Comentarios

Las conmociones cerebrales múltiples podrían aumentar el riesgo de depresión en los ex jugadores de la NFL

Publicado - Por Carina Storrs, Reportero de Healthday

0 Comentarios | Tamaño del texto:
Unos estudios de tamaño reducido hallaron más síntomas psicológicos y cambios cerebrales en los ex atletas con historiales de traumas en la cabeza Crédito: HD

MIÉRCOLES, 16 de enero (HealthDay News) -- Los ex jugadores de la Liga Nacional de Fútbol (NFL) que sufrieron de conmociones cerebrales durante sus carreras podrían ser más propensos a experimentar depresión más adelante, y los atletas que padecieron muchas de esas lesiones en la cabeza podrían tener un riesgo aún más alto, señalan dos estudios recientes.

Los hallazgos son particularmente oportunos tras un informe de la semana pasada sobre una autopsia cerebral del ex jugador de la NFL Junior Seau, quien se suicidó el pasado mayo, que reveló señales de encefalopatía traumática crónica, probablemente debida a golpes múltiples en la cabeza. El trastorno, caracterizado por la impulsividad, la depresión y la conducta errática, solo se diagnostica tras la muerte.

El primero de los dos estudios sobre atletas jubilados halló que mientras más conmociones cerebrales reportaban haber sufrido los jugadores, más probable era que presentaran síntomas de depresión. Los síntomas más comunes eran la fatiga y la falta de deseo sexual.

El segundo estudio, que contó con la participación de muchos de los mismos atletas, usó imágenes cerebrales para identificar las áreas que podrían tener que ver con esos síntomas, y halló daño extensivo en la materia blanca entre los ex jugadores con depresión.

La investigación, publicada el 16 de enero, será presentada en marzo en la reunión de la Academia Americana de Neurología (American Academy of Neurology), en San Diego.

"Nos sorprendió mucho ver que tantos atletas tenían unos niveles altos de síntomas depresivos", señaló Nyaz Didehbani, psicóloga investigadora del Centro de Salud Cerebral de la Universidad de Texas, en Dallas, y autora principal del primer estudio.

El estudio incluyó a 34 jugadores jubilados de la NFL, además de 29 hombres saludables que no jugaban al fútbol. La edad promedio de los hombres era de alrededor de 60 años. Todos los atletas habían sufrido al menos una conmoción, y el promedio eran cuatro.

Los investigadores excluyeron a los atletas que mostraban señales de deterioro mental, como los problemas de la memoria, porque deseaban estudiar la depresión de manera independiente, señaló Didehbani.

En general, los ex jugadores del estudio tenían más síntomas depresivos que los demás participantes, y los atletas que tenían más síntomas eran los que también habían sufrido más conmociones.

"El perfil de estos atletas [deprimidos] parece ser un poco distinto que el de la población general que tiene depresión", apuntó Didehbani. En lugar de los sentimientos de tristeza y pesimismo que con frecuencia se asocian con la depresión, los atletas tienden a experimentar síntomas como fatiga, falta de deseo sexual y cambios en el sueño.

"La mayoría de los atletas no se daban cuenta de que esos tipos de síntomas se relacionaban con la depresión, creo que porque los asociaban con el dolor físico de jugar fútbol profesional", explicó. Los médicos que tratan a los ex jugadores de fútbol deberían informarles que la fatiga y los problemas para dormir podrían ser síntomas de depresión, añadió.

"Un punto positivo es que la depresión es una enfermedad tratable", aseguró Didehbani. Muchos atletas con depresión con quienes Didehbani y colegas han trabajado se benefician de los antidepresivos y de los servicios psicológicos, dijo.

Sin embargo, no está claro a partir del estudio si las conmociones fueron la causa de la depresión, o si otros factores podrían ser responsables.

"Es muy difícil de decir, porque las lesiones ocurrieron hace más de 20 años", explicó Didehbani. El envejecimiento y la transición de la NFL a una nueva carrera podrían también tener que ver con que los atletas desarrollen depresión, agregó.

La Dra. Ann McKee, codirectora del Centro para el Estudio de la Encefalopatía Traumática de la Universidad de Boston, dijo que "no me sorprendería que las conmociones o los traumas cerebrales en general se asociaran con la depresión".

Sin embargo, saber cuántos años y en qué posiciones jugaron los atletas del estudio, en lugar de solo el número de conmociones que recuerdan tener, daría una mejor idea sobre cuánto trauma encefálico en realidad sufrieron, apuntó McKee. "Pedir a un individuo que recuerde cuántas conmociones sufrió es notoriamente poco fiable", añadió.

En un segundo estudio, los investigadores de Texas realizaron IRM avanzadas de los cerebros de 26 de los atletas. Se había hallado que cinco de los atletas tenían depresión.

Los jugadores jubilados que tenían el mayor número de síntomas depresivos también tenían el daño más extensivo en la materia blanca, que es la parte del cerebro que realiza las conexiones con la materia gris.

"Estos cambios plantean que la depresión no solo es psicológica debido a que los atletas ya no juegan su deporte", apuntó el autor del estudio, el Dr. Kyle Womack, profesor asistente de neurología y psiquiatría del Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern.

Un área en particular de la materia blanca, que se halla en el medio de la parte más frontal del cerebro, mostraba cambios estructurales en todos los atletas con depresión, señaló Womack.

Tiene sentido que esta área, que tiene que ver con la motivación y el control conductual y que se ha implicado en la depresión antes, sea vulnerable a las colisiones y al trauma encefálicos, explicó.

Por su parte, McKee dijo que identificar las regiones del cerebro que se asocian con la depresión podría ayudar a los médicos a detectar y a tratar los cambios tempranos en los atletas.

También se están desarrollando pruebas de orina y de sangre para ayudar a determinar, inmediatamente tras una lesión, si un atleta sufrió una conmoción, y para asegurar que los atletas vuelvan a jugar solo después de que sus cerebros hayan sanado, apuntó McKee.

Los datos de estos dos estudios se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista médica revisada por profesionales.

Más información

Para más información sobre la depresión y sus tratamientos, visite el Instituto Nacional de Salud Mental de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

Compartir e Imprimir:

Comparte tu opinión

Ingresar o Ingresar con Facebook
En favor
En contra
Por favor, escribe un comentario!
Este comentario ha sido reportado
Publicado
Responder
Reportar

Comentarios

Mostrando 0 - 0 de 0

Siguiente Anterior
Cerrar

Publicidad

http://s2.hdstatic.net/gridfs/holadoctor/