SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los adolescentes fuman menos, pero usan más cigarrillos electrónicos

Los adolescentes fuman menos, pero usan más cigarrillos electrónicos

Una encuesta de los CDC encuentra que los adolescentes escuchan algunos mensajes sobre la salud, pero no todos

JUEVES, 9 de junio de 2016 (HealthDay News) -- Quizá parezca que los rebeldes adolescentes nunca escuchan nada, pero un nuevo informe del gobierno de EE. UU. encuentra que muchos están captando muy bien algunos mensajes sobre la salud.

El tabaquismo entre los estudiantes de secundaria ha alcanzado mínimos históricos. Poco más de uno de cada 10 estudiantes de secundaria fumaron cigarrillos en 2015, en comparación con más de uno de cada cuatro en 1991, reportaron el jueves los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Pero el uso de los cigarrillos ha aumentado.

Otras buenas noticias: el sexo prematrimonial se ha reducido, al igual que el consumo de refrescos y el uso ilegal de los medicamentos recetados.

Pero los conductores distraídos y los estilos de vida sedentarios siguen siendo problemas.

La encuesta, conocida como Encuesta nacional de riesgos y conductas de los jóvenes, incluyó a más de 15,000 estudiantes de secundaria.

Varios factores han contribuido al declive en el tabaquismo, según Patricia Folan, directora del Centro de Control del Tabaco de Northwell Health en Great Neck, Nueva York. Incluyen "las prohibiciones del tabaco en el ambiente, los aumentos de los impuestos sobre los cigarrillos, las campañas mediáticas antitabaquismo, además de la prohibición de los anuncios en los puntos de venta de tabaco en las tiendas", señaló.

Pero algunos adolescentes están reemplazando los cigarrillos tradicionales con los electrónicos. Casi una cuarta parte de los estudiantes de secundaria dijeron que habían usado cigarrillos electrónicos en los últimos 30 días. Y el 45 por ciento dijeron que habían probado un cigarrillo electrónico al menos una vez en su vida, encontró el informe.

Los cigarrillos electrónicos son dispositivos que funcionan con pilas, y calientan un fluido hasta que se convierte en un vapor, que entonces se inhala. El fluido contiene nicotina y otros ingredientes, como sabores y sustancias químicas.

El Dr. Len Horovitz, especialista pulmonar del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, dijo que "aunque el consumo de cigarrillos está en mínimos históricos entre los estudiantes de secundaria, el aumento del uso de los cigarrillos electrónicos plantea un riesgo de que los adolescentes pasen a fumar cigarrillos 'reales'".

Folan dijo que también es preocupante que los cigarrillos electrónicos sean "productos que buscan resultar atractivos para los niños, con sus sabores a dulces como, por ejemplo, a chicle, a 'Kaptain Krunch', a uva y a miles de sabores dulces más".

Esto podría ayudar a explicar por qué el uso de los cigarrillos electrónicos entre los adolescentes es mucho más alto que entre los adultos. Poco menos del 4 por ciento de los adultos que trabajan en Estados Unidos usan cigarrillos electrónicos, según los CDC.

Y el uso de los cigarrillos electrónicos podría ser más preocupante en los adolescentes que en los adultos. "Esos productos contienen nicotina, una sustancia adictiva, que tiene un efecto potente y nocivo en el desarrollo del cerebro de los jóvenes y los jóvenes adultos", anotó Folan.

Fumar no fue la única conducta malsana que se redujo entre los adolescentes. En apenas dos años (de 2013 a 2015) la cantidad de estudiantes de secundaria que tomaban un refresco una o más veces al día se había reducido del 27 al 20 por ciento, según el informe.

Dana Angelo White, dietista registrada de la Universidad de Quinnipiac en Hamden, Connecticut, dijo que "muchos niños no se dan cuenta de que cada botella de 20 onzas (casi 591 mililitros) tiene en promedio de 15 a 20 cucharadas de azúcar. Esas son muchas calorías adicionales que no necesitan".

Los adolescentes también son menos propensos a ser sexualmente activos, lo que se define como haber tenido relaciones sexuales en los tres meses anteriores. En 2015, el 30 por ciento de los adolescentes dijeron que eran sexualmente activos. En 1991, esa cifra era del 38 por ciento de los adolescentes, según el informe.

Menos estudiantes de secundaria reportaron un uso ilícito de un medicamento recetado una o más veces. En 2009, un 20 por ciento de los adolescentes habían tomado medicamentos recetados sin una receta, frente a un 17 por ciento en 2015.

Pero no hubo buenas noticias respecto a los conductores distraídos. En todo el país, un 42 por ciento de los estudiantes que habían conducido un vehículo en los últimos 30 días dijeron que habían enviado y recibido mensajes de texto o correos electrónicos mientras conducían. Se trata de la misma tasa que en 2013.

Y aunque la actividad sexual ha disminuido, lo mismo ha sucedido con el uso de preservativos. Entre los que son sexualmente activos en la actualidad, el uso de preservativos se redujo de un 63 por ciento en 2003 a un 57 por ciento en 2015. A esa preocupante tendencia se le añade que menos estudiantes realizan pruebas del VIH. Apenas uno de cada 10 estudiantes de secundaria se hizo una prueba del VIH en 2015, frente a un 13 por ciento en 2011, halló el informe.

Por último, el porcentaje de niños que jugaron videojuegos o juegos de computadora, o usaban una computadora tres o más horas al día por motivos no relacionados con la escuela, aumentó de un 22 a un 42 por ciento entre 2003 y 2015.

Laura Kann, jefa de la Rama de Vigilancia Escolar de los CDC, dijo en un comunicado de prensa de la agencia que "aunque las tendencias generales del informe de 2015 son positivas, los resultados resaltan la necesidad continua de mejoras en la reducción de los riesgos entre los adolescentes".

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece más información sobre la adolescencia.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?