SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Las muertes por enfermedad cardiaca en EE. UU. se desplazan hacia el sur

Por Amy Norton, Reportera de HealthDay -
Las muertes por enfermedad cardiaca en EE. UU. se desplazan hacia el sur

La salud cardiaca ha mejorado en el norte y en el oeste, pero ha declinado en los estados sureños, según un estudio de los CDC

LUNES, 21 de marzo de 2016 (HealthDay News) -- Menos estadounidenses están muriendo de enfermedades cardiacas en comparación con hace 40 años, pero no todas las partes del país están mostrando la misma tendencia a la baja, halla un nuevo estudio del gobierno federal.

Los investigadores señalan que los puntos álgidos de la enfermedad cardiaca en el país han migrado en gran medida hacia el sur. En los años 70, los condados de EE. UU. con las tasas más altas de muertes por enfermedad cardiaca se aglomeraban en el noreste. Ahora, se concentran en los estados sureños, sobre todo los del sur profundo.

El estudio, que aparece en la edición del 22 de marzo de la revista Circulation, solo puede mostrar la tendencia, no sus motivos, señaló la investigadora líder, Michele Casper.

"Pero a partir de otros estudios, sabemos que los factores socioeconómicos de un condado pueden afectar las tasas de tabaquismo y obesidad, o si las personas tienen acceso a una comida asequible y saludable, por ejemplo", comentó Casper, epidemióloga de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Según el Dr. Donald Barr, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, en California, el problema es claramente social.

Los estados sureños, dijo, con frecuencia tienen unas tasas más altas de obesidad, diabetes tipo 2 y enfermedad renal, que son factores de riesgo de la enfermedad cardiaca. Y las condiciones sociales (desde la pobreza y unos niveles educativos bajos hasta la injusticia racial) son la raíz del problema, enfatizó Barr.

"Los factores de riesgo sociales de enfermedad cardiaca son más comunes en el sur", lamentó. "La disparidad [en las muertes por enfermedad cardiaca] no tiene que ver con la atención en los hospitales. Se trata de la estructura social más amplia".

En el estudio, el equipo de Casper observó las tasas de mortalidad de los condados de EE. UU. por enfermedad cardiaca entre 1973 y 2010. En todo el país, hallaron los investigadores, esas muertes se redujeron en alrededor de un 62 por ciento.

Pero los condados variaban mucho, halló el estudio. En los condados con las mejoras más pequeñas, las muertes por enfermedad cardiaca se redujeron entre un 9 y un 50 por ciento. Y esos condados se concentraron en Alabama, Arkansas, Luisiana, Mississippi, Oklahoma y partes de Texas.

En contraste, los condados con las mayores mejoras observaron descensos en las tasas de mortalidad de entre un 64 y un 83 por ciento, y se encontraban sobre todo en el norte.

A principios de los 70, se consideraba que casi la mitad de los condados del noreste tenían tasas altas de mortalidad por enfermedad cardiaca, en comparación con el resto del país. En 2010, eso se había reducido a apenas un 4 por ciento de los condados del noreste.

Pero en el sur se vio la tendencia opuesta. En 2010, el 38 por ciento de los condados de la región tenían unas tasas altas de mortalidad por enfermedad cardiaca, frente a un 24 por ciento en los años 70.

Al igual que el noreste, el oeste medio mostró un declive en los condados con las tasas más altas de mortalidad por enfermedad cardiaca. En 2010, el 6 por ciento de sus condados cayeron en esa categoría. El oeste tenía, con mucha diferencia, las tasas más bajas de mortalidad en los 70, y sigue teniendo la mayoría de "aglomeraciones de tasas bajas" del país, halló el estudio.

"Observamos el cambio de norte a sur en un periodo relativamente corto", apuntó Casper. "Está pasando algo grande".

Dijo que la esperanza es que los condados y comunidades puedan usar esta información para "observar los factores locales" que podrían afectar las tasas de enfermedad cardiaca.

Los estadounidenses pueden tomar medidas para reducir su riesgo de enfermedad cardiaca, anotó Casper, al comer una dieta saludable, hacer ejercicio con regularidad y no fumar. Pero añadió que también necesitan ayuda para hacer esas cosas.

"En realidad conlleva un esfuerzo colectivo", dijo Casper. "La gente necesita acceso a la comida saludable y lugares seguros para hacer ejercicio".

Barr dijo que otras investigaciones apuntan a un cambio en el tipo de enfermedad cardiaca que está acabando con las vidas de los estadounidenses hoy en día. La enfermedad cardiaca, explicó, incluye a la enfermedad de la arteria coronaria, en que la placa grasa se acumula en las arterias del corazón y puede al final provocar un ataque cardiaco.

Pero también está la insuficiencia cardiaca, una enfermedad crónica en que el músculo cardiaco pierde su capacidad de bombear la sangre con eficiencia para satisfacer las necesidades del cuerpo.

Los declives en el tabaquismo y el colesterol alto sin controlar han ayudado a reducir las muertes por enfermedad cardiaca coronaria, apuntó Barr. Pero, añadió, la investigación muestra que la obesidad, la diabetes y la hipertensión parecen estar fomentando que haya más casos de enfermedad cardiaca, sobre todo entre los negros.

"Creo que el cambio geográfico en las tasas de mortalidad también refleja un cambio de la enfermedad cardiaca coronaria a la insuficiencia cardiaca", apuntó Barr.

Afirmó que la única forma de cambiar esos patrones regionales es abordar los problemas sociales subyacentes.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece consejos para la prevención de las enfermedades cardiacas.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?