SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Adultos con autismo no tienen éxito en entrevistas laborales

Por Alan Mozes, Reportero de HealthDay -
Adultos con autismo no tienen éxito en entrevistas laborales

Las habilidades de comunicación disminuidas pueden ser aparentes incluso en quienes son considerados 'altamente funcionales'

Los adultos 'altamente funcionales' con autismo pueden enfrentar importantes retos de comunicación que podrían dificultar conseguir un trabajo, según una nueva investigación de Canadá.

El hallazgo está basado en un análisis de audio que examinó las habilidades de conversación de los adultos mientras se embarcaban en una serie de entrevistas de trabajo.

"Nuestro trabajo se enfocó en personas con autismo que tiene los mismos resultados que las personas sin autismo en pruebas de resolución de problemas y de coeficiente intelectual no verbal", explicó la autora principal del estudio Wendy Mitchell, candidata doctoral en la facultad de medicina de rehabilitación de la Universidad de Alberta en Edmonton.

"Sin embargo los escuchas, que no tenían ninguna experiencia con el autismo, detectaban fácilmente la deficiencia en la comunicación durante las entrevistas de trabajo", añadió.

"Ellos simplemente notaban que había algo raro ahí", dijo Mitchell. ""Y eso tuvo un impacto negativo en los resultados de las entrevistas. Lo que resalta el sencillo hecho de que necesitamos poner el enfoque no solo en las pruebas estandarizadas sino en el impacto funcional de la discapacidad".

Mitchell y sus colegas tienen programado presentar sus hallazgos esta semana en la Reunión Internacional para la Investigación del Autismo en Salt Lake City. Los hallazgos presentados en reuniones deben considerarse preliminares hasta su publicación en una revista sancionada por colegas.

Para explorar cómo podrían los adultos con autismo altamente funcionales percibirse durante una entrevista de trabajo, los autores del estudio grabaron el audio de conversaciones laborales de 20 de ellos y 20 adultos que no tenían autismo.

Las 40 grabaciones de audio se reprodujeron para 59 estudiantes universitarios, que no podían ver a los solicitantes de trabajo ni saber quién tenía autismo y quién no.

Durante cada reproducción, los estudiantes que escuchaban calificaron la calidad de la comunicación segundo a segundo (en una escala de 0 a 100). El resultado final fue un "mapa de entrevista de trabajo" que ilustraba de manera clara los puntos altos y bajos de la conversación.

Además, cada escucha completó un cuestionario que evaluaba la cantidad de la información transmitida, la facilidad con la que el escucha entendió al entrevistado, y su opinión de la calidad del entrevistador para llevar la conversación.

En general, se consideró que el grupo con autismo lo hizo mucho peor que el otro grupo.

Específicamente, el grupo con autismo tuvo resultados notablemente peores en términos de su uso de gramática, vocabulario, velocidad al hablar, uso de pausas y patrones de estrés y entonación. También mostraron una tendencia mayor a utilizar un lenguaje demasiado formal, de cambiar o repetir temas de manera abrupta o inapropiada, y a incluir detalles irrelevantes, según mostraron los hallazgos.

El resultado: los escuchas dijeron que solo le ofrecerían una segunda entrevista al 30 por ciento del grupo con autismo, comparado con el 75 por ciento del grupo sin autismo.

"Esto resalta que nuestras pruebas estandarizadas pueden no ser suficientemente sensibles para capturar lo que podría suceder en una situación de la vida real", dijo Mitchell.

"Y al obtener una mejor idea de lo que sucede en realidad, tendremos una mejor idea de los servicios que debemos ofrecer, tanto para brindar un mejor apoyo vocacional a los adultos jóvenes con autismo previo al empleo, como para empezar a desarrollar una mejor aceptación y comprensión en la comunidad en general", añadió.

Anne Roux, investigadora científica con el programa de investigación de los Resultados del Curso de la Vida en el Instituto A.J. Drexel en Filadelfia, dijo que el hallazgo "habla de la importancia de la terapia del habla y lenguaje para los adultos con autismo".

Roux señaló que "todos seguimos refinando nuestras habilidades de comunicación en la adultez observando cuáles temas son apropiados para discutir en el lugar de trabajo, el vocabulario específico de ese trabajo, cuándo usar formalidades y otras habilidades de lenguaje social".

Pero, precisó Roux, "los adultos con autismo no aprenden rápidamente las habilidades de comunicación necesarias para conseguir y mantener un trabajo tan solo escuchando y observando a otros. A menudo necesitan enseñanza directa de las habilidades de comunicación específicas para el lugar de trabajo y un entrenamiento continuo para evitar los peligros de un lenguaje social inapropiado".

Los adultos con autismo sufren de un " 'acantilado de servicios', una pronunciada caída en los servicios para personas con autismo entre la secundaria y la adultez. Mientras que 66 por ciento de los estudiantes con autismo reciben terapia del habla y lenguaje durante la secundaria, solo 10 por ciento recibe este servicio en la adultez", explicó Roux.

"[Pero] la terapia del habla y lenguaje sigue siendo una necesidad vital incluso después de que los jóvenes con autismo terminan la secundaria", dijo.

De acuerdo con el informe presentado el mes pasado por el Instituto Drexel, solo 58 por ciento de los adultos jóvenes con autismo han tenido empleo remunerado en los años entre la secundaria y su cumpleaños 25.

El "Reporte Nacional de Indicadores del Autismo: Transición a Adultez Temprana" también mostró que más de un tercio (37 por ciento) de los adultos jóvenes con autismo estaban esencialmente "desconectados" de cualquier trabajo o prospectos educativos llegados los 25 años.

Más información

Hay más información sobre el autismo y la adultez en la Autism Society (Sociedad del autismo).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?