudio. La mejora fue comparable con la observada antes entre niños de cuatro años y medio de edad que entraban a kínder y que tenía una atención de alta calidad.

"Parece que los niños conservan esa pequeña ganancia que observamos antes del kindergarten, una mejora pequeña, pero que cuenta", aseguró la autora del estudio, Deborah Lowe Vandell, profesora y catedrática de educación de la Universidad de California en Irvine.

Esa ventaja académica se observa a través del espectro socioeconómico, desde los niños más ricos hasta los más pobres, lo que sugiere que "realmente hay algo que da a los niños un pequeño impulso en términos de preparación para la escuela", añadió James A. Griffin, subjefe de la Rama de desarrollo y conducta infantiles del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver de Rockville, Maryland.

El estudio es el primero en documentar los efectos a largo plazo de la atención infantil no relacionada con parientes en una población diversa, según la Society for Research in Child Development, que edita la revista Child Development. Los hallazgos aparecen en la edición de mayo y junio.

En cuanto a los padres, el estudio debe darles algo de consuelo.

"Si se puede obtener una atención infantil de mejor calidad, es algo positivo. Si a veces no es la mejor de todas, no es una tragedia", apuntó W. Steven Barnett, codirector del Instituto Nacional de Investigación en Educación Temprana de la Universidad de Rutgers en New Brunswick, Nueva Jersey.

Sin embargo, Barnett sugiere que la muestra del estudio, que incluyó atención con sede en centros, atención prestada en el hogar del niño por un cuidador que no era su pariente, y atención provista en el hogar de otra persona, tal vez no represente todo el rango de calidad. Cita investigaciones que muestran efectos iniciales más contundentes en programas de educación preescolar diseñados específicamente para ayudar a los niños a prepararse para el aprendizaje.

Explicó que mayores diferencias en la calidad de los programas infantiles de preparación resultarán en mayores diferencias en los resultados académicos.

Los 1,364 niños del estudio habían sido evaluados de forma periódica desde el mes de edad como parte del Estudio de atención infantil temprana y desarrollo juvenil, el estudio más completo y de mayor duración sobre la atención infantil en EE. UU.

Para determinar si los efectos de la calidad de la atención infantil persistían en la adolescencia, y si emergía algún efecto nuevo, los investigadores examinaron la calidad de la atención, el número de horas que el niño recibía atención, y el tipo de atención.

La calidad se definió en términos de la calidez, la sensibilidad a las necesidades de los niños y la estimulación cognitiva que los cuidadores prestaban a los pequeñines.

Aunque el estudio siguió a las experiencias de los niños, no fue diseñado para determinar causa y efecto.

El análisis actual tampoco evaluó los resultados de los adolescentes según habían recibido o no atención infantil. Pero informes anteriores del estudio mostraron que los niños que recibían atención infantil de forma rutinaria puntuaban más que los niños que no, apuntó Vandell.

Además de mejores puntuaciones, la atención de calidad también se asoció con menos problemas conductuales a los quince años.

Por otra parte, los adolescentes que habían pasado más tiempo en atención infantil reportaban más conductas de toma de riesgos e impulsividad frente a los que habían pasado menos tiempo.

"Creo que la advertencia aquí es que no sólo los efectos son pequeños, sino que relativamente hablando, el número de conductas impulsivas y de toma de riesgo autorreportadas por estos jóvenes era relativamente bajo", advirtió Griffin.

En otro estudio que aparece en la misma revista, los investigadores midieron los niveles de la hormona del estrés cortisol en 150 bebés de tres y cuatro años de edad, la mayoría blancos, de familias de clase media, que asistían a una guardería hogareña con licencia todo el día.

Frente a los niveles de cortisol en casa, los niveles de cortisol de 40 por ciento de los niños estaban suficientemente elevados en la guardería para indicar que sufrían de estrés.

Los aumentos en el cortisol fueron mayores en situaciones en que los cuidadores se mostraban intrusivos o controladores. Las niñas con los mayores aumentos actuaban de forma ansiosa y cautelosa en la guardería, mientras que los niños se mostraban enojados y agresivos.

"Estos hallazgos indican que la conducta del proveedor de atención se asocia tanto con qué tan bien funcionan los niños en la guardería como con el nivel de elevación del cortisol", advirtió en un comunicado de prensa la autora del estudio Megan R. Gunnar, de la Universidad de Minnesota.

Más información

Para ayuda en la selección de atención infantil de calidad, visite childcare.gov.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?