SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los bebés prematuros extremos con frecuencia se enfrentan a problemas de por vida

Por Steven Reinberg, Reportero de HealthDay -
Los bebés prematuros extremos con frecuencia se enfrentan a problemas de por vida

A pesar de las dificultades, un estudio encuentra que la mayoría viven de forma independiente

LUNES, 23 de mayo de 2016 (HealthDay News) -- Los bebés extremadamente prematuros con frecuencia tienen problemas de por vida, enfrentándose a más dificultades físicas, emocionales y sociales en la adultez que sus pares nacidos a término completo, informan unos investigadores.

Pero en general, esos minúsculos bebés se convierten en adultos que contribuyen a la sociedad y viven con independencia, encontró un estudio de casi 200 adultos en Canadá.

Aun así, los investigadores encontraron que las personas nacidas de forma muy prematura eran más propensas a estar desempleadas, a ganar menos dinero y a tener problemas crónicos de salud, en comparación con las nacidas a término completo. Una proporción más alta eran solteros, dijeron que nunca habían tenido relaciones sexuales, y tendían a realizar menos conductas riesgosas.

"Muchas de esas diferencias se explicaron porque tenían disfunciones neurológicas, como parálisis cerebral o ceguera", apuntó la investigadora líder, la Dra. Saroj Saigal, profesora de pediatría de la Universidad de McMaster en Hamilton, Ontario.

Si se excluye al 20 por ciento que tenían discapacidades físicas o neurológicas, algunas de las diferencias desaparecen, afirmó. Por ejemplo, la mayoría tenían empleo.

"Pero siguen habiendo diferencias en los ingresos del hogar, que eran de unos 20,000 dólares menos, y era más probable que fueran solteros", señaló Saigal.

"A pesar de esas diferencias, a la mayoría les sigue yendo razonablemente bien en la vida", dijo Saigal.

También tendían a ser más tímidos y a tener una menor participación social que los nacidos con un peso normal, lo que podría explicar algunas de esas variaciones, planteó Saigal.

Los hallazgos son positivos, según una vocera de March of Dimes.

"A esos niños les ha ido sorprendentemente bien, mejor de lo que la gente hubiera esperado", dijo Christine Gleason, neonatóloga de alto riesgo y profesora de pediatría del Hospital Pediátrico de Seattle, y asesora médica de March of Dimes.

Gleason anotó que los participantes del estudio nacieron hace años, cuando apenas un 40 por ciento de los bebés prematuros sobrevivían.

Debido a los avances en la atención neonatal, muchos más bebés prematuros sobreviven en la actualidad, "pero hay problemas que pueden afectarles toda su vida", advirtió Gleason. "Por eso es importante prevenir el nacimiento prematuro en primer lugar".

El informe aparece en la edición en línea del 23 de mayo de la revista JAMA Pediatrics.

En el estudio, Saigal y sus colaboradores siguieron a cien bebés prematuros con un peso extremadamente bajo al nacer hasta que tenían de 29 a 36 años. Los investigadores los compararon con 89 adultos nacidos a término y con un peso normal. En promedio, los bebés prematuros pesaron menos de 2.2 libras (1 kilo) al nacer.

Aunque ambos grupos tuvieron niveles similares de educación y relaciones familiares parecidas, los investigadores encontraron algunas diferencias.

Específicamente, el 80 por ciento de los adultos nacidos de forma prematura habían tenido empleo en el año anterior, frente al 92 por ciento de los nacidos a término.

Además, el 31 por ciento de los nacidos de forma prematura no tenían relaciones románticas, o las tenían raras veces, en comparación con el 13 por ciento de los nacidos a término. El estudio también encontró que el 9 por ciento de los nacidos de forma prematura se identificaban como homosexuales o bisexuales, frente al 2 por ciento de los nacidos a término, y que un 21 por ciento eran vírgenes, en comparación con un 2 por ciento de los nacidos a término.

Además, un 20 por ciento de los nacidos de forma prematura tenían hijos, frente al 33 por ciento de los nacidos a término.

Las afecciones de salud crónicas, con frecuencia problemas de los ojos, eran el doble de comunes en el grupo de prematuros: un 25 frente a un 13 por ciento. Los nacidos muy pequeños tenían además una autoestima más baja, pero también eran menos propensos a abusar de las drogas o del alcohol, mostraron los hallazgos.

Más información

Para más información sobre los bebés prematuros, visite March of Dimes.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad