SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Hipertensión: atrasar el tratamiento elevaría riesgo de ataques

Por HealthDay/HolaDoctor -
Hipertensión: atrasar el tratamiento elevaría riesgo de ataques
CRÉDITO: ISTOCK

La decisión médica sobre cuándo es el momento indicado para comenzar un tratamiento contra la hipertensión sigue generando controversia. Un nuevo estudio afirma que retrasarlo hasta que la máxima sea de 150 pone a las personas en más riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular (ACV). 

Un comité estadounidense recomendó en 2014, especialmente para las personas de 60 años y más, que se aumentara el valor de la presión arterial a partir de la cual los médicos receten un tratamiento, de una presión arterial sistólica de 140 a una de 150. La presión arterial sistólica es el número superior en la medida de la presión arterial.

Pero el nuevo estudio ha descubierto que las personas con una presión arterial sistólica de entre 140 y 149 tienen un riesgo un 70 por ciento más alto de sufrir un ACV que las personas con una presión arterial más baja.

"Nuestro estudio muestra que el grupo que está en el umbral probablemente tenga el mismo riesgo que conlleva tener una presión arterial mayor de 150, al menos con respecto al riesgo de sufrir un ACV", dijo el autor principal, el Dr. Ralph Sacco, jefe de neurología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Miami. "Se trató de una decisión controvertida, y creo que nuestro estudio sugiere que no deberíamos cambiarlo a 150. Deberíamos quedarnos con 140".

Pero es improbable que los nuevos hallazgos, publicados en línea el 1 de febrero en la revista Hypertension, acaben con la discusión sobre cuál debe ser el manejo adecuado de la presión arterial.

Por ejemplo, el nuevo estudio no aborda el riesgo de los efectos secundarios asociados con los medicamentos para la presión arterial, o el modo en que los medicamentos alteran el riesgo general de ACV de una persona, señaló el Dr. Paul James, director de medicina familiar en la Facultad de Medicina Carver de la Universidad de Iowa.

"Se trata de encontrar el equilibrio entre el riesgo del tratamiento y los beneficios del tratamiento", comentó James. "No es algo sencillo, y realmente no es algo que un estudio como este pueda responder".

Aproximadamente uno de cada 3 adultos en Estados Unidos tiene la presión arterial alta (hipertensión), según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU.

El instituto formó el Octavo Comité Nacional Conjunto (Eighth Joint National Committee, JNC8) en 2008 para actualizar las directrices sobre el tratamiento de la hipertensión publicadas en 2003. Su recomendación final, publicada en 2014, decía que las personas de a partir de 60 años solamente deberían tomar medicamentos para la hipertensión si su presión arterial está por encima de 150/90, un valor más alto para el tratamiento que la directriz anterior de 140/90.

Tras la revisión del JNC8 de las directrices, inmediatamente se entabló una discusión sobre ellas, y la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) expresó su preocupación sobre los posibles retrasos en el tratamiento de la presión arterial.

"Fueron muy controvertidas, y la Asociación Americana del Corazón fue persistente y franca con respecto a nuestro desacuerdo con esa recomendación", dijo la Dra. Mary Ann Bauman, vocera de la asociación del corazón y directora médica de la salud de las mujeres y las relaciones comunitarias de Integris Health, en Oklahoma City.

Sacco y sus colaboradores iniciaron su estudio como respuesta a las recomendaciones del JNC8. "Nos preocupaba el efecto potencial de las recomendaciones sobre la prevención del ACV", comentó.

El equipo de investigación reunió los datos de 1,750 participantes de a partir de 60 años del Estudio de Manhattan del Norte, un estudio sobre el riesgo de ACV en una comunidad multiétnica. Ninguna de las personas tenía diabetes ni enfermedad renal crónica, dos factores de riesgo para el ACV.

Durante aproximadamente 13 años de seguimiento, 182 personas sufrieron un ACV, reportaron los investigadores.

Los investigadores concluyeron que tener una presión arterial sistólica de 140 a 149 elevaba el riesgo de sufrir un ACV tanto como tener la presión arterial sistólica por encima de 150. El aumento del riesgo de ACV fue más evidente en los hispanos y en los negros, mostraron los hallazgos.

"Nuestros hallazgos respaldan el seguimiento de las directrices de tratamiento de la Asociación Americana del Corazón", dijo Sacco. Recomienda que se empiece a tomar la medicación con una presión sistólica a partir de 140.

James respondió que el nuevo estudio no proporciona evidencias sólidas que refuten la recomendación del JNC8, que sugería a los médicos tratar la presión arterial que esté en el límite (la sistólica entre 140 y 149) mediante los factores del estilo de vida, como la dieta y el ejercicio.

Añadió que el nuevo estudio se basa en datos observacionales, y solamente puede extraer conclusiones sobre el riesgo de ACV. Las recomendaciones del JNC8 se basaron en ensayos clínicos que demostraron que unas directrices más estrictas y un control de la presión arterial más firme no proporcionaban beneficios adicionales a los pacientes, dijo James.

"Pero las evidencias nos dijeron que por debajo de 150 no parecía traducirse en una mejora de la salud ni de la mortalidad", señaló James.

Bauman replicó que los ensayos clínicos en los que se basó el JNC8 no daban una visión completa de los riesgos a largo plazo de la hipertensión.

"Las complicaciones de la hipertensión son a largo plazo, y no creo que los ensayos clínicos en los que se basaron fueran lo suficientemente largos", señaló Bauman.

Bauman y Sacco también indicaron que un nuevo ensayo clínico llamado SPRINT, que se realizó después de la aparición de las directrices del JNC8, ha mostrado que bajar la presión arterial sistólica hasta 120 puede reducir en un cuarto la tasa de mortalidad, ataques cardiacos, insuficiencia cardiaca y ACV.

Paul se mostró de acuerdo en que el ensayo SPRINT "llega hasta el grado de evidencia" que el JNC8 buscaba, y debería incluirse en cualquier futura revisión de las directrices sobre la presión arterial.

Más información

Para saber por qué la presión arterial es importante, visite la Asociación Americana del Corazón.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?