SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Las olas de calor podrían empeorar el EPOC

Por Healthday -

El hallazgo es preocupante, dadas las predicciones de las temperaturas en aumento debido al cambio climático

A medida que las temperaturas del aire aumentan, lo mismo podría suceder con los síntomas de enfermedades respiratorias crónicas como la EPOC, sugiere un estudio reciente.

El problema podría ser incluso más grave si las predicciones sobre el calentamiento global se convierten en realidad, advirtieron los autores del estudio.

El estudio fue presentado el domingo en la reunión anual de la Sociedad Torácica Americana (American Thoracic Society), en San Diego.

Comprender mejor quién es más vulnerable a las crecientes temperaturas "es cada vez más importante para anticipar y preparar los efectos de salud relacionados con el cambio climático", planteó en un comunicado de prensa de la reunión la autora líder del estudio, la Dra. Meredith McCormack, de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore. "Esos hallazgos respaldan la necesidad de métodos adaptativos para el tratamiento de la EPOC, con el fin de prevenir los efectos adversos de salud relacionados con los aumentos en las temperaturas", planteó.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC se refiere a un conjunto de enfermedades, que incluyen el enfisema y la bronquitis crónica, que provocan un bloqueo de las vías respiratorias y problemas para respirar. Quince millones de estadounidenses reportan que tienen un diagnóstico de EPOC, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

En el nuevo estudio, el equipo de McCormack halló que los pacientes expuestos a unas temperaturas más altas bajo techo experimentaron un empeoramiento de sus síntomas y una reducción en la función pulmonar.

Unas temperaturas más cálidas al aire libre también se vincularon con un aumento en los síntomas de EPOC.

En el estudio participaron 84 ex fumadores con EPOC de moderada a grave. Cada uno de los participantes fue observado por una semana. Esto ocurrió en tres ocasiones, y cada semana de observación estuvo separada por tres meses.

Durante las observaciones, los participantes evaluaron sus síntomas a diario. Esto incluyó medir su falta de aire, producción de tos, función pulmonar y su necesidad de un inhalador. Se registró la temperatura diaria tanto al aire libre como dentro de sus casas.

Tras más de 600 días de monitorización durante los meses cálidos, el estudio mostró que los participantes salían al aire libre un 48 por ciento más en esos días. Incluso tras tomar en cuenta las concentraciones de contaminación atmosférica, unas temperaturas más altas bajo techo se asociaban con un aumento en los síntomas y la necesidad de medicamento, así como con un declive en la función pulmonar.

Los investigadores anotaron que el aumento en las temperaturas al aire libre solo se vinculó con un empeoramiento de los síntomas. El calor al aire libre no afectó al uso de medicamentos ni la función pulmonar de los participantes.

Los hallazgos presentados en reuniones médicas por lo general se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales. Pero McCormack cree que se necesita más investigación para determinar las mejores formas de ayudar a los pacientes de EPOC a mantener los síntomas a raya cuando las temperaturas aumenten. "La necesidad de métodos novedosos es particularmente crítica ante el cambio climático anticipado", enfatizó.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. tiene más información acerca de la EPOC.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2014, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?