Publicidad

Editar mi perfil

Los bebés de mujeres obesas tienen arterias más gruesas

Por HealthDay -
Crédito: HD

Podría tratarse de una señal muy temprana de problemas cardiovasculares, advierten investigadores australianos

MIÉRCOLES, 27 de febrero (HealthDay News) -- Los bebés nacidos de mujeres obesas típicamente presentan un engrosamiento de un vaso sanguíneo clave del corazón que parece relacionares con el peso excesivo de sus madres, muestra un nuevo estudio.

Las paredes de un importante vaso del corazón, la aorta, ya son más gruesos en esos bebés que en los bebés nacidos de las mujeres de peso normal, y el engrosamiento ocurre independientemente de cuánto pesaba el bebé al nacer, informan los investigadores australianos.

Un engrosamiento de las paredes arteriales es un factor de riesgo independiente de la enfermedad cardiaca, anotó el equipo de investigación. Teorizan que las mujeres embarazadas que tienen sobrepeso o son obesas podrían afectar el riesgo de sus bebés de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular más adelante en sus vidas.

"Las señales físicas más tempranas de la arterosclerosis [el endurecimiento de las arterias] se presentan en la aorta abdominal", escribió en el estudio el equipo liderado por el Dr. Michael Skilton, investigador de la obesidad de la Universidad de Sídney. Anotan que el grosor arterial es una medida clave de la salud cardiaca general en los niños.

En la investigación participaron 23 mujeres que tenían 16 semanas de embarazo. La edad promedio de las participantes fue de 35 años. De los participantes, diez dieron a luz a chicos. El peso de nacimiento de los recién nacidos varió de entre 1.8 y 4.3 kilos (de 4 a 9.5 libras).

Los investigadores escanearon la aorta abdominal (la sección de la arteria que va desde el corazón hasta el vientre) de cada bebé en un plazo de siete días del nacimiento para evaluar el grosor de las dos paredes más internas.

El estudio reveló que los bebés nacidos de las mujeres con sobrepeso u obesas tenían paredes arteriales que eran 0.06 milímetros más gruesas que los bebés nacidos de mujeres que tenían un peso normal.

El grosor de esas paredes, que variaba de 0.65 mm a 0.97 mm, se correlacionaba con el peso de la madre de cada bebé, de forma que los bebés nacidos de las mujeres que más pesaban tenían las paredes arteriales más gruesas. Esto fue así independientemente de qué pesaban los bebés al nacer, añadieron los investigadores.

Según el equipo australiano, más de la mitad de las mujeres en edad fértil de los países desarrollados actualmente tienen sobrepeso o son obesas. Sin embargo, aunque el efecto halló una asociación entre el peso de la madre y el grosor arterial del bebé, no pudo probar causalidad.

El estudio aparece en la edición en línea del 27 de febrero de la revista Fetal and Neonatal Edition of Archives of Disease of Childhood.

Más información

March of Dimes ofrece más información sobre la obesidad durante el embarazo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo