SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Las muertes asistidas por un médico no se dispararon tras la legalización

Por Steven Reinberg, Reportero de HealthDay -
Las muertes asistidas por un médico no se dispararon tras la legalización

La pérdida de la independencia, no el dolor, es el principal motivo, encuentra un estudio

MARTES, 5 de julio de 2016 (HealthDay News) -- El respaldo público para la muerte asistida por un médico se ha estabilizado en Estados Unidos, y la práctica no se ha disparado como temían algunos, encuentra un estudio reciente.

En los lugares donde es legal, la muerte asistida por un médico sigue siendo rara. Se limita mayormente a pacientes de cáncer que son blancos, ricos y con un nivel educativo alto, encontraron los investigadores.

"La inmensa mayoría de los pacientes moribundos no utilizan la muerte asistida por un médico y la eutanasia, ni siquiera se lo plantean", comentó el investigador líder, el Dr. Ezekiel Emanuel, presidente del departamento de ética médica y políticas sanitarias de la Universidad de Pensilvania.

"Menos del 0.5 por ciento de las muertes en el estado de Washington son suicidios asistidos por un médico", comentó. Washington es uno de los cinco estados de EE. UU. donde la muerte asistida por un médico es legal. Los demás son California, Montana, Oregón y Vermont.

Para comprender mejor las actitudes y prácticas sobre las muertes asistidas y la eutanasia, el equipo de Emanuel revisó estudios, encuestas y otros datos publicados anteriores entre 1947 y 2016 en Estados Unidos y Europa.

La muerte asistida por un médico ocurre cuando un médico receta a los pacientes medicamentos letales para que los tomen ellos mismos. La eutanasia (que es ilegal en Estados Unidos) ocurre cuando un médico administra los medicamentos para acabar con la vida.

Veinte estados están sopesando la legalización de la muerte asistida por un médico, entre ellos Arizona, Colorado, Massachusetts, Nueva Jersey y Nueva York, según Death with Dignity, un grupo que defiende la muerte con asistencia.

Pero el respaldo público se ha estabilizado desde los 90, entre un 47 y un 69 por ciento de la población de EE. UU., encontraron los autores del estudio.

Si Oregón y Washington son una indicación, la mayoría de los pacientes que eligen acelerar su muerte se encuentran en un hospicio o en atención paliativa. (La atención paliativa está diseñada para mejorar la calidad de vida de los pacientes con una enfermedad potencialmente mortal, como el cáncer).

¿Los principales motivos? El temor de perder la autonomía, ya no disfrutar de las actividades, y otras inquietudes psicológicas, dijo Emanuel. El dolor por lo general no es el principal motivo, anotó.

La preocupación de que los médicos se verían inundados con solicitudes de pacientes desesperados parece no tener fundamento. Menos de un 20 por ciento de los médicos de EE. UU. dicen que les han pedido ayudar en una eutanasia o en una muerte asistida por un médico. No más de un 5 por ciento han aceptado, encontró el estudio.

Además, cada año, menos de un 1 por ciento de los médicos de Oregón y del estado de Washington emiten recetas para una muerte asistida por un médico, reveló el estudio.

Aunque la frecuencia de los procedimientos para acelerar la muerte ha aumentado en los lugares donde es legal, la preocupación por los "casos dudosos" (en que se ayuda a morir a un paciente que no puede dar un consentimiento explícito, como los pacientes con demencia) no se materializó, encontraron los investigadores.

No han surgido evidencias de que esos pacientes vulnerables estén recibiendo ayuda para morir a unas tasas más elevadas que otros pacientes, dijo Emanuel.

En general, el debate sobre esas prácticas se ha calmado, porque los interesados han adoptado una postura, cree Emanuel.

En ambos lados hay personas que desean ofrecer "una atención óptima al final de la vida", dijo Emanuel, que se opone a la muerte asistida por un médico y a la eutanasia. "Algunas personas creen que la atención al final de la vida incluye legalizar el suicidio asistido por un médico y la eutanasia, otras personas creen que no".

Ambas prácticas son legales en Bélgica, Canadá, Colombia, Luxemburgo y los Países Bajos. Suiza permite la muerte asistida por un médico. Todavía existe un fuerte respaldo para esas prácticas en Europa occidental, pero está decayendo en Europa central y oriental, según el estudio.

En los lugares en que la eutanasia y la muerte asistida por un médico son legales, conforman entre un 0.3 y un 5 por ciento de las muertes, dijo Emanuel. Un 70 por ciento de los casos fueron de pacientes de cáncer.

Ocasionalmente, hay complicaciones. Algunos pacientes no mueren o despiertan de un coma. Pero esto sucede con más frecuencia en la muerte asistida por un médico que en la eutanasia, dijo Emanuel.

El Dr. R. Sean Morrison, presidente de la Academia Americana de Medicina de Hospicio y Paliativa (American Academy of Hospice and Palliative Medicine), cree que el debate sobre la muerte asistida por un médico está extraviado.

"El enfoque continuo sobre el suicidio asistido nos distrae de la oportunidad de mejorar más la atención de las personas con enfermedades graves", lamentó Morrison, especialista en geriatría y atención paliativa de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York.

El momento de discutir sobre si legalizar o no la eutanasia o la muerte asistida por un médico llegará cuando todos los estadounidenses tengan acceso a una atención paliativa de alta calidad, dijo Morrison.

"Sabemos que la atención paliativa reduce el dolor y los problemas emocionales", planteó. "Sabemos que mejora la calidad de vida de las personas que temen una muerte problemática o angustiosa".

El nuevo informe aparece en la edición del 5 de julio de la revista Journal of the American Medical Association.

Más información

Para más información sobre la atención al final de la vida, visite los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad