Editar mi perfil

Cerrar

Las heces de gato contienen peligrosos parásitos

Por HealthDay -

Los expertos advierten que un parásito se relaciona con varias enfermedades

Los parásitos en las heces de los gatos podrían plantear un problema potencial de salud pública, advierten los expertos.

Cada año en Estados Unidos, los gatos dejan alrededor de 1.2 millones de toneladas métricas de heces en el medioambiente. Parte de esas heces contienen un parásito infeccioso conocido como Toxoplasma gondii, que recientemente ha provocado epidemias de toxoplasmosis en personas por lo demás sanas, no solo en las mujeres embarazadas ni en las personas con sistemas inmunitarios debilitados.

Las mujeres con una nueva infección contraída en el embarazo pueden transmitir la toxoplasmosis a sus hijos no nacidos, con consecuencias posiblemente graves, como, por ejemplo, enfermedades de los ojos y del sistema nervioso, según los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de EE. UU.

La investigación también ha vinculado a la T. gondii con la esquizofrenia, el trastorno obsesivo compulsivo, la artritis reumatoide, el cáncer del cerebro e incluso en los problemas escolares de los niños, según el artículo, que aparece en la edición del 9 de julio de la revista Trends in Parasitology.

"La acumulación de ooquistes de Toxoplasma gondii, hallados en las heces de los gatos, podría ser un problema mucho más grande de lo que hemos pensado debido a su vida aparentemente larga y su asociación con algunas enfermedades", comentó E. Fuller Torrey, director del Instituto de Investigación Médica Stanley.

La investigación ha mostrado que los patios y las comunidades podrían contener más de 400 ooquistes por pie cuadrado en los lugares donde los gatos dejan heces con frecuencia, según un comunicado de prensa de la revista. Incluso un solo ooquiste puede provocar una infección.

Por lo general, los gatos se infectan cuando comen aves, ratones u otros animales pequeños infectados. Torrey hizo un llamado por un mejor control de los gatos que viven al aire libre. Señaló que no hay que preocuparse por los gatos que viven bajo techo.

Los investigadores ofrecieron algunos consejos de prevención. Si su gato o el gato de un vecino pasa tiempo al aire libre, tenga cuidado con las cajas de arena, mantenga las cajas de arena cubiertas y use guantes para trabajar en el jardín. La tierra en las uñas puede contener hasta cien ooquistes de T. gondii, según un estimado. Si tiene hijos pequeños, sea particularmente cuidadoso.

Aparte de las mujeres embarazadas, las personas no deben preocuparse por hacerse una prueba, planteó Torrey. El quince por ciento de las personas tienen anticuerpos y alguien que resulta positivo en un momento puede resultar negativo más adelante.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre la toxoplasmosis.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo