SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Las lesiones de la médula espinal se reducen entre los estadounidenses jóvenes, pero aumentan entre los mayores

Por Steven Reinberg, Reportero de HealthDay -
Las lesiones de la médula espinal se reducen entre los estadounidenses jóvenes, pero aumentan entre los mayores

Las caídas son la principal causa entre los adultos mayores, señalan unos investigadores

MARTES, 9 de junio de 2015 (HealthDay News) -- Aunque la tasa general de lesiones traumáticas de la médula espinal se mantuvo estable entre 1993 y 2012, un creciente número de estadounidenses mayores han experimentado este tipo de lesión, encuentra un estudio reciente.

"La lesión de la médula espinal es una lesión catastrófica, que con frecuencia resulta en una discapacidad permanente", dijo el investigador líder, el Dr. Nitin Jain, profesor asociado de medicina física y rehabilitación de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee.

Las lesiones en la médula espinal pueden provocar parálisis, además de cambios permanentes en la fuerza, la sensación y otras funciones.

Las caídas son la causa principal de esas lesiones en los adultos mayores, señaló Jain. Además, el número de muertes por lesiones en la médula espinal sigue siendo alto, sobre todo entre los pacientes mayores.

"Es probable que estos problemas aumenten con nuestra población que envejece", advirtió. "Los esfuerzos por comprender y prevenir las caídas en las personas mayores son una prioridad de la salud pública".

El informe aparece en la edición del 9 de junio de la revista JAMA.

Para el estudio, el equipo de Jain recolectó datos sobre más de 63,000 pacientes de EE. UU. con una lesión traumática aguda de la médula espinal.

Encontraron que la cantidad de lesiones de la médula espinal aumentó de casi 2,700 en 1993 a casi 3,400 en 2012. Pero la tasa de lesiones, que es el número de casos según la población total de EE. UU., permaneció estable. En 1993, la tasa de lesiones de la médula espinal fue de 53 casos por cada millón de personas. En 2012, fue de 54 casos por millón, reveló el estudio.

Aunque la tasa general de lesiones de la médula espinal permaneció constante, la tasa en los hombres jóvenes (de 16 a 24 años) pasó de 144 por millón a 87 por millón durante la década. En las mujeres de la misma edad, el estudio encontró que la tasa pasó de 42 por millón en 1993 a 27 por millón en 2012.

Los autores del estudio sospechan que la educación pública, las mejoras en las características de seguridad de los vehículos motorizados, unas leyes más estrictas sobre los cinturones de seguridad, además de una mayor dureza en las leyes sobre el consumo de alcohol al conducir y el cumplimiento de esas leyes, podrían haber contribuido al declive en las lesiones de la médula espinal entre las personas jóvenes.

Pero no todas las noticias son buenas en todos los grupos de edad.

Los hombres mayores (de 65 a 74) experimentaron un gran aumento en su tasa de lesiones de la médula espinal, pasando de 84 por millón a 131 por millón en el periodo del estudio. La tasa en las mujeres de la misma edad pasó de 32 por millón a 53 por millón, según el estudio.

Entre todos los estadounidenses a partir de los 65 años de edad, la cantidad de lesiones en la médula espinal debidas a caídas aumentó de forma significativa. Pasó del 28 por ciento en 1997-2000 al 66 por ciento en 2010-2012, hallaron los investigadores.

La cantidad de muertes en los hospitales por una lesión en la médula espinal aumentó del 6.6 por ciento en 1993-1996 al 7.5 por ciento en 2010-2012. Pero entre los que tenían a partir de 85 años, las muertes se redujeron de forma significativa. En 1993-1996, la tasa de muertes por lesiones en la médula espinal de las personas mayores era del 24 por ciento. En 2010-2012, había bajado al 20 por ciento, según el estudio.

El Dr. Robert Glatter, médico de emergencias y director de medicina deportiva y lesiones cerebrales traumáticas en el departamento de medicina de emergencias del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, dijo que "los datos de este estudio indican la necesidad de monitorizar las caídas en los pacientes mayores, sobre todo en casa". Glatter no participó en la investigación.

Las caídas en casa con frecuencia son resultado de objetos sueltos en los pasillos, de zapatos que encajan mal y de recetas de gafas no actualizadas, señaló. "Asegurarse de que las personas mayores usen bastones u otros dispositivos para caminar es particularmente importante para prevenir las caídas", añadió Glatter.

Dado que hoy día muchas personas mayores son más activas y usan smartphones, quizá se distraigan al caminar mientras hablan o envían mensajes de texto, lo que podría explicar parte de esas lesiones, comentó Glatter. "Es importante que las personas mayores no usen la mensajería de texto mientras caminan para evitar lesiones de la médula espinal, y también de la cabeza, potencialmente catastróficas".

"Es imperativo recordar a los que tienen problemas con el equilibrio por enfermedades neurológicas que presten una atención especial al caminar, que mantengan sus ojos dirigidos al frente, y que si es necesario pidan ayuda a otra persona", añadió.

A medida que las personas envejecen, la pérdida del equilibrio y de las habilidades motoras finas, junto con los problemas de la vista, las ponen en un mayor riesgo de caídas que resultan en lesiones de la médula espinal, lesiones de la cabeza y conmociones cerebrales potenciales, advirtió Glatter.

"Diseñar unos hogares y comunidades más seguros que eleven la concienciación sobre los riesgos potenciales de caídas y las lesiones resultantes podría ayudar a reducir las lesiones y el sufrimiento", planteó.

Más información

Para más información sobre la lesión de la médula espinal, visite Veteranos Paralizados de América (Paralyzed Veterans of America).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?